Fotografías de boda que ayudan a recordar

Fotografías de boda.
Fotografías de boda.

Las fotografías de boda han evolucionado a la par que los propios eventos y encontrar cómo plasmar con la mayor veracidad un día tan especial se convierte en un detalle imprescindible. Cuando la fotografía comenzó a inmortalizar las uniones sentimentales lo importante era recordar el momento, tener una imagen que enseñar durante décadas a la familia y amigos. Pero ese objetivo tan sencillo ha quedado lejos para dejar paso a la ilusión, a la necesidad de dejar ver los sentimientos.

Las bodas han evolucionado y los novios ahora buscan mucho más, tener unas fotografías personales y únicas es su especial ilusión. Que la cámara capte sutilmente las emociones y que cuente una historia natural con el estilo personal de la pareja es la búsqueda más habitual en la actualidad para todos aquellos que están preparando su boda.

Es cierto que para no llevarse sorpresas lo más importante es investigar, conocer estilos y tendencias fotográficas que os ayuden a conocer qué es lo que realmente queréis y, por supuesto, dejaros orientar. Estudios como el de Sergio Gallegos, un fotografo en Alicante, demuestran lo importante de la labor de que el fotógrafo sepa reconocer las intenciones e ilusiones de los novios. Ellos se centran en la creatividad y la distinción con imágenes que siempre transmiten la situación ideal (y real) de la pareja; sin importar el escenario o el momento porque lo importante es la historia.

Como es una decisión importante ya que no hay vuelta atrás porque la experiencia será única, es interesante valorar todos los aspectos a tener en cuenta; como los momentos de la boda que más os apetece recordar, los lugares que son tan importantes para vosotros que no pueden faltar, o las personas sin las que ese momento no tendría ningún sentido.

Pero tampoco hay que olvidar otros aspectos como el escenario o el vestuario de las fotos. Por ello cada vez es más común que los novios se realicen sesiones de fotos previas al gran evento, ya que estas retratarán otros momentos y otros sentimientos, y así pueden dejarse llevar por un momento más desenfadado en el que es más sencillo encontrar la localización perfecta.

Ya en el momento de la boda cada pareja es diferente, algunos desearán que se retrate cada instante, sin dar demasiada importancia a la perspectiva sino a la realidad de la emoción, pero otros preferirán fotografías perfectas, de esas que podrían estar instaladas en las paredes de un museo. Capturar solo la atmósfera y los sentimientos, lanzar cuántos más disparos, o intentar conseguirlo todo es elección de la pareja. Lo importante es dedicar tiempo a la búsqueda de ese fotógrafo que entiende lo que queréis recordar.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments