La otra voz

obra-la-otra-voz

Manuel De, director de ¿Para qué? (La esclava de Andrómaca), La señorita Julia, Eduardo II, lleva la dramaturgia y puesta en escena de La otra voz, nueva producción de La Saraghina de Stalker, estrenada el jueves 4 de julio en la madrileña  Sala Tú.

Basado en La voz humana de Jean Cocteau, tragedia cotidiana en un acto, “monólogo a dos voces”, donde silencio y espera del otro cobran un papel esencial, siempre recordaremos a Anna Magnani, esa mujer despeinada en una habitación en desorden, rota de dolor, llamando por teléfono a su amante que acaba de dejarla por otra.

Escena de la obra 'La otra voz'

La otra voz es una lectura moderna, multidisciplinar, emotiva y universal de la perdida del ser amado. Toda apunta a que la voz del otro, ausente, es el gran protagonista.

La-otra-voz-cartelAntonio (Georbis Martínez), es un joven artista que se prepara para enfrentarse al fin de su relación sentimental con César (Gabriel Moreno). Previo al momento de la ruptura, la despedida con su pareja (Antonio), ensaya diferentes situaciones para darle sentido a la separación mientras se viste de  ansiedad, desolación y angustia, en ese silencio del otro y a la espera de respuestas.

Ensayo tras ensayo, Antonio prepara la maleta de César llegando al límite de la desesperación y descubriéndose en él: desnudo en escena por momentos, al desnudo siempre y vistiéndose de animal en un acto ‘performático’ en el que el actor se pone máscara y patas de cerdo. Al final, sus expectativas quedarán anuladas por la llamada de una amiga anunciado que será ella quien recoja la maleta.

Incluyendo video creación, performance, fuerza de la imagen poética, Manuel De realiza una puesta impactante e impresionante, ofreciéndonos un recorrido de la ausencia y la perdida, que es interpretado por un actor brillante que se deja la piel y se viste de pasión.

La otra voz de Manuel De, estará hasta el 1 de Agosto en la Sala Tú  (C/Velarde 15-17- Madrid) todos los jueves a las 20:3o h. La entrada cuesta 12 euros.

 

Fotos: La Saraghina de Stalker

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments