Alto interiorismo para la moda low cost

Techo interior de tienda.

Está claro que para ir de compras por la Quinta Avenida neoyorquina se necesita una visa oro y que para hacerlo por la Gran Vía madrileña puede bastar con unas monedas. El placer puede ser el mismo. Especialmente si no nos movemos sólo por la moda, que también, sino por el diseño de interiores y la arquitectura. La centenaria arteria convoca un amplio listado de tiendas de ropa low cost en las que combina las últimas tendencias en estilo y con el eclecticismo arquitectónico.

La última apertura ya la conocéis, Primark se ha instalado en el número 32 de esta calle con su segunda tienda más grande. Un espacio que no solo cuenta con pijamas, calcetines y bolsos, sino que incluye en su decoración el trabajo de varios artistas españoles con obras de Gabriel Moreno, Nuria Mora, Spidertag, Sergio Jiménez, Beatriz Romero, Toya García Senra, Ana Soler y Cristina Delgado. El arte se centra así en el interiorismo ya que la tienda no ofrece escaparates, nada de imaginarse de nuevo en la Quinta Avenida ataviadas con gafas de sol oscuras. Aunque es una excepción porque no hay que olvidar la importancia que mantiene el arte en el escaparatismo.

La moda low cost continúa creciendo en ventas en España y, aunque el sector del lujo se mantenga, ya no tienen nada que envidiar a las grandes maison; ocupan los mejores espacios de las grandes ciudades, sus prendas son lucidas por el star system, mantienen cortes de pasarela, y, especialmente, han puesto el foco en el interiorismo. A lo largo del mundo los establecimientos de las grandes firmas se transforman en pequeños museos a visitar por el turista, al menos a través de los ventanales, y no dejan de poner su atención en la arquitectura. Desde la maison de Louis Vuitton en Singapur que tiene una zona sobre el mar a la de Hermés en París cuyo edificio era una piscina; el entorno acompaña al contenido.

En la Gran Vía la arquitectura pervive dejando paso a la recreación interior como ya hizo en 2009 otra grande del low cost, H&M, transformando lo que fue el Cine Avenida. Aunque no siempre la expansión de la moda low cost suma planes a una ciudad, un ejemplo en la desaparición del icónico Mercado de Fuencarral donde se rumoreó que se instalaría el conocido como ‘zara japonés’ Uniqlo.

Arquitectura, decoración, diseño y moda siempre han sabido entrelazarse sin crear ningún nudo, se trate de tiendas low cost o de maisons. Ya lo dijo Coco Chanel, “la moda es como la arquitectura: se trata de una cuestión de proporciones”.

 

Puede interesarte:

Cinco tiendas de ropa vintage que sí ocultan tesoros

Porque yo también he bailado en Berskha

 

Foto: Pablo Trincado (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments