‘Bitch, she’s Madonna’: la relevancia de una diva incombustible

Durante décadas hemos visto cómo pasaban por nuestros reproductores de música referentes de la cultura contemporánea, pero todos tenían algo en común: siempre eran muchos más hombres que mujeres. La figura de Madonna ha sido controvertida desde el principio, ha sabido mantenerse en la cumbre del mundo de la música desde hace cuarenta años, sin ningún reparo en tomar las riendas de su vida y de su carrera y lidiando a la perfección con las críticas, el machismo, la censura y el paso del tiempo, que siempre se acentúa cuando eres mujer gracias.

Para describir a Madonna sobran adjetivos pero nos podemos quedar con controvertida, admirada, polémica e incombustible. La diva ha sido y es una figura clave de nuestra cultura popular, siendo influyente en múltiples facetas que van mucho más allá del aspecto musical y su música pop como el cine, la moda, la publicidad y el sexo.

Bitch She’s Madonna editado por Eduardo Viñuela y publicado por Dos Bigotes Editorial, ha sabido plasmar la relevancia de la artista en todos sus roles, desde el de compositora a cantante, diva, feminista, icónica y provocadora, donde sus discursos consiguieron que mucha gente se planteara de otro modo la sexualidad o los roles de género.

En la introducción podemos leer: “Madonna ha abierto camino y ocupa una posición respetada; no ha sido una reina tirana, sino todo lo contrario, ha roto con la dinámica patriarcal de la lucha entre divas y ha apostado por la sororidad (…), a pesar de que los medios de comunicación no cejen en su empeño por encontrarle una sucesora”.

Tras su 60 cumpleaños el pasado mes, este libro es un estudio cultural que aborda la poliédrica figura de Madonna desde todos sus puntos. Su autor, musicólogo de la Universidad de Oviedo, cuenta en Radio 3 que creció con la artista y la descubrió con Like a prayer, como un impacto en su vida. “Madonna ha sabido jugar con la moral imperante, polémica por querer seguir manteniendo su carrera y desarrollándose en diferentes aspectos.

Juega a la ambigüedad, a lo no definido, a retar a la sexualidad y a la religión.

“Unir la religión con el sexo, escandalizó hasta el Vaticano en distintas ocasiones”, contaba Viñuel para Hoy empieza todo. “Pocas veces se habla de que es cantante, compositora y productora. Utiliza muchos estilos y mezcla elementos del underground para llevarlos al pop y al mainstream, como la música de baile, el góspel, la electrónica… Ese tipo de cuestiones las queríamos poner en primer plano. Ha sabido moverse por los márgenes de la música y de lo éticamente correcto”, relataba Viñuel para el programa de la radio pública.

Madonna vestida para la Gala Met 2018.

Madonna vestida para la Gala Met 2018.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments