Días para el bricolaje

En estos días en que la actividad casera es la única posible el bricolaje está recuperando adeptos, todos aquellos que en algún momento se vieron atraídos por él y empezaron a ponerse manos a la obra están volviendo a atarse el cinturón de herramientas. Y los que lo veían como una afición posible han encontrado su momento para hacer sus primeros pinitos.

Aunque haya garajes que ya parecen talleres, al más puro estilo de las urbanizaciones que nos muestran las series y peliculas estadounidense, lo más común es tener simplemente un rinconcito en el que guardar el material para recuperar esa actividad manual que, con el acelerado ritmo que nos impone el día a día, solemos dejar par más tarde. No olvidemos que el bricolaje siempre se realiza por aficionados, así que lo primero a la hora de comenzar a adentrarnos en él es ponerse unos objetivos realistas y no querer involucrarse de primeras en un gran proyecto. Siempre paso a paso. Eso sí, es interesante plantearse qué tipo de bricolaje queremos realizar ya sea de albañilería, fontanería, carpentería o electricidad, entre otros. Y también cuál es el objetivo final del proyecto; crear un nuevo mueble o accesorio, aumentar la utilidad de algo que ya tenemos o simplemente optar por el mantenimiento o la reparación.

Si has optado porque el tiempo que dedicas al bricolaje mejore la decoración de tu hogar existen multitud de ideas, desde construir esa pequeña estantería que llevas meses necesitando, a fabricar esa mesita que querías que fuese única, o aportar un toque chic diseñando tu propio espejo. Por un lado tendrás que dedicar tiempo a diseñar, a buscar inspiraciones y a seleccionar lo más bonito (o fácil) para ti. Y por otro tendrás que valorar el material que necesitas para desempeñar esta labor como destornilladores, martillo, alicates, cutter, cinta aislante, sierra, o más herramientas de bricolaje.

Un paso más allá: lijadoras

Es muy importante saber qué herramientas necesitas antes de comenzar tu labor de bricolaje, ya que ya sabemos que descubrir a mitad de la tarea que nos falta alguna conlleva frustración y en muchas ocasiones hasta el abandono del proyecto. Es probable que tengas perfectamente controlado y adaptado a tus necesidades tu material de bricolaje y también es probable que poco a poco veas que se te queda corto y para realizar proyectos de mayor calado necesitas más herramientas.

Por ello suizás una lijadora excéntrica no esté entre tu material básico, pero pronto descubrirás que contar con ella te va a facilitar notablemente tu tarea. Precisamente es su movimiento excéntrico y giratorio el que la da nombre y también el que la convierte en una herramienta de gran utilidad por ser muy versatil y lograr unos acabados perfectos. En cuanto la incluyas en tu taller personal descubrirás todas sus opciones, desde las más concretas como su facilidad para afilar metales, eliminar rayones en cualquier superficie, o eliminar materiales como la pintura y el barniz; hasta las más comunes como lijar, cepillar, pulir o pelar.

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments