Eva Ryjlen nos desgrana su nuevo trabajo ‘Onírica’

Eva Ryjlen en la portada de su nuevo trabajo 'Onírica'.
Eva Ryjlen en la portada de su nuevo trabajo 'Onírica'.

A Eva Ryjlen la conocimos y nos conquistó gracias a Idelipsticks y desde ahí no hemos dejado de seguirle la pista. Tras su primer LP en solitario ‘Violencia posmoderna‘ que publicó en 2018, ahora nos presenta un nuevo trabajo bajo el título de ‘Onírica‘. Hablamos con ella para que nos cuente cómo ha sido publicar esta nueva aventura en mitad de una pandemia donde, por desgracia, la música en directo sufre a diario el no poder tener cierta “normalidad” para dar conciertos.

Nokton Magazine: ¡Hola Eva! Cuéntanos un poco cómo se ha fraguado este nuevo trabajo de Onírica.

Eva Ryjlen: Onírica me ha saltado a la cara, no tenía pensado hacer un disco, pero la pandemia desató en mí tal cúmulo de emociones, que no sabía gestionar, que poco a poco fui plasmandolas en canciones y cuando quise darme cuenta, tenía planteado este segundo disco.

NM: ¿Tenías claro desde el principio lo que querías o lo has dejado fluir sobre la marcha? 

ER: Todas las canciones surgieron poco a poco, no fue un trabajo buscado ni forzado, más bien se fueron haciendo hueco una tras otra sin que yo fuera muy consciente de ello. Una vez que tuve las canciones encima de la mesa y pude hacerme a la idea de ellas como parte de un todo, tuve claro cómo quería enfocar el trabajo y qué es lo que quería mostrar.

NM: Tu libertad creativa se aprecia en cada tema, ¿cómo la vives tú? 

ER: Nunca me he puesto límites a la hora de componer, aunque sí reconozco que ha habido etapas en mi vida en las que he sido más prejuiciosa con lo que quería o era capaz de mostrar al resto. En este trabajo me he puesto en la tesitura de desnudarme completamente, porque era lo que necesitaba, enfrentarme a ese miedo de mostrarme tal y como soy, sin ataduras, sin máscaras, sin prejuicios. Libre al fin y al cabo.

NM: Te han definido junto a tu música como salvaje & elegante, ¿qué adjetivos añadirías? 

ER: Uff me cuesta muchísimo, pero muchísimo hablar de mi trabajo. Además cualquier cosa que yo opine carece de sentido. Lo verdaderamente importante es qué te hace sentir a ti y a dónde te lleva.

NM: En Onírica encontramos 12 temas muy variados y en cada uno de ellos se nota el trabajazo que hay detrás, tanto en música y composición como en producción. ¿Cómo trabajas en  este sentido? 

ER: Me gusta mucho estar encima de todas las fases del proceso. Es un poco como pintar un cuadro, primero surge la idea, luego bocetas, después defines y mas tarde le pones color. Hay fases en las que necesito estar en soledad y otras que me encanta trabajarlas con la banda porque todos los puntos de vista enriquecen el resultado de una forma brutal. Además teniendo en cuenta los maravillosos músicos que me han acompañado en este proceso podéis haceros a la idea de lo que ha sido el trabajo en el local. En el caso de la producción, tanto con Jave como con Paul ha supuesto para mí un aprendizaje constante, porque todas sus aportaciones han sido para sumar. No puedo estar más agradecida de contar con un equipo taaaaan increíble.

NM: Llevamos más de un año de pandemia, donde ha parado todo y a la misma vez la música ha seguido aunque a malas penas. ¿Cómo lo has vivido tú? 

ER: La música es como la naturaleza, en el caso de esta última es capaz de abrirse paso a través del asfalto, he visto flores brotar en los azulejos de mi terraza. Con la música pasa un poco lo mismo, está ahí siempre, a pesar de las circunstancias. Puede ser porque los músicos estamos acostumbrados a vivir en la cuerda floja o que  componemos canciones para poder hacer frente a nuestros tragos más amargos, en cualquier caso la música siempre está ahí. Esperemos que por mucho tiempo.

NM: Y a colación de esto, ¿de qué manera habéis planteado los directos para la presentación del LP? 

ER: El directo es una cosa que me obsesiona bastante, y ahora en las circunstancias que estamos viviendo la mayoría de las veces no vamos a poder ir la banda al completo, así que estamos preparando distintos formatos para presentar el disco sin que pierda ni pizca de intensidad. Algunos de ellos se hacen más crudos, y eso me gusta porque casi se puede ver el esqueleto de las canciones, su esencia más pura. En otros casos hemos reversioneado las canciones para darles una atmósfera distinta. Creo que cuanto menos va a ser interesante escuchar las canciones desde puntos de vista tan diferentes.

NM: El arte del disco es muy bonito, ¿de qué manera buscas que sea coherente con la música? 

ER: Cuando me planteo un disco lo veo como una obra en su conjunto, y eso incluye el arte, la fotografía y los videoclips que acompañan a las canciones, así como el directo, por supuesto. En este caso el arte tiene una conexión directa con el título del disco y con el contenido. Han sido muchas horas de conversaciones con Bigui Size, que ha sido la encargada de poner la imagen a mis canciones, hasta darle forma a lo que queríamos transmitir. 

Por suerte, trabajar con ella es un gusto a todos los niveles, siempre aprendo muchísimo porque es una persona con un talento incontestable y sin límites a la hora de crear. Un auténtico lujo.

NM: ¡Gracias Eva!

ER: Gracias a vosotros por dedicarme este espacio <3

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments