La cuarentena ha cambiado nuestra lista de prioridades

habitos cuarentena
habitos cuarentena

La cuarentena ha colocado una lupa en nuestros hábitos diarios: lo bueno, lo malo y lo feo. El distanciamiento social nos ha obligado en estos meses a renunciar a muchos de los hábitos del día a día que apreciamos. ¿No puedes pasar una hora yendo al trabajo en un tren lleno? No hay problema. ¿No te puedes cortar el pelo durante tres meses? Eso sí puede ser malo.

Sin embargo, cuando nos vemos obligados a adaptarnos a un estilo de vida diferente, podemos darnos cuenta de que ciertos hábitos no deberían ocupar un lugar tan importante en nuestras listas de prioridades, o incluso estar en ellas. Perder el acceso a cosas a las que estamos acostumbrados, ya sean servicios (como esos cortes de pelo sagrados), estructuras (una vida de oficina de 9 a 5) o personas (amigos o compañeros de trabajo), nos muestra si realmente los queremos en nuestras vidas. Desde la programación excesiva y no dar tiempo a la espontaneidad, hasta la tolerancia de los amigos que toman más de lo que dan, estos son los hábitos previos a la cuarentena que queremos desechar:

nina cosford contact

Ilustración de Nina Cosford.

Gastar dinero en manicuras

Antes de la cuarentena, era una fanática de la manicura en gel . Dos veces al mes, como un reloj, me dirigía al salón de uñas para refrescar mis uñas, entregando más de 25€ en efectivo cada vez. Después de haber tenido las uñas desnudas durante la cuarentena, me di cuenta de que estaba desperdiciando mi dinero, puedo pintármelas yo o aplicar kits en casa. Claro que no va a durar el mismo tiempo que una manicura de gel y no soy tan hábil como una profesional. Después de la cuarentena, es posible que me haga una manicura en gel de vez en cuando, pero en su mayor parte, prefiero ahorrar y optar por alternativas más baratas.

Tolerar amistades tóxicas

Es un viejo cliché: realmente nunca se sabe quién está allí para ti hasta que la mierda golpea, pero me he dado cuenta de que eso es cierto en cuarentena. Las personas que me quieren y son encantadoras realmente han dado un paso adelante y se han mostrado. Y como el tiempo hay que valorarlo, quiero dedicar mi energía a aquellos que sé que se preocupan por mí. Así que renuncio a tener amistades casuales con personas que encuentro agotadores, ya sea por su negatividad o sus objetivos finales. La vida es demasiado corta, especialmente después de esta pandemia, para invertir en personas que toman más de lo que dan.

Programar cada hora de cada día

Como alguien que se nutre de la organización y la rutina, he tenido que aprender a ser más flexible en cuarentena. Antes del coronavirus, esencialmente cartografiaba cada hora de mi día para poder “marcar todas las casillas”: trabajo, eventos después del trabajo, entrenamiento, cena, etc., pero esta cuarentena ha demostrado que ese método deja poco espacio para el error humano.

Después de las primeras semanas con copiosas listas de tareas para darles un poco más de estructura a mis días de trabajo (y fines de semana), me di cuenta de que no me estaba dando el tiempo y el espacio necesarios para respirar y lidiar con las emociones complicadas de toda esta situación. Y si estaba siendo honesta, las listas de tareas pendientes me estaban agotando. Creo que a veces es bueno anhelar la estructura y el orden, pero ahora reconozco que está bien aliviar la presión.

Saltarse las pausas para el almuerzo

Uno de mis hábitos antes de la cuarentena era que a veces me olvidaba de almorzar o beber cantidades adecuadas de agua durante el día de trabajo. Mientras hacía la transición para trabajar desde casa a tiempo completo, noté que este hábito solo empeoraba. Con descansos menos obvios en el día y sin compañeros de trabajo preguntando si alguien necesitaba ir a almorzar, de repente levantaba la vista del ordenador sintiéndome hambrienta, deshidratada y aturdida. Así que me he obligado a programarme un descanso para el almuerzo en mi calendario y cumplir con los objetivos de mi consumo de agua todos los días. Disminuir la velocidad me ha obligado a ver lo importante que es escuchar a mi cuerpo, y voy a seguir priorizando mi bienestar, incluso cuando la vida comience a acelerarse.

Centrarnos en planes futuros en lugar de momentos presentes

Hace tiempo que sé que mi tendencia a concentrarme mucho más en el futuro que en el presente no siempre es la mejor, pero la pandemia realmente me ha mostrado cuán perjudicial puede ser esa mentalidad. En el pasado, me apresuraba constantemente esperando a que sucediera la próxima cosa “grande” (una celebración, una relación o un hito profesional, unas vacaciones, etc.) y me sentía muy decepcionada si esos eventos no sucedían.

Ahora, sin embargo, no solo entiendo que incluso los planes mejor establecidos pueden (y a menudo lo hacen) cambiar por razones fuera de su control, estoy mucho más en paz con ese hecho. Ahora me estoy centrando en abrazar el presente mucho más de lo que lo hice anteriormente. Todavía puedo esperar cosas para el futuro, por supuesto, pero me he dado cuenta que lo mejor es aprovechar el momento y no apresurarnos por lo que sea que esté a la vuelta de la esquina.

Ir de compras cada temporada

Antes de la pandemia, tenía la costumbre de renovar mi guardarropa cada temporada agregando algunos artículos nuevos a mi armario. Si bien casi nunca me volvía loca o hice una revisión completa del vestuario, estaba gastando una cantidad decente de dinero en prendas de vestir que ya tenía. En muchos sentidos, hice esto para entusiasmarme con la próxima temporada. Ahora, sin embargo, comprar ropa nueva parece un poco inútil. El impulso de atrapar todas las gangas y comprar todo lo nuevo ha desaparecido. Incluso después de que termine esta cuarentena, voy a ser más consciente de las cosas que ya tengo en mi armario antes de hacer planes para reabastecerme.

trabajar en casa

trabajar en casa

Siempre estar disponibles

Cuando tenemos la oficina en casa, a veces en la mesa de la cocina, a veces en el escritorio y, a veces, en la cama, seamos honestos, podemos quedar atrapados en la práctica de estar siempre con un ojo puesto en el trabajo. Mientras veía a otros crear nuevas rutinas en torno a él, me di cuenta de que, después de muchos años, es hora de revaluar la mía. Ahora mi ordenador portátil está cerrado y mi teléfono está apagado cuando termina el día de trabajo, ¡al menos, estoy trabajando en ello!

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments