Tecnología para adentrarnos en la pintura antigua

Tecnología para la pintura antigua.
Tecnología para la pintura antigua.

Actualmente para acercarnos al arte antiguo visitamos museos o galerías especializadas en obras de antigüedades. Nos dejamos llevar por la historia que cuenta cada cuadro y tenemos a nuestra disposión toda la información sobre el artística, sus técnicas, su entorno… Pero detrás de ello se encuentra una cuidadosa investigación de cada obra y, para ayudar en ello, la tecnología se ha puesto en marcha.

Ya os hablamos aquí de las posibilidades que la tecnología nos ofrece para reconstruir virtualmente escenas de la antigüedad, pero la relación entre tecnología y arte va muchos más lejos; y además de las técnicas habituales cada vez encontramos más novedades.

Técnicas espaciales para la pintura antigua

Desde fuera podemos pensar que la Agencia Espacial Europea está volcada en la investigación más allá de lo terrenal, pero en realdiad sus desarrollos tecnológicos son útiles en muchos más campos. Concretamente una compañía checa especializada en investigación artística (InsightART) se lanzó a utilizar una tecnología de esta agencia para estudiar una virgen con niño renacentista obra de Rafael.

El cuadro, que se creó como un encargo del Papa León X, ha pasado por diferentes manos en sus más de 500 años de existencia y entre 2002 y 2019 se trabajó en su restauración. Al final de este proceso la compañía InsighhtART participó en la investigación para analizar la pieza mediante una cámara de rayos X, el escáner RToo, equipada con un detector de partículas desarrollado en el CERN utilizado para medir la radiación del espacio. Este proceso permitió identificar el dibujo que se encontraba en la capa más inferior revelando así al estructura interna de la obra con todos sus detalles. Lo que corroboró la autenticidad del cuadro y que fue ejecutado sin ayuda de los aprendices del artista.

Rayos T

La tecnología lleva tiempo aportando mucho a quienes investigan pintura antigua. De hecho fue en 2013 cuando se autentificó la primera obra de arte a través de la tecnología terahertz. Se trataba de El sacrificio de Vesta, una obra de Goya de 1771 que fue analizada por el equipo de la Universidad de Barcelona.

Aquí en vez de Rayos X hablamos de Rayos T, y es que la tecnología de imagen de terahercios permite evaluar pintura antigua, y otros objetos artísticos, de forma minuciosa y sin radiación nociva. Por ello ya se está utilizando para descubrir falsificaciones o para confirmar la autoría estudiando las restauraciones a las que se ha visto sometida la pieza o sus posibles daños.

 

La tecnología siempre está presente para que podamos disfrutar y comprender en su totalidad las obras antiguas, ya sean por ejemplo las que encontramos en galerías como Artur Roman, en grandes exposiciones museísticas o en subastas. Y es gracias a esos avances como podemos avanzar es la investigación de la historia del arte por lo que, seguramente, queden muchas tecnologías aplicadas al arte por descubrir.

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine