Magius: “Ya era hora de que en las novelas gráficas se tratasen temas más cercanos a la realidad”

Magius. Portada de 'Primavera para Madrid'.
Magius. Portada de 'Primavera para Madrid'.

¿Sabes ese tipo de filmes y libros protagonizados por auténticos rufianes, malas personas, desalmados de la peor calaña, pero de algún modo -en la ficción- acabas empatizando con ellos y cogiéndoles cariño? Pues Primavera para Madrid (Autsaider Cómics, 2021) no es de esos. Hablamos con su autor, Magius (Diego Corbalán) que, tras haber publicado El Método Gemini, lanzaba esta nueva novela gráfica poco después del confinamiento. Primavera para Madrid es así una obra ficticia pero muy relacionada con la corrupción que invade las noticias, de la que acaba de publicarse su quinta edición y ha sido galardonada como mejor obra nacional en el Festival de cómic Splash.

Nokton Magazine: Se cumple un año del exilio del rey emérito, en su libro de alguna manera vaticinabas esta circunstancia.

Magius: Ya que el libro salió antes de que abandonara el país, nada podía prever sobre un exilio, pero desde hacía ya un tiempo se podía intuir que el Rey Emérito estaba siendo condenado a una especie de ostracismo o de retirada a una jaula dorada, como aparece un personaje inspirado en él en el libro.

NM: ¿Qué otros acontecimientos que han salido a la luz estaban anunciados de algún modo?

M: El hundimiento progresivo de OHL y Villar Mir y el caso de la Doctora Pinto son asuntos que ya estaban sobre la mesa cuando me puse a trabajar en este códice, y que el tiempo apenas ha variado. Muchos de los casos judiciales que han inspirado historias que recojo, siguen ahí, y apenas hay avances, aunque los pocos que hay se encargan de confirmar las peores sospechas, que se corresponden con la anomalía de que las instituciones de la democracia y las grandes empresas siempre han estado en las mismas manos. Supongo que si el Rey Emérito pudo implicarse en todo tipo de asuntos turbios, fue porque el entorno lo permitió, e incluso, lo fomentó.

NM: Sin ser profecías, también trata asuntos de los que apenas se había oído hablar en los medios de comunicación, como por ejemplo la relación de Florentino con Ferreras. ¿Cómo llega usted hasta ellos?

M: La relación laboral y de amistad de Florentino Pérez con Ferreras es de sobras conocida, nunca se ha ocultado nada y no me parece algo de lo que se pueda sorprender la gente, lo que pasa es que no se ha aireado hasta ahora. Se conocía bien y había información pública al respecto, y cuando me puse a documentarme la vi de forma inmediata, no solamente de Florentino con Ferreras sino de Ferreras con Mauricio Casals, que es el jefe de Atresmedia, que pertenece al Grupo Planeta y que tiene en propiedad a LaSexta, Antena 3 y al diario La Razón. Ya que LaSexta pertenece a ese grupo editorial, es lógico que tenga a tertulianos e informadores de “casa” como Marhuenda, que es director de La Razón, e Inda. También, desde hace años, los medios de comunicación digitales han aireado reuniones con Villarejo, aunque sin aportar pruebas. De todas formas, la historia que yo he construido es pura ficción, y aunque todas estas informaciones me han servido de inspiración para crear situaciones y personajes, lo único que he podido hacer es especular.

NM: La parte aparentemente “más” ficcionada del libro contiene rituales que podrían remitir a la masonería, sectas u organizaciones secretas… ¿o hay más realidad de la que podemos imaginar?

M: Es una fantasía casi total que introduje, entre otras, para que la historia no resultara tan realista ni tan literal, y darle cierta atmósfera de alegoría a los hechos. La estética del ritual, en cuanto a vestimenta y a las túnicas que utilizan, está basada en las órdenes militares españolas, como las de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, cuyo Gran Maestre es el actual Rey, por lo que tampoco resulta una escena tan fantástica la que aparece en el libro. Aunque es cierto que desconozco el ritual auténtico (y supongo que no tendrá nada que ver) yo me invento una orden militar unitaria diferente a las reales, y sitúo la reunión del Capítulo en El Escorial, y no en el Monasterio de Uclés, como sucede en la realidad.

Imagen de la novela de Magius.

NM: Es un libro valiente en muchos sentidos, tanto comercialmente, por ser la primera novela gráfica que trataba la actualidad política en España, como por su contenido.

M: Lo hice porque pienso que ya era hora de que en los cómics o novelas gráficas (como se quiera llamar) se tratasen temas más cercanos a la realidad. Normalmente la industria del cómic peca de ser demasiado limitada y conservadora en cuanto al contenido, ya que existe una segmentación de público muy evidente dentro de este mundo, en el que las editoriales creen que cada lector se ha acostumbrado a consumir un tipo muy determinado de obra, y si no se ajusta a los parámetros que el lector tipo espera, no la consume. Creo que es un error, porque conozco testimonios de lectores de géneros como superhéroes o manga a los que les ha gustado Primavera para Madrid, aunque aseguran que ese tipo de cómic no es lo que ellos acostumbran a disfrutar (o tal vez sí, solo que hasta ahora no han podido apreciar). Se tendría que pensar más en el público como un público adulto, al que la realidad del mundo en el que viven les atrae, y que el cómic es un buen medio para transmitir.

NM: A punto de publicarse la quinta edición y galardonado como mejor obra nacional en el Festival de cómic Splash, finalista en el Salón de Barcelona… ¿piensa darle continuidad en un segundo volumen?

M: No, con un libro así yo creo que ya basta. Estoy trabajando en otros temas que también tienen cierta relación con Primavera para Madrid pero que son otra cosa, como el ascenso de la ultraderecha en España.

NM: Cuando empieza a escribir y dibujar Primavera para Madrid gobernaba aún el Partido Popular. ¿Cuánto ha cambiado el panorama?

M: Creo que cuando empecé a dibujarlo la cosa estaba a punto de cambiar de un gobierno popular a otro socialista. Creo que el cambio no afecta en absoluto a lo que ha sido el papel de las instituciones y los medios de comunicación en cuanto a los asuntos de corrupción. Primavera para Madrid no es un libro que se dedique a señalar los delitos económicos que han podido cometer los políticos de un partido en concreto, no es un problema de derechas o izquierdas, al menos en este caso. Es una visión general del conjunto, en el que el poder ha sido ejercido igualmente por unos u otros, que han animado a que todo un jefe de estado haya participado abierta y presuntamente en dicha corrupción. Muchos de los casos que aparecen en el libro recuerdan a los relacionados con el PP; pero el PSOE está ahí, aunque más silenciosamente, siendo cómplice de alguna manera; y también los medios de comunicación que se catalogan de izquierdas o progresistas. En cuanto a corrupción, lo que ha cambiado en los últimos años es que parece que a mucha gente ni le importe todo lo que ha ocurrido, y eso es muy grave.

Imagen de la novela de Magius.

NM: ¿Estamos saturados de información, y en consecuencia, inmunizados frente a los casos de corrupción que trae la prensa?

M: En cuanto a casos de corrupción sí, y se trata el asunto como un problema de ideología política. Desde un sector se defiende al Rey Emérito con argumentos bastante extraños. La misma Casa Real, en sus comunicados, parecía confirmar las acusaciones, y él mismo no las negó ni se defendió, sin embargo, muchos parecen realmente molestos de que se informe o se investigue sobre lo que realmente ha podido pasar. De alguna manera, y de manera oficial, se ha intentado no investigar nada, pero la presión informativa fuera de España era demasiado fuerte como para ignorarla aquí dentro y en plena era de internet. Solucionar el problema de la corrupción y de la evasión fiscal parece crucial para el país, pero se intenta fijar la atención en debates y confrontaciones estériles.

NM: ¿Dejó usted fuera alguna información jugosa por miedo a meterse en algún lio?

M: No tenía ninguna información jugosa, ya que todo lo que ha servido para inspirar el libro lo he sacado de informaciones en periódicos digitales o vídeos de información periodística. Al construir un libro basado en algunos hechos reales siempre tienes que tomar precauciones y ficcionar todo lo posible. Quería meter más historias y desarrollar más algunos personajes, pero el libro hubiese tenido quinientas páginas.

NM: Hay gran similitud entre ciertos personajes del mundo real y los de Primavera para Madrid, aunque posiblemente muchos nos pasan desapercibidos ¿Ha pensado en añadir un dramatis personae en próximas ediciones?

M: No, ya que el lector, una vez que haya terminado la lectura, puede buscar información en internet y encontrar paralelismos él solo; y ahí está la gracia de no contar más de lo que la propia obra ofrece de por sí.

NM: Corríjame si me equivoco. Los motores de la acción que plantea en su libro son una mezcla de pulsiones y aspiraciones enfermizas, unidas a siglos de tradición y afán de perpetuarse en el poder y la dominación. ¿Ve esperanza por algún lado para que esto cambie?

M: Son como una mezcla de caprichos y complejos de clase. Los complejos por querer pertenecer a una clase o nivel superior; o más bien la idea de que uno merece pertenecer a ese TOP que por distintas circunstancias aleatorias se le niegan. Y los caprichos del que carece de complejos porque no ha de preocuparse por ascender en el escalafón ni cuestionarse lo aleatorio de su posición. Sin embargo, el que puede permitirse ser caprichoso, vive aterrorizado cuando descubre que puede perder todos los privilegios de clase, entonces se convierte en un ser peligroso y en una amenaza pública, al tener a su antojo todos los recursos y mecanismos del poder, y ser, a su vez, un ser superior casi inviolable. No creo que cambie en esos aspectos, pero si pueden ocurrir cualquier tipo de transformaciones por las que se creen nuevos caprichosos y acomplejados.

NM: En su anterior libro, El Método Gemini, trataba sobre la mafia americana, en Primavera para Madrid, las prácticas mafiosas llevadas al terreno político y social de la España del siglo XXI son protagonistas. ¿Su próximo trabajo estará también conectado?

M: Sí, estará muy conectado, porque es el paso siguiente a lo que se cuenta en PPM. Es la transformación de un país que se cree rico a un país que se siente pobre. En este país que voy a describir en el próximo libro, se olvidan todas las vergüenzas del pasado y presente, para así poder vivir en una especie de fantasía nacionalista que exalte el paraíso perdido del Imperio Español, donde nunca se ponía el sol y te podías ir de cañas libremente. Después de la corrupción institucional y su condonación (a lo que ayuda elegir a un chivo expiatorio), vendría una especie de neo-fascismo. Pero no sería un neo-fascismo que recordara al fascismo teórico de corte semi-socialista de Ramiro Ledesma, Falange y las JONS (los cuales, en su momento, debían competir con la izquierda para conseguir el voto y la atención socialista de los obreros). El neo-fascismo abraza de pleno el ultraliberalismo económico, ya que hoy en día casi todos hemos perdido la fe en un paraíso socialdemócrata. En general, tratará sobre el mal y los malvados, que son los temas habituales en los que indago, ya sea en la delincuencia o en la política.

Texto de: Óscar Vegas

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Deja una respuesta