Quince canciones para sudar (a gusto)

Canciones para sudar

Los gimnasios ponen música, no se sabe si para retener o para ahuyentar a sus socios. Éstos pagan al gimnasio, ya sea a través de clases individuales, de una cuota mensual o de esas promociones de no-pague-usted-matrícula-pero-pague-todo-lo-demás. Es decir, que, de una forma o de otra, estamos pagando por lo que escuchamos en nuestro gimnasio. Escuchar contra nuestra voluntad –y pagando- un remix de Azúcar Moreno no es justo. No es el mundo libre. No es lo que nos prometió el tío Sam.

Así que, aquí, en Nokton Magazine, donde nos preocupa mucho que amorticéis bien vuestro dinero, hemos decidido regalaros Canciones para sudar, una lista de reproducción que os salve de versiones ultrarrevolucionadas de baladas latinas y os ayude a  hacer ejercicio, en vuestro gimnasio o donde os salga del chándal, con motivación, esa cosa tan importante en los departamentos de Recursos Humanos. Quince canciones. Una hora. Disponible también en nuestra cuenta de Spotify.

1-      Bronski Beat – Smalltown boy

Los socios de los gimnasios se pueden dividir en dos tipos: los que están en su salsa y los que nos metimos allí por un tema de agenda setting, que normalmente coincide con el final del empacho navideño o con el comienzo de la operación bikini (¿cuándo empieza?).

Eso en términos generales, porque si nos ponemos a analizar casos particulares, puede tratarse de una rehabilitación, del proceso de superación de una ruptura amorosa, de los efectos secundarios de la regañina del médico de cabecera o de una apuesta, entre muchos otros.

Digámoslo de otra forma; hay dos tipos de público en un gimnasio: los que se sienten como un pulpo en un garaje y los que no. Y, precisamente, como un pulpo en el garaje se sentía el chaval de pueblo al que cantaba Bronski Beat en 1984. Perteneciente a su álbum The Age of Consent, este tema que habla del acoso a los homosexuales sonó en todas las pistas de baile de Estados Unidos y Reino Unido. Ideal para empezar a coger carrerilla. Run away, turn away, run away…

2-      New Order – Blue Monday

Un año antes de que smalltown boy saliera corriendo de su pueblo, en 1983, New Order, nacidos de lo que quedó de Joy Division tras la muerte de Ian Curtis, su líder, parieron la que hoy es  una de las canciones más remezcladas de la historia de la música. A nosotros nos sigue encantando la original: un in crescendo en toda regla.

3-      Sylvester – You make me feel (mighty real)

¿Qué es la vida sin falsete? Una mierda, debía de pensar Sylvester, detentor de un gran éxito en la América de los años setenta y de un aspecto tan ambiguo como su propia voz –lo apodaron la Queen of Disco– . Sylvester James, ése era su nombre completo, nos dejó en 1988, pero queda la frecuencia inalcanzable de sus cuerdas vocales y su espíritu visionario: mirad si no la cantidad de chándales que aparecen en el videoclip de este You make me feel.

4-      Madonna – Hung up

Madonna tenía que estar en esta lista. Porque nadie lleva un chándal como ella, porque ha hecho sudar a generaciones, por ese sampler de Abba y porque este vídeo es un todo un homenaje al culto al cuerpo, con la participación de la bailarina franco-argelina Sofía Boutella, que también fue musa de Nike. Ah, y por esta parodia que nunca dejará de hacernos reír. Cuando todos tus músculos se tensa y el monitor clava sus ojos en ti, el tiempo pasa despacico.

5-      Eric Prydz – Call on me

Con este corte, el sueco Eric Prydz se convirtió en uno de los precursores de la pornificación del dance comercial a la que hemos asistido en los últimos años (dad un repaso si no al material de Benny Benassi en YouTube, y a ver quién sale casto de la experiencia). Consiguió, además, que a muchos les entrasen unas misteriosas y repentinas ganas de ir al gimnasio. Call on me es una remezcla –o, más bien, una reconstrucción- de la ochentera Valerie, de Steve Winwood. Os recomendamos echarle un vistazo al videoclip si queréis ser testigos de la fusión perfecta entre un hombre y un croma.

6-      Avicii – Levels

Además de ser la música que presentaba a Ylenia, la concursante más rubia de Gandía Shore y de todos los realities de la historia, esto es un temazo, capaz de levantar a un muerto, del dj, productor y modelo sueco Avicii. Escandalosamente joven, por cierto, porque no tiene más que 23 años. Qué vergüenza. En Nokton Magazine no nos gusta la gente más joven que nosotras. Pasemos a la siguiente canción.

7-      Gigamesh – Your body

Todo un descubrimiento Gigamesh, un muchacho de Minneapolis, habitual de Kitsuné Maison, uno de los mejores recopilatorios de la música de baile actual. Elegancia, ritmo, y un mensaje implícito que nos viene que ni pintado: work your body. Y un videoclip con animalitos. ¿A quién no le gustan los animalitos?

8-      Daft Punk – Harder Better Faster Stronger

Para mensajes implícitos, el de esta pista, banda sonora de un anuncio de automóviles que se está emitiendo ahora y que me incita a comprarme un coche aunque no tenga carné, que no es sino otra confirmación de que, cuando se ponen, los franceses Daft Punk son los djs de nuestros corazoncitos. Este single, lanzado en 2001, es también el responsable de una moda de videoclips caseros, a cada cual más original.

9-      Hot Chip – Ready for the floor

Es hora de bajar un poco el ritmo con la que, como dice un amigo, es una de las canciones más raras que hemos oído nunca, de los inclasificables Hot Chip. Pero tiene marcha.

10-   The Trashmen  – Surfin’ Bird

Toca recuperar fuerzas y cambiar de registro con la banda sonora por antonomasia del frenesí. Volviéndonos locos desde 1963. Ladies and gentlemen, the strange sound of the surfin’ bird. Brrrrrrrrrrrrrrrrrr.

11-   Junior Senior – Chicks and dicks

Seguimos echándoles de menos. El ya desaparecido dueto danés Junior Senior (R.I.P.) nos regaló solo dos álbumes en la década de 2000, eso sí, repletos de temas ideales para mover el esqueleto con su mezcla de swing, funky, surf rock y electrónica

12-   Fatboy Slim – The Rockafeller Skank

Todo el mundo sabe lo que dice esta canción, pero nadie sabe lo que quiere decir. ¿”Right about now“? ¿”The funk soul brother“? Otro gran ejemplo de in crescendo que todos hemos bailado y que nos puede llevar muy arriba en nuestro body-building.

13-   Groove Armada – If everybody looked the same

También les echamos de menos. La armada británica del groove se hizo famosa en la explosión de electrónica digestiva que tuvo lugar a finales de los noventa, pero no sacan álbum de estudio desde 2010.

14-   Crystal Fighters – Follow

Vamos a hacer un poco de patria. Crystal Fighters, un grupo hispano-británico de folktronica lleva demostrando, desde su formación en 2007, que también se puede ser hippie en la pista de baile.

15-   Delorean – Moonsoon

¿Hola? ¿Seguís ahí? En caso afirmativo, terminemos ya esta hora de ejercicio con estos vascos afincados en Barcelona que ya se han hecho oír en todo el mundo con eso que algunos llaman pop solar. ¿Sabéis que es lo que más hidrata después del deporte? Una cerveza, si es con tapa mejor.

Foto cc: Chris Bruce

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments