Ruth Bader ‘RBG’: la jueza que se convirtió en icono feminista anti Trump

En una época donde necesitamos iconos desesperadamente, nuestros mayores nos sorprenden y zarandean la conciencia. El caso de Ruth Bader Ginsburg, jueza del Tribunal Supremo de Estados Unidos, nos deja atónitos a la par que fascina. En el documental ‘RBG‘, de las directoras Julie Cohen y Betsy West, desgranan lo que ha sido la vida de Ruth a lo largo de los años. Su historia comienza tras graduarse en derecho a finales de los 50, cuando ningún bufete le daba una oportunidad  solo por ser mujer. 

Tras esta premisa, la jueza se encontró de bruces con lo que sería su vida profesional, dedicada a la lucha por los derechos de las mujeres y a la igualdad de género. De esta manera, consiguió ganar varios litigios importantes, en los que se discriminaba a la mujer solo por serlo, con casos por discriminación laboral, a favor del aborto y de la píldora. Defendió también a algunos hombres que, por ejemplo, tras quedarse viudos con un bebé no recibían las ayudas a las que sí podía acogerse una mujer en su misma situación.

Ruth Bader Ginsburg significa mucho para millones de personas y ahí es donde entra la figura de icono. En el documental podemos ver a los estudiantes de derecho que la han aupado hasta su apodo de ‘Notorius RBG’, contar cómo surgió el movimiento. “Cada vez que la jueza daba un discurso discrepante ante una sentencia en la que había mayoría conservadora, la red se llenaba de imágenes de la jueza diciendo <<I dissent>>”, una de ellas creó este Tumblr para homenajearla.

En una entrevista del documental relata: “Fui profesora en una escuela de derecho y así es como considero mi papel aquí con mis colegas que no han tenido la experiencia de crecer como mujeres y no aprecian las barreras arbitrarias que tenemos nosotras en el camino”.

Aunque a priori pueda parecer raro comparar a un rapero con una jueza del T.S. de Estados Unidos, ella misma cuenta que no le extraña nada, tanto ella como Notorius BIG nacieron en Brooklyn y son contestatarios, así que su apodo le encanta. Además del documental y de una película que acaba de estrenarse en USA Una cuestión de género, la figura de Ruth Bader se ha plasmado en siete libros, en uno de ellos, su coautora, Irin Carmon, explica  el llamamiento masivo de Ginsburg, declarando: “No creo que el estatus icónico que ha logrado pueda suceder sin las redes sociales en absoluto, porque creo que Internet nos ha brindado a las mujeres jóvenes la oportunidad de elegir nuestro propios héroes “.

Ruth llegó al T.S. con Clinton y, aunque algunos dicen que a los 85 está muy mayor para continuar, ella relata en el documental que seguirá mientras pueda hacer bien su trabajo.

Saltó el charco mediático cuando le preguntaron “¿Qué número de mujeres en el T.S. es suficiente?” y ella respondió: “Nueve. Durante 200 años (hasta 1981) en el T.S. solo ha habido hombres”; no hace falta que sea paritario porque siempre ha sido injusto.

Su trabajo ha significado un avance importantísimo en cuanto a leyes se refiere y su figura como jueza liberal le ha supuesto, incluso, que sea conocida también como “azote anti Trump”. En 2016, en plena campaña electoral dijo: “No puedo imaginar lo que sería este lugar, no puedo imaginar lo que sería el país, con Donald Trump como nuestro presidente”. Ahora, con el país patas arriba, los demócratas no pierden la esperanza  (y consumen tazas, camisetas y memes) gracias a una abuela con gafas que se parece mucho a la figura de la resistencia.

El documental que está nominado a dos Oscar se podrá ver a partir del día 1 de febrero en Filmin y Movistar +, además se proyecta en la Cineteca de Madrid y en Cinema Maldà de Barcelona.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments