‘Tiger King’: la docu-serie más loca del momento

Tiger King

Tiger King es la nueva sensación de Netflix, la serie documental ha sido un éxito a nivel mundial y sus datos de audiencia se comparan con el de shows como Stranger Things. Tiene leones, tigres, osos… y toneladas de carne caducada con la que se alimenta a muchos de estos animales.

El protagonista, Joe Exotic, propietario de un zoológico, es en palabras del documental un “polígamo gay con armas y tigres”. Joe termina en la cárcel siendo acusado de querer asesinar a sueldo a su archienemiga Carole Baskin, una defensora de los derechos de los animales que comparte su pasión por los grandes felinos de la selva y ha sido acusada, sin evidencia definitiva, de matar a su ex esposo y alimentar con sus restos a los tigres. Antes de ir a la cárcel, Joe monta dos campañas políticas fallidas, una para presidente y otra para gobernador de Oklahoma.

Tiger King es un claro un intento por hacer un documental sobre un tipo que, como aprendemos en los siete episodios, siempre ha querido ser una estrella de la TV. Joe es narcisista, volátil y extravagante y hace cosas que son ridículas. Es imposible ver lo que hace, y lo que hacen y dicen algunos de los entrevistados, sin reírse. Las figuras que aparecen ante la cámara proporcionan muchas risas simplemente por ser ellas mismas.

El objetivo de Tiger King, en su esencia, es “mira toda esta mierda extraña que sucedió”. Pero una docuserie, o cualquier trabajo documental, debe tener un sentido más amplio, un propósito que haga relevante su historia. Al final de la serie, algunos pueden sentir cierta simpatía por Joe Exotic, quien está en prisión, pero nuestra comprensión de quién es y qué lo motiva no se ha profundizado mucho desde los primeros episodios. En la última entrega, justo después de escuchar el audio de Joe al teléfono desde la prisión, hablando entre lágrimas sobre que no debería estar allí, el programa corta inmediatamente las imágenes de Baskin y su esposo bebiendo champán después de enterarse de que Exotic, que repetidamente amenazó matarla a lo largo de los años, ha sido condenado. Es una pieza de edición abrupta y manipuladora que presenta a Exotic como víctima y a Baskin como la despiadada mujer rica que celebra el momento.

Joe Exotic en su ficha policial.

Joe Exotic en su ficha policial.

Lo que falta en Tiger King son los matices, pero también un mayor sentido de ética y humanidad. La serie ciertamente puede ser emocionante, un periodista de televisión describió el atractivo de Joe Exotic de esta manera: “Incluso si es un choque de trenes, no puedes evitar mirar”. Eso es Tiger King, un choque de trenes que no puedes evitar mirar, nada más y nada menos. Cuando el mundo se ha convertido en un choque de trenes masivo y profundamente angustioso, lo único que puede distraernos por completo es otro choque menos alarmante.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments