María Jesús Pérez Navarro, autora de «El sufrimiento de las cigarras»: «Si no disfrutamos, es casi imposible que hagamos disfrutar al lector»

Cuando una historia está escrita con pasión, es imposible que algo de ese sentimiento no se contagie al lector, como si se tratara de un virus impregnado en las páginas del libro. La escritora murciana María Jesús Pérez Navarro (Santomera, 1987) sabe mucho de esto, defiende el trabajo duro y la ilusión, que el escritor sea capaz de defender su trabajo e incluso revisitarlo de vez en cuando, como hace ella misma, por el puro placer de volver a sumergirse entre sus páginas.

NM: ¿Cuál dirías que es la clave para llegar a tantos lectores como has llegado tú con El sufrimiento de las cigarras?

María Jesús Pérez Navarro: Me cuesta mucho dar consejos o hablar de claves para otros escritores (siempre me pregunto «¿quién soy yo?») pero si tuviera que dar uno sería que confíen en su historia y la defiendan sin complejos.

Creo que esa confianza se transmite de alguna forma al lector. Sin ella, pienso que El sufrimiento de las cigarras no habría conseguido llegar a más de diez mil lectores.

Además, en mi caso en particular, tuve la suerte de quedar primero finalista del I Certamen de Novela Casino de Monóvar y, posteriormente, ganar la V Edición de los Premios Caligrama en la categoría Best-Seller.  El premio era la reedición en B de Bolsillo, de Penguin Random House. Estos premios han respaldado de alguna manera a la novela que, pese a ser una ópera prima, ha conseguido despertar el interés de los lectores.

Así que creo que es importante trabajar día a día, aprovechar las oportunidades que llegan y defender tu trabajo con ilusión y confianza. También disfrutar de todo el proceso. Escribir es un oficio complejo, por eso es importante saber saborear cada una de sus etapas. Si no disfrutamos, es casi imposible que consigamos hacer disfrutar al lector.

NM: ¿Recuerdas cuándo empezaste a escribir historias? ¿Se debió a algo en particular?

MJPN: Siempre he sido una lectora voraz y he escrito de una manera u otra (en mi etapa estudiantil, me encantaban los trabajos y la documentación porque me permitían investigar, redactar y crear un proyecto propio desde cero).

Desde niña, siempre tuve en mente que me gustaría escribir una novela, y aunque no decidí enfocar mi carrera profesional en ese sentido (estudié Administración y Dirección de Empresas), era una idea que siempre estaba ahí.

Un día llegó la chispa que lo empezó todo: unas pequeñas pinceladas en las que vi una buena historia. En cuanto me estabilicé un poco laboralmente y podía disponer al menos de los fines de semana, empecé a escribir. Ocupaba los poquitos ratos libres que mi vida profesional me permitía. Es algo mágico lo que nos mueve a escribir esa primera novela.  El sufrimiento de las cigarras fue el resultado de todo este proceso.

NM: ¿Por qué elegiste hablar del sufrimiento, en concreto del de las mujeres?

MJPN: En realidad, no lo elegí, fue la propia historia quien lo puso ahí. La historia llegó a mí con tres pequeñas pinceladas: la primera era Celia, una joven que se sentía perdida. La segunda, una desaparición y, la tercera, el final, que en esta historia tuve claro desde el principio.

A partir de estas tres pinceladas empecé a trabajar, a dar forma a la historia. Enseguida me di cuenta: ¿qué es lo que une cada una de las historias, las tramas, los personajes? El sufrimiento.

Ese era el tema central de la novela y sobre el que debía tejer el resto de puntos de la historia. El sufrimiento siempre está ahí, acompaña a los personajes en cada una de las escenas.

NM: Tu historia está ambientada en La Manga del Mar Menor, ¿por qué elegiste esta ubicación?

MJPN: La clave de la construcción de la atmósfera en esta historia está en su ubicación: La Manga del Mar Menor. Sus dos mares, uno en calma, el otro lleno de furia; sus particularidades… Todo acabó encajando a la perfección en la trama de la historia y creando la atmósfera idónea en la novela.

La ubicación no fue uno de los aspectos que tuve claro desde el principio: debido a la trama necesitaba una zona de playa, pero no tenía claro dónde ambientarla. Al final fue una decisión más práctica que estratégica. Era mi primera novela y todo era nuevo y complejo para mí, llegué a la conclusión de que, si la ubicaba en una zona que conocía bien, me pondría a mí misma las cosas más fáciles. Se podría decir que fue un golpe de suerte que todo encajara al final tan bien. O quizá fue el destino, que me llevó por donde tenía que ir la historia.

NM: ¿Hay algún personaje en El sufrimiento de las cigarras que se parezca especialmente a ti?

MJPN: Me he dado cuenta de que, al final, los autores siempre miramos con cierta distancia las historias cuando las terminamos. El problema está en que la historia y sus personajes se quedan ahí, pero tú sigues creciendo y evolucionando.

Creo que compartía muchas cosas con algunos de mis personajes mientras estaba inmersa en la escritura, ahora quizá me veo un poco más distante en algunas cosas. En otras, me pongo a pensar y sigo teniendo los mismos miedos e inquietudes. Es bonita la relación que se crea con ellos, pienso en la historia y sus personajes y vuelvo a verlos. Da igual el tiempo que pase, los sigo conociendo y entendiendo a la perfección. Cada cierto tiempo, me encanta volver a ellos.

NM: ¿Qué es lo que más te gusta de la trama de tu libro?

MJPN: Que es sencilla y compleja a la vez, que consigue de alguna forma atrapar al lector. Es sencilla porque cualquier lector puede adentrarse en sus páginas y es compleja porque todo está construido para captar al lector y llevarlo hasta el final de la historia.

NM: Si te hubieran contado todo esto cuando eras niña, ¿qué habrías pensado?

MJPN: Que tengo que continuar hacia delante, llegue a donde llegue, hay que seguir el camino. Creo que si mi abuelo paterno viviera, sería la persona que más me apoyaría. Era un hombre increíble, trabajador y hábil. Muchas veces me veo de niña a mí misma preguntándole qué debería hacer. Siempre imagino la misma respuesta. Sé que no daría otra. «Sigue».

NM: Cuando buscas un libro que leer, ¿te gusta que sea del estilo de El sufrimiento de las cigarras?

MJPN: Leo mucho y de estilo muy variado. A veces busco historias similares a lo que yo escribo (muchas veces para aprender de otros autores), otras me intereso por obras completamente diferentes.

La vida nos viene marcada durante muchos años (sobre todo durante la infancia y la adolescencia), cambiarla puede ser complicado… La lectura desde muy temprana edad nos permite aprender sobre lo que nos interesa, descubrir y viajar a otros países, otras épocas… Nos permite decidir por nosotros mismos sobre qué temas queremos focalizarnos (científicos, religiosos, políticos…). Leer nos hace libres.

NM: ¿Con qué autor o autora te gustaría que te comparasen?

MJPN: Realmente sería un honor que compararan con cualquier autor consagrado. Si hay algo en lo que España tiene verdaderas joyas es en literatura.

NM: ¿Qué estás escribiendo en este momento, si se puede contar?

MJPN: Estoy trabajando en una segunda novela, me encuentro a las puertas del final (cerca y lejos a la vez). Es una historia independiente y diferente a El sufrimiento de las cigarras,  pero he intentado mantener toda su esencia en este nuevo proyecto. Empieza con una desaparición. No podría ser de otra forma.

Leave a comment