Relojes en el arte

Reloj en el Museo Orsay.
Reloj en el Museo Orsay.

El paso del tiempo nos obnubila, nos preocupa y pensemos en él o no marca nuestra vida. En el sentido más metafísico y en el más realista; no llegar tarde en  nuestro día a día ni hacer perder tiempo a los demás esperando, porque el tiempo de los demás es tan valioso como el nuestro. Y los relojes en el arte han intentado transmitirlo.

Un objeto tan cotidiano, del que no podemos escapar aunque decidamos no llevarlo en nuestra muñeca porque está en nuestros dispositivos electrónicos (ya sea móvil, ordenador, tablet…), colgados en las oficinas, estaciones o con luminosos en las propias calles. Que se hace por tanto inherente a la vida porque la vida es eso, un pasar del tiempo, y aunque cada uno lo valore de forma personal es innata la preocupación por él. Pensamos por ejemplo en el filme In time que es uno de los grandes ejemplos contemporáneos de la necesidad de acumular tiempo.

De hecho el propio paso de los años ha ido aumentando la necesidad de la sociedad por saber la hora, y ello ha derivado en un universo único en la moda, la joyería y las tendencias; un universo totalmente personal como muestra todorelojes. Por ello el arte, especialmente el del siglo XX y XXI cuando las prisas empiezan a imponer el modo de vida, también ha prestado atención a los relojes.

La persistencia de la memoria

La persistencia de la memoria, Salvador Dalí.

La persistencia de la memoria, Salvador Dalí.

Seguramente es el cuadro de relojes más famoso del mundo y quizás también es una de las obras del surrealimo de más fácil lectura, el tiempo en forma de reloj se derrite; por ello se le conoce también popularmente como ‘Los relojes blandos’ o ‘Los relojes derretidos’. Dalí lo pintó en 1931 con un estilo academicista, marcado por el paisaje de fondo, partiendo para su creación de una idea muy diferente. Ya que lo llevó a desarrollar esta obra el estar observando como se derretía el queso Camembert, y le recordó como el paso del tiempo derrite la memoria mientras pasa.

 

Composición con reloj

Composición con reloj, Diego Rivera.

Composición con reloj, Diego Rivera.

Ya en 1914 Diego Rivera comprendía la relevancia del reloj en su sociedad y quiso incorporar el reloj en una de sus composiciones dentro de su proceso cubista. Un periodo en ese 1914 en el que se influenció por Picasso como decía Rivera años después, en 1960, “Picasso me mandó decirte que si tú no vas él vendrá a verte. Yo acepté la invitación […] e inmediatamente con mis amigos Foujita y Kavishima […] [fuimos] al atelier de Picasso […] Nuestras tesis eran Cubismo: qué es lo que trataba de hacer, qué es lo que había hecho, y qué futuro tenía como una ‘nueva’ forma de arte”.

Rata en un reloj

Rata en un reloj, Banksy.

Rata en un reloj, Banksy.

Las calles de Nueva York amanecían en 2018 con una nueva obra del oculto artista del graffiti Banksy. Se trataba de una rata dentro de un reloj que recordaba esos hamsters que no dejan de dar vueltas en su rueda sin poder detenerse. En este caso hacía referencia al tiempo que les queda a los edificios para ser demolidos reconvirtiendo ese espacio en otro.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments