Neil Gaiman enfrenta cielo e infierno en las pantallas

Good Omens, Neil Gaiman.
Good Omens, Neil Gaiman.

Ser igual de popular en la novela gráfica, la novela, el cuento y las series es un estatus reservado a muy pocos. Y en la actualidad, lo copa Neil Gaiman. Desde que hace 30 años este lector incansable y escritor deslumbrante comenzase con las historias de Sandman su obra no ha dejado de crecer, ni de interesar; ahora más allá del papel.

Aunque Sandman ha intentado, sigue haciéndolo, llegar a la gran pantalla aun no lo ha conseguido. Pero por el momento son otros de sus libros y personajes los que están traspasando medios, acercándonos a su análisis fantástico de las realidades posibles y, especialmente, a la mitología que puede ser en nuestra actualidad. De hecho, dioses y demonios son los protagonistas de todas las series basadas en su obra. Mientras el cine ha indagado en otras de sus fantasías con títulos como Stardust o Coraline.

Good Omens

Buenos presagios ha bebido para su adaptación toda esa esencia de la sociedad inglesa y de la lucha entre el bien y el mal a través de un ángel y un demonio humanizados, cómodos y vividores, que en la ciudad se enfrentan a la llegada del anticristo teniendo claro que su cielo y su infierno solo quieren la guerra. Y que ellos solo quieren evitarla y seguir viviendo.

La serie (Amazon Prime) sigue paso por paso la estructura de la novela manteniendo su punto de ironía y velocidad. Y el elenco no hace más que sumar para rozar la perfección con David Tennant, Michael Sheen, Jon Hamm, Frances McDormand (como voz de Dios) y Benedict Cumberbatch (como voz de Satán). El libro, coescrito por Neil Gaiman y Terry Pratchett en 1991, ha tardado en adaptarse pero quizás en otro momento no hubiese mantenido su esencia.

American Gods

American Gods es uno de los libros más largos y reflexivos del autor, publicado en 2001. De esos que dejan moraleja y que pase el tiempo que pase mantienen escenas en tu mente.

Los dioses, digamos, los de toda la vida, se enfrentan a los dioses de la sociedad actual porque sí, es ella misma la que los crea a través de las necesidades de sus habitantes en cada momento de la historia. Este enfrentamiento entre la tradición y la innovación está perfectamente medido y la serie (Amazon Prime) sabe exprimir toda la magnificencia de la novela con un lenguaje épico y visualmente onírico en el que el héroe también duda.

Lucifer

Con un formato opuesto a las anteriores, ya que apuesta por los episodios autoconclusivos y la clásica narrativa policial americana, Lucifer (Netflix) es ese diablo que ha abandonado el infierno para darse a la mejor vida en la ciudad de Los Ángeles. Los casos a resolver son casi secundarios porque el engranaje es el propio personaje.

El Lucifer de Gaiman comenzó a crear su propia historia como personaje de Sandman y posteriormente tendría su spinn-off en el cómic. Ahora vive una nueva visión a en la televisión con bastante más libertad respecto al original que en American Gods y Good Omens.

La televisión, siempre ávida de buscar nuevas adaptaciones, ha puesto su objetivo en el escritor británico y, seamos realistas, lo está haciendo de lujo.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments