’30 Rock’: LA GRAN COMEDIA

Serie 30 Rock.
Serie 30 Rock.

A veces olvidamos las comedias, nos dan buen rollo, nos hacen reír cuando lo necesitamos, e incluso nos llevan a reflexionar tras la risa pero, tras el visionado, a otra cosa. 30 Rock es una de esas comedias que marcó un antes y un después en la televisión aunando humor, metatelevisión y autoficción y que parecía tristemente olvidada por el gran público. Ahora la NBC va a lanzar un nuevo capítulo de la serie.

En 2006 la cadena americana estrenaba lo que se convertiría en una obra maestra televisiva. Una de las comedias con mayúsculas de principios del s. XXI que supo agrupar a auténticos fanáticos y a la crítica (cuenta con tres premios Emmy a la mejor serie de comedia y muchos más en los apartados actorales y de guion). Y aunque la audiencia no fue soberana (y seguimos sin entenderlo), es probable que su disponibilidad en los últimos años en Youtube y Amazon Prime haya aumentado, muy justificadamente, su séquito de forofos.

El regreso de un nuevo episodio se nos antoja un momento perfecto para recordar la velocidad de sus diálogos, la agilidad de sus tramas, lo esperpéntico de sus personajes y, por encima de todo, su oda a la propia televisión. Todo a través de una comedia sin ambages, con multitud de capas que se sobreponen y entremezclan bajo una apariencia de puro surrealismo.

Es probable que solo escuchando los 20 segundos de intro caigas en la nostalgia o empieces a mover los hombros dejándote llevar por esos toques de jazz, que era parte importante de su banda sonora. Si te sale una gran sonrisa solo con esos acordes, es lo más racional, aún dentro de toda la irracionalidad que destila la serie 30 Rock.

 

Al comienzo puede parecer una dramedia, pero enseguida deja claros sus principios; el humor en todas sus posibilidades a través de unos personajes tremendamente chalados que, sin embargo, se muestran perfectamente cabales. Un casting perfecto porque los límites entre la ficción y la realidad quedan trastocados. Siempre a través de los chistes que se mueven entre la cultura popular y la “alta cultura”, encontrando en su público al espectador que vive al día de la actualidad, y al que solo quiere reír.

30 Rock ha marcado la cultura televisiva de los 2000, de aquellos años en los que ver series americanas al día no era tan fácil como navegar por los catálogos de las plataformas de suscripción.Y lo ha hecho destilando genialidad tras genialidad. En un humor que bebe directamente del Saturday Night Live del que sale su creadora y protagonista, Tina Fey (primera mujer guionista de SNL), y que transforma su realidad en el programa de sketches TGS, sobre el que gira toda la trama dela serie grabada con una sola cámara.

En TGS hay espacio para un director de canal que no entiende nada de ese mundillo pero sabe lo que quiere, Jack Donaghy (Alec Baldwin), y para una excéntrica, torpe y siempre brillante Liz Lemon (Tina Fey). Pero también para una actriz, Jenna Maroney (Jane Krakowski) sobreactuada, ambiciosa y más racional de lo que aparenta que nos da momentos épicos como el The rural juror (posibles spoilers en el siguiente vídeo):

 

Que compartía rodaje con Tracy (Tracy Jordan), al que es fácil comprender con una de sus frases “no quiero decepcionar a nuestro público japonés, especialmente a Godzilla. Jajaja, solo estoy bromeando, sé que no le importa lo que hagan los humanos”. Recorrían sus decorados guionistas, grandes cameos (actores, presentadores y políticos como Oprah Winfrey, Conan O’Brien, Al Gore, Larry King,Elvis Costello, Calvin Klein, Condoleezza Rice…) y personajes misteriosos Kenneth Parcell (Jack McBrayer), un botones en forma de soñador eterno que ejemplifica la auténtica pasión por la televisión; pero además un Jordi Hurtado sin edad ni línea temporal definida, que da pie a hilarantes conversaciones y a la gran sorpresa final.

El pequeño universo televisivo de 30 Rock vivía por igual de amores, política, relaciones sociales, mucha comida basura, excentricidades y toda la crítica social a la que daba tiempo en cada episodio. Y lo hacía sin perder énfasis en ninguna de sus temporadas amasando siempre con maestría la inteligencia en los guiones . Hasta un cierre con un magnífico capítulo cargado de emotividad que fue emitido en directo por partida doble; un horario para la costa este y otra para la costa oeste.

Ahora vamos a tener una hora más para disfrutar a todo el reparto original en el evento especial que realizará NBC para presentar su programación de los próximos meses, el 16 de julio.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments