‘Matangi / Maya/ M.I.A.’: Si tienes un micro, úsalo para decir algo interesante

Dos décadas de vídeos hechos por ella misma nos revelan la vida de M.I.A. y cómo pasó de huir de la guerra en Sri Lanka a vivir como refugiada en Londres. Si algo tienen en común los buenos documentales relacionados con el mundo de la música es que contienen imágenes de archivo de sus protagonistas, vídeos caseros a modo de relatos de aventuras y diferentes reacciones en la vida del artista donde se suele ver la evolución de su relación con el ámbito musical. En el documental MATANGI / MAYA / M.I.A nos revelan su identidad en todos sus sentidos, desde el más político al familiar.

M.I.A comenzó a grabar sus propias cintas hace veintidós años, cuando vivía con su familia en el sur de Londres. Su entorno y su vida en general componían un mosaico donde la música suponía una escapatoria a su realidad como refugiada. En el docu podemos ver cómo fue su descubrimiento de la música urbana y el rap, sus viajes a Sri Lanka y su llegada a la fama donde no tardó en demostrar que su altavoz iba a servir de denuncia para contar lo que había ocurrido en su país, aunque en la industria nadie quería oír hablar de algo así.

Cuando su estrellato se hizo real no faltaron los que la tacharon de radical por lo que decía en sus letras, de hecho su relación con USA empezó mal desde que la vetaran en la MTV por el vídeo de Sunshowers (un single de ‘Arular’). Poco después, en 2006, se le negó un visado de trabajo allí.

De todos los momentos en su vida que el documental intenta desentrañar, una cosa se destaca: la sensación de desarraigo de ser inmigrante. En 2001, cuando la guerra estaba en su apogeo, M.I.A. regresó a la zona de conflicto en el norte de Sri Lanka, armada con una cámara de vídeo para grabar las vidas de sus familiares. Para entonces, ya era una ciudadana británica que vivía en Londres y solo recibió una despedida condescendiente de ellos. “Nunca tuviste la experiencia de estar en una zona de guerra”, le dice uno de sus parientes, tal vez negándose a darle sentido a su necesidad de conectarse con sus raíces.

A primera vista, tal vez la simbiosis que existía entre su activismo político y su música también ha terminado, pero todavía hay otras guerras por librar. Cuando el London Evening Standard le preguntó sobre el movimiento Black Lives Matter, ella contestó con acritud: “¿Van a decir Beyoncé o Kendrick Lamar Muslim Lives Matter? ¿O  acaso importan las vidas sirias? Esa es una pregunta más interesante…”. La declaración hecha con reabia y su forma de enfatizar la necesidad de un activismo inclusivo no dejó indiferente a nadie, pero le costó un papel principal en el festival Afropunk en 2016.

Tras su paso por Sundance y la Berlinale llega este documental dirigido por Steve Loveridge, amigo de la artista, al In-Edit Festival y se presentará junto a Shut up and play de piano de Philipp Jedicke en las sedes del mismo en Madrid y Barcelona. (La película tendrá 5 pases en In-Edit Barcelona y entre el 1-4 de noviembre se proyectará también en In-Edit Madrid. Además durante las siguientes semanas MATANGI / MAYA / M.I.A. se podrá ver en varios cines de distintas ciudades).

El documental se estrena en el marco del In-Edit Festival en Madrid y Barcelona. Más info en su web.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments

Deja un comentario