La artista robot que fue detenida exhibe su obra

Artista robot Ai-Da.
Artista robot Ai-Da.

Bajo el título Forever is now las pirámides de Giza acogían una exposición de arte contemporáneo en la que se presentaban obras de 10 artistas. Hasta ahí una acción más, promovida por Art D’Égypte, que se realiza anualmente con el obejtivo de fomentar el arte egipcio. El pequeño cambio en esta ocasión es que una de las artistas que iba a participar con su obra en la muestra fue detenida al cruzar la frontera, y que era una artista robot.

Se trata de Ai-Da, una inteligencia artificial que se dedica a la creación de obras de arte y que, tras ser diseñada por un grupo de ingenieros de Oxford bajo la idea de Aiden Meller, lleva dos años exponiendo sus creaciones en los museos y galerías de más renombre como la Tate Modern, el Barbican Centre, y el Design Museum de Londres entre otros. Su detención se basó en que la consideraron un riesgo para la seguridad de Egipto por las cámaras que conforman sus ojos y la embajada británica ha tenido que mediar, tras diez días de detención, para su liberación. Que se realizó a tiempo y permitió a la artista robot participar en la exposición.

Ai-Da funciona a través de algoritmos que la permiten convertir en imágenes las escenas que captura con sus ojos-cámara, aunque no solamente dibuja. Como buena artista es multidisciplinar también puede escribir poesía e incluso interpretarla. Hace tiempo os hablábamos en el artículo Robots culturales, la creatividad aprendida de diferentes modelos de inteligencia artificial que habían enfocado su campo en las humanidades escribiendo poesía, replicando a artistas clásicos, o transformándose en directores de orquesta. Incluso una de las robots humanoides más famosas, Sophia, también hizo sus pinitos en el arte llegando a subastar una de sus obras como NFT.

Los debates que pueden surgir sobre el uso de robots par realizar una actividad eminentemente humana como es la creación artística, cargada de emociones y experiencias vividas, se entrecruza así con la continúa capacidad del arte para ser subersivo y con el hecho de que la tecnología puede ser su aliada.

 

 

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine