Manu Riquelme, guionista de ‘¡Ni te me acerques!’ nos cuenta los entresijos del filme

'¡Ni te me acerques!', la nueva película de Norberto Ramos del Val.
'¡Ni te me acerques!', la nueva película de Norberto Ramos del Val.

El director Norberto Ramos del Val ha rodado su nuevo trabajo en pleno confinamiento y para ello se ha trasladado a Ariño, Teruel donde ha filmado la primera película sobre el Covid-19 hecha en España, bajo el título – bastante esclarecedor – de ¡Ni te me acerques! Hablamos con uno de los guionistas del largometraje, Manu Riquelme, para que nos cuente cómo ha sido llevar a cabo el proyecto en estos tiempos pandémicos, en los que todo se hace mucho más complicado y donde, a pesar de la situación, las risas no pueden faltar.

Nokton Magazine: ¿Cómo te llamaron para formar parte de este proyecto?

Manu Riquelme: Norberto y yo nos conocimos hace años, cuando estuve de jurado en el Festival de Cine fantástico de Murcia, y desde entonces siempre hemos hablado de hacer algo juntos. Durante el confinamiento me escribió para comentarme que tenía un proyecto entre manos y, como los bizcochos y los vídeos de Patry Jordán no me quitaron mucho tiempo, me dejé liar.

NM: ¿Cómo trabajaste con los otros guionistas?

MR: Todo empezó con una idea de Iván Reguera sobre un escritor que va a trabajar de vigilante en un hotel perdido de la mano de Dios, hasta que llega la pandemia y se queda allí aislado. El Resplandor en clave de humor, vaya. A mí la premisa me pareció muy divertida desde el minuto uno, así que nos pusimos a desarrollarla y al final le dimos una vuelta hacia la comedia romántica.

Yo suelo describir la película como una comedia para negacionistas y asintomáticos del amor.

Rodaje de '¡Ni te me acerques!'

Rodaje de ‘¡Ni te me acerques!’

NM: ¿Con qué ideas contribuisteis?

MR: Empezamos a trabajar sobre un primer tratamiento que habían escrito Iván y Norberto a modo de borrador. Más adelante Norber y yo hicimos un amago de escaleta y enseguida nos pusimos a escribir una primera versión del guion. El proceso fue muy loco porque escribíamos a contrarreloj, a sabiendas de que la película se rodaba en un mes y el guion tenía que estar terminado. De hecho, al principio ni siquiera estaba apalabrada la localización, de manera que íbamos reescribiendo todo en función de los medios que más o menos sabíamos que teníamos. Recuerdo que me podía tirar fácilmente una hora hablando por teléfono con Norber. De todas formas, la ventaja de currar bajo presión es que el resultado es más espontáneo y, por lo tanto, más fresco.

NM: El trabajo de los actores es espectacular. ¿Qué puedes contarnos de ellos? ¿Improvisaron líneas del guion?

MR: El reparto es uno de los puntos fuertes de la película. Edu Ferrés está que se sale, Rosalía Mira es todo un descubrimiento, Emilio Buale y Rubén Hernández tienen una vis cómica impresionante. En fin, todos sin excepción están sublimes y han captado el tono que teníamos en mente. También me sorprendió Juan Manuel de Prada, que ya había hecho un cameo en ¿Qué fue de Jorge Sanz?, y para nosotros improvisó y todo. Norber tiene fama de ser un director que se ciñe mucho al texto y en ese sentido los diálogos están muy mimados, pero sí que hay por ahí alguna que otra morcilla de los propios actores.

NM: La idea de “hacer el amor con precauciones” es divertidísima. ¿Hay más material rodado, o ideas que pudieron rodarse?

MR: Esta idea surgió gracias a Norber, que quería hacer un homenaje a La mujer de rojo a través de un striptease absurdo. Hay algunas escenas que se quedaron en el tintero como, por ejemplo, una donde Juan se masturbaba mirando fotos de Alicia en las stories de WhatsApp. Contado así suena un poco turbio, pero me parecía muy potente el hecho de que la primera vez que viéramos la cara de ella sin mascarilla fuera en una pantalla, algo muy acorde a los tiempos que vivimos. También le metíamos mucha caña a TikTok al principio y al final la cosa se quedó en mensajes y audios de WhatsApp y en las videollamadas. Un dato gracioso: para prestarle su voz a la madre de Juan nos pusimos en contacto con Verónica Forqué como guiño a su doblaje en El Resplandor, pero nunca más se supo. Verónica, te queremos.

Fotograma de '¡Ni te me acerques!'

Fotograma de ‘¡Ni te me acerques!’

NM: ¿Qué planes tenéis con la distribución de la película?

MR: Pues por lo pronto la hemos estrenado en cines en Madrid y ahora viene el tema de la distribución, que es la parte más ingrata de hacer una película independiente, sin subvenciones ni ayudas de ningún tipo. Nuestro objetivo es estrenarla también en Ariño, que es donde se rodó, y en Murcia por la parte que me toca. Después nos gustaría colarnos en alguna plataforma de streaming, que yo creo que es el escenario ideal de una película de estas características. Eso y que nos compren los derechos James Franco y Seth Rogen para el remake americano.

NM: ¿Cómo te ha afectado a ti a y tus proyectos el confinamiento?

MR: A mí me pilló en Murcia, en casa de mis padres, muy acojonado por ellos porque son personas de riesgo. Mi hermano y su mujer pasaron la enfermedad sin demasiadas complicaciones ni secuelas.

Una cosa que teníamos muy clara cuando escribimos ¡Ni te me acerques! era que no queríamos frivolizar la gravedad de la situación ni nada por el estilo.

Nuestra intención era hacer una película divertida pasando de puntillas por el lado más trágico del asunto. Nos consta que hay gente que se cabreará, pero la comedia es tragedia más tiempo y bla bla… En cuanto a mis proyectos en el ámbito audiovisual, todo se ha ralentizado el doble. Pero siempre nos quedarán las telereuniones, el teletrabajo y los vídeos de Patry Jordán.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments

Deja una respuesta