Carabanchel no censura a Santiago Sierra

santiago sierra presos políticos carabanchel
'Presos políticos en la España contemporánea', Santiago Sierra

Son rostros pixelados, pero transmiten ideas muy nítidas. Del mismo modo, una elipsis bien manejada logra subrayar más que omitir. Son arte, son denuncia. Son 24 fotografías editadas que sólo dejan entrever los rasgos de la cara de los individuos. El espectro de los retratados es muy amplio: aparecen sindicalistas, alguno de los jóvenes de Alsasua, Alfon, Andrés Bódalo, Jordi Cuixart, Jordi Sánchez, Oriol Junqueras… El artista, Santiago Sierra, los consideró a todos ‘presos políticos’ y por ello su obra fue retirada de ARCO, generando una gran polémica que fagocitó todos los demás comentarios sobre la feria: no se habló de arte, sino de censura.

El escándalo de la retirada de ARCO, con la aprobación (o consentimiento, o resignación) de la galería Helga de Alvear y la probable imposición desde el Gobierno, se saldó con la compra de la obra por parte del empresario Taxto Benet. Ahora el original está en Lleida, donde ha batido récord de visitas. Posteriormente se trasladará al Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. En la periferia de Madrid, en la Casa del Barrio de Carabanchel, se ha instalado una réplica de la ahora célebre Presos políticos en la España contemporánea, donde permanecerá expuesta unas semanas para los visitantes que quieran apreciarla.

santiago sierra presos políticos carabanchel

La réplica de obra de Santiago Sierra expuesta en Carabanchel. Foto: Juanma del Olmo.

Con la obra como telón de fondo, el pasado sábado 10 de marzo tuvo lugar una presentación en la Casa del Barrio en la que varios ponentes vinculados al activismo y la militancia de izquierdas expusieron su punto de vista sobre la libertad de expresión en nuestro país. Pablo Mayoral, activista que ha dedicado su vida al antifascismo, declaró que el caso de Santiago Sierra recoge el testigo de episodios más nublos en la historia reciente del arte español: en primer lugar recordó El Paredón, del colectivo valenciano Equipo Crónica. Esta serie se alejaba un poco de su característico pop art histórico-documental y colorista, y se volvía sombría para denunciar los fusilamientos de septiembre de 1975, los últimos del régimen. De esta serie, realizada sin duda en un contexto más sensible que el actual, el Reina Sofía adquirió una obra. Sin embargo, este acrílico no se expone en el museo, sino que descansa en los sótanos, relegada a un segundo plano junto a muchas otras joyas artísticas.

equipo cronica paredon 1975

‘Paredón 2’, Equipo Crónica. 1975. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Mayoral también señaló el hecho de que Juan Genovés, Premio Nacional de Artes Plásticas en 1984, permaneció una semana en el calabozo por su célebre pintura El abrazo (1976). Este lienzo, a pesar de convertirse en un símbolo de la democracia (fue la imagen escogida para la estatua que honra a los abogados de Atocha), también permaneció proscrita en los sótanos del Reina Sofía durante décadas. Desde hace dos años se encuentra en las paredes del Congreso de los Diputados.

Aunque es evidente que estos hechos del pasado fueron más dramáticos que la censura a Santiago Sierra, la retirada de Presos políticos ha sido la primera en 37 años de historia de ARCO. Además, ha producido un claro efecto rebote, y la feria reconoció su error. La situación gana gravedad cuando se considera en su contexto, con el reciente secuestro cautelar de Fariña (Libros del K.O., 2015) y la condena al rapero Valtonyc. En medio de este clima de prohibiciones, en la Casa del Barrio de Carabanchel el debate y la reflexión artística aún no han claudicado.

Foto de Equipo Crónica: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments