Goat Klaw: metal, moda y turra

Goat Klaw es Claudia Camino, una chica española afincada en Bristol cuyo canal de YouTube es un soplo de aire fresco ante el tedio que se vive en la red en cuanto a creación de contenidos se refiere. Ideas para outfits de estética dark, tours por tiendas vintage, análisis musicales e incluso una visita narrada por el castillo de Berkeley. Esta variedad de temáticas culturales, unido a un lenguaje desenfadado, hacen que su canal nos recuerde a esos programas extintos de los 80 que tuvieron su máximo exponente en ‘La edad de oro’ de la tristemente desaparecida Paloma Chamorro.

Desde Nokton Magazine hemos tenido el placer de hablar con ella para que nos cuente en profundidad sus impresiones sobre la moda, sus proyectos, el futuro del canal y el auge que está viviendo YouTube como nuevo medio de comunicación de masas.

Nokton Magazine: Tu canal es un compendio de diversos contenidos culturales que tienen como punto de unión un gusto por la estética. ¿Cómo surgió la idea de crear un canal en YouTube?, ¿Por qué el nombre de Goatklaw?

Goat Klaw: Todo empezó en 2014 cuando acabé la carrera de Periodismo y sentí que por fin podía dedicar tiempo a todo lo que había dejado aparcado. Me independicé muy joven y tenía que trabajar y estudiar, de ahí que no pudiese ver el momento de dedicarme a mis pasiones. Abrí primero un blog en WordPress donde únicamente subía mis outfits.

Después llegó un punto en el que sentía que tenía que comunicarme de manera más cercana y hablar.

Quise elegir un nombre que no existiese, que fuese único en su especie y me diese la oportunidad de diferenciarme en la red.  Goatklaw es la unión de Goat, que en inglés significa cabra, haciendo referencia a mi animal favorito y signo del zodíaco, y Klaw, que en inglés significa ‘’garra’’ y curiosamente es como me llama la gente que me quiere. El tinte poderoso y rudo del a.k.a, es por la pasión que siento por ciertos géneros musicales que surgieron de la lucha por la emancipación individual para salir de los cánones establecidos, como el Metal o Post Punk, mis géneros predilectos.

NM: Como todo joven de la generación Y, has tenido que emigrar para buscar un futuro mejor. Ahora estas en Bristol, gracias a tus vídeos has dado mucha difusión a la cultura underground de la ciudad. ¿Ha influido de alguna manera en tu estética?, ¿Crees que España necesita despertar y apostar más por lo que puede ofrecer la calle?

G: Hasta que no lo haces no sabes lo que se siente, te cambia por dentro y ofrece una perspectiva nunca antes vivida. El hecho de verte en una sociedad diferente, con un idioma, valores y tradiciones distintas, hace que estés alerta y salgas de tu zona de confort de una manera radical. Cuando lo haces porque lo necesitas es cuando te percatas de todo esto. La realidad es que ‘’vuelves a nacer’’ en muchos aspectos, aprendes de nuevo a comunicarte y adaptarte a un idioma para bromear, discutir, debatir, ser irónico, sarcástico etc. Al llegar, parte de tu personalidad parece haberse ido, pero poco a poco te vas habituando y es cuando te das cuenta de lo mucho que has cambiado. Cuando eres un niño no eres consciente de lo que te ofrece el idioma porque lo haces de manera natural, afrontarlo de adulto es toda una experiencia. Es inevitable que cambie mi estética si por dentro estoy cambiando.

En Inglaterra hay más apertura mental con la apariencia, es algo lógico teniendo en cuenta que cuando aquí el punk estaba en su máximo apogeo nosotros teníamos a Franco.

Creo que en España depende de donde estés. Conozco diferentes casos que me cuentan los subscriptores, los hay que viven en pueblos más abiertos y otros en los que no se atreven a ponerse lo que les apetece. En líneas generales y por población y crisol de culturas en las grandes ciudades es más probable que no se te queden mirando si vas como una mercería andante. Pero como en todo, hay matices.

NM: Has estudiado periodismo, pero tu gran pasión es la moda. Uno de tus objetivos en un futuro es crear una firma de ropa que sea confeccionada en España. Cuéntanos un poco sobre esa idea.

G: Estoy como una cabra y me motivan tantísimas cosas que no sé qué me depara el futuro, prefiero seguir dejando fluir las ideas y hacer lo que me sale de dentro. De momento, hago ropa con materiales reciclados de manera sostenible con mis propias manos y en un futuro me encantaría seguir trabajando en ello. Es algo que hago porque me apetece, siempre me ha gustado trastear con la ropa y que la gente lleve cosas hechas por mí, eso me llena muchísimo.

NM: La generación de nuestros padres buscaba su estilo “hurgando” en pequeños comercios o cosiendo su propia ropa. ¿Deberíamos volver a esa idea de Do It Yourself? Y más en estos tiempos, en el que el gran imperio de Inditex domina las tendencias de a pie.

G: Sin duda es una manera de imprimir tu personalidad en las prendas que llevas y sobre todo de reutilizar cosas, así ahorras y puedes gastar dinero en lo que te plazca y no en ropa que no te va a dar tiempo a vestir.

Por otro lado, el auge del capitalismo ha provocado que muchas empresas textiles fabriquen en otros países de manera más barata, el lado oscuro es que nunca sabes en qué condiciones se está haciendo.

Hay muchas empresas que fabrican en Europa de manera ética e incluso en Asia, pero sería genial que hubiese transparencia en este sentido y así los consumidores pudiésemos saber de qué va la cosa.

El baño de humildad está servido hoy en día en redes sociales y me ha ayudado a ser consecuente con mis actos. Ahora si hablo de este tipo de cosas como el consumo sostenible prefiero recomendar tiendas de segunda mano o que fabriquen en España directamente, en vez de soltar el discursito hipócrita.

NM: Buscas referencias e inspiración en el cine, la música, internet y diseñadores. Las tendencias de los últimos años han tendido a traer de vuelta patrones de décadas pasadas. ¿Hay una crisis de ideas en la moda?

G: Es inevitable que la historia se repita, pero no todo son las grandes firmas, hay diseñadores en España como Cherry Massia, María Magdalena Studio o Eufemio Fernández que ofrecen apuestas novedosas y no se les da cobertura. No hay crisis de ideas, hay demasiados enchufismos e intereses. La moda es arte, pero sobre todo es un negocio, así que no hay demasiado amor al arte en las altas esferas. Lo positivo es que con las redes sociales han surgido muchísimos medios que aportan su grano de arena a dar más visibilidad a diseñadores, pero eso no es sinónimo de que puedan vivir de ello y prosperar. Seamos realistas, actualmente la gente cree que por estar en la Samsung Ego ya ‘’lo petas’’ y nada más lejos de la realidad.

NM: En uno de tus vídeos dabas consejos sobre cómo vestir looks de inspiración victoriana. ¿Hay alguna época en la que te guste especialmente la moda que se llevaba?

G: No me gusta romantizar épocas porque en cualquier tiempo pasado había prejuicios con lo que se salía de los cánones. La ropa te diferenciaba claramente a nivel socioeconómico, y por mucho que me guste un vestido de terciopelo verde esmeralda victoriano, eso era algo al alcance de unos pocos. Además, y sobre todo en la indumentaria femenina, siempre ha habido algún elemento de opresión para realzar o esconder esto y aquello. Así que por muy maravilloso que nos parezca, los vestidos victorianos que encuentres en una tienda gótica hoy en día distan muchísimo de uno de finales del siglo XIX.

Lo veo en perspectiva y me gusta experimentar, analizar cada elemento y tratar de incorporarlo a mi estilo propio.

NM: En tu canal encontramos infinidad de referencias a la música y el cine. Si pudieras tomarte un café con algún músico o cineasta ¿Con cuál sería y qué le preguntarías?

G: Me encantaría sentarme con Joe Wright porque sabe cómo embrujar mi alma con todo lo que hace. El vestuario es primordial en sus películas, junto a la banda sonora. Para mí son los pilares fundamentales para que un trabajo audiovisual me conquiste. Me encanta cómo selecciona a los actores, las localizaciones, las adopciones literarias, guiones… Probablemente le preguntaría por sus gustos musicales, su infancia y en general por cosas que me muestren por qué hace lo que hace y cuáles fueron los detonantes, siempre los hay.  También me encantaría sentarme a tomar una caña con Tino Casal, Corey Taylor, Bruce Dickinson, Jonathan Davis, Robert Smith, Rocío Jurado, Camarón de la Isla, Eduardo Benavente… podría tirarme el día entero.

NM: Hoy día YouTube se está convirtiendo en un referente dentro de la comunicación de masas. El aspecto negativo de las redes sociales es que pueden llegar a obsesionar a sus usuarios con la idea de alcanzar “Likes”. De momento cuentas con 90 mil suscriptores, una comunidad que es fiel a tu contenido. ¿Has llegado a sentir presión alguna vez por alcanzar más seguidores y difusión?

G: Sí, es una etapa inevitable porque obviamente creas cosas para que las vea la gente y en ocasiones te olvidas de ti mismo que es el quid del canal. Yo ya pasé la fase de vídeos genéricos sin espíritu, aunque solía intercalarlos con los que de verdad me llenaban el alma que son los que hago ahora donde reflexiono sobre diversos temas. Un día me di cuenta de que necesitaba encontrarme a mí misma para seguir con Goatklaw y lo logré. Inevitablemente es parte de mí, la gente que me ve conoce mis pasiones y las cosas que me hacen sentir viva y es algo especial, se crea un vínculo. Ahora subo y publico cuando me apetece de verdad.

Goatklaw con uno de sus outfits en las calles de Bristol. Foto: Balulu

NM: La andadura de Goat klaw comenzó en 2015, han pasado tres años y sigues con fuerza. ¿Cuál es el futuro del canal?, ¿Tienes ideas y proyectos a la vista?

G: Seguir dejándome llevar sin crearme expectativas, el número de subscriptores es muy relativo porque un bajo porcentaje ve los vídeos, así que no es algo que demuestre nada. Tampoco los likes ni seguidores, estoy orgullosa de decir que jamás he comprado ni falseado mi audiencia y se puede auditar en cualquier web especializada.

Mi idea es seguir siendo yo y asumir lo positivo y negativo, ser humilde y empática trabajando en mi relación con la audiencia. Siempre trato de responder a los privados que me envían y tenemos muchísimos sitios donde charlar como el grupo de Facebook, Instagram, la FanPage, Telegram… Soy un punto de apoyo importante y tengo que corresponderles. No es cuestión de ser la más guay porque sin ellos Goatklaw no existiría. Además, es gente legal, en las quedadas he alucinado siempre con lo bien amueblada que tienen la cabeza y las ganas que tienen de comerse el mundo. No puedo esperar a la tercera quedada del canal del día 26 de Octubre, vamos a hacer una fiesta temática BatCave y Club Kids, una forma más de agradecerles que forman parte de mí como yo de ellos. Nos ayudamos y formo parte de sus vidas, es brutal.

Puedes seguir a Claudia Camino, Goat Klaw, en YouTube, Instagram, Facebook, Twitter y en su blog.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments