Eusebio Sempere, el poeta de la geometría

'Las cuatro estaciones' de Eusebio Sempere.
'Las cuatro estaciones' de Eusebio Sempere.

En 2023 se cumplen cien años del nacimiento de Eusebio Sempere, el artista alicantino más célebre del siglo XX, representante del arte óptico y cinético e introductor de la serigrafía en España.

Nacido en Onil, Eusebio muestra sus aspiraciones creativas desde muy joven, posiblemente gracias a su familia, que tiene un taller de muñecas de cartón. A los 8 años ya manifiesta que quiere ser pintor. Después se gradúa en Dibujo por la Academia de Bellas Artes de San Carlos en Valencia. No obstante, pronto empieza a rebelarse contra los preceptos académicos de la época, desarrollando un estilo más moderno. En 1949 viaja a París, donde descubre los movimientos vanguardistas y se inspira en Klee, Matisse, Kandinsky y Braque, cuyo taller frecuenta. Al poco organiza su primera exposición en Valencia, centrándose en el arte abstracto, que hasta entonces había sido inédito en la ciudad. Como cabía esperar, la mentalidad española no estaba preparada para el nuevo arte. La muestra fracasa. Frustrado, Sempere destruye todas las obras y durante años no colabora con galerías.

Eusebio Sempere.

Ahora bien, tras un período de introspección y transformación el artista regresa con un estilo propio, que se caracteriza por sutiles formas geométricas y por una cosmovisión estructurada y equilibrada. Trabaja en dibujos utilizando el compás y el tiralíneas, creando efectos ópticos, aprende la técnica de la serigrafía, además de aportar un nuevo elemento al arte cinético: la luz. Redacta el Manifiesto de la Luz y empieza a producir obras que no se pueden clasificar ni como cuadros ni como esculturas. Sus lienzos se despegan cada vez más del plano bidimensional, cobran volumen y profundidad gracias a la repetición de los elementos y al gran dominio del color.

Al volver a España en los años 60, se enfrenta a una realidad cerrada y aislada, muy distinta de la que había vivido en Francia, y comienza a introducir el arte cinético, aún desconocido en la península Ibérica. Se relaciona con los nuevos movimientos artísticos (Grupo Parpalló, El Paso) y con los pintores como Fernando Zobel, Gustavo Torner, Gerardo Rueda y Manolo Millares. Pasa un tiempo en Cuenca, cuyos paisajes luego se reflejarán en su pintura. Por otro lado, emprende un viaje a los Estados Unidos, donde explora el arte abstracto americano y el pop art, lo que le ayuda a consolidarse como un artista contemporáneo. A partir de la década de los 60 trabaja en sus famosos artefactos, esculturas que generan efectos ópticos a través de la luz y del movimiento —a veces Sempere incluye un motor en la obra, que según sus propias palabras «no mueve nada», de ahí su título: maquinaria inútil—, así como desarrolla esculturas de gran tamaño para espacios urbanos. Su faceta de escultor es probablemente la más conocida entre el gran público. De hecho, hoy en día algunas obras se pueden contemplar fuera de museos: en Alicante existe un circuito cultural llamado la Ruta Sempere, recorriendo varias esculturas en lugares públicos de la ciudad.

Los experimentos del artista con el color llegan a la cima con la serie ‘Las cuatro estaciones’, inspirada en la música de Vivaldi y en paisajes de España. En su infatigable búsqueda creativa Sempere también tantea las nuevas tecnologías, creando su notorio Autorretrato y otras obras con ayuda del ordenador, aunque no está del todo contento con los resultados y prefiere seguir trabajando con otros medios. Su última etapa se caracteriza por el lirismo, con los colores suaves, casi oníricos, a pesar del geometrismo de los cuadros.

Terminando su larga trayectoria como artista gráfico, pintor y escultor, Sempere vuelve a su tierra natal. Convencido de que cada ciudad necesita un museo de arte contemporáneo, en 1977 dona a la ciudad de Alicante una parte importante de su creación y su colección particular del arte del siglo XX. En la actualidad estas obras pueden apreciarse en su conjunto en el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA), mientras otras se exponen en el Museo Reina Sofía en Madrid, el Museo de Arte Abstracto de Cuenca, el MoMa en Nueva York, etc. El centésimo aniversario del nacimiento de Sempere es una buena oportunidad para descubrir a este artista multifacético que logró conciliar la poesía y la geometría, la luz y el movimiento, lo tajante y lo sutil en un universo único.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Deja una respuesta