‘LA CURA’, un proyecto sanador que pone imágenes a la música más inspiradora

LA_CURA_PALOMITA_BLANCA

No todos los días aparecen en la pantalla creaciones tan potentes visualmente y con tanto que contar como lo que han hecho las chicas de LA CURA con la música de Bazofia. Este colectivo al que hemos entrevistado proviene de diferentes facetas artísticas y es algo que se aprecia solo con ver el videoclip. Su universo está por descubrir y las imágenes que dan vida a la canción de Perdío demuestran que una narración audiovisual por corta que sea puede decir mucho.

LA CURA- 'Palomita blanca'.

LA CURA pone imágenes a ‘Palomita blanca’ un tema del primer LP en solitario de Sebastián Orellana.

LA CURA, además, vuelve a la carga tras su debut con Perdío con otra creación artística en forma de videoclip, se trata de Palomita blanca, una balada orquestada del músico Sebastián Orellana en solitario a la que dan vida en blanco y negro y en formato 4:3. Este segundo trabajo cargado de simbolismo es todo un homenaje al cine clásico y a la serie de animación Over the garden wall.

Nokton Magazine: Para empezar, contadnos, ¿qué es ‘La CURA’ y cómo nace?

LA CURA: Somos un equipo de trabajo creativo que encabezamos Alejandra Amere, Carmen Hinojosa, Pilar Angulo y Verónica Morales. Este proyecto “sanador” nace de la necesidad y deseo de mantenernos conectadas en el ámbito creativo. Es un espacio donde poder desarrollarnos, dar forma a nuestras ideas e inquietudes, compartirlas y amasarlas de manera colectiva. Cada una aporta su lenguaje artístico. Comenzó en conversaciones de WhatsApp a causa de la admiración que sentíamos las unas por las otras y Perdío ha sido nuestro pistoletazo de salida. Tenemos muchas ganas de dar el siguiente paso y tener un espacio físico propio.

NM: Al venir cada una de distintas disciplinas entendemos que habéis encontrado el punto de unión en este proyecto de performance, ¿cómo fue el proceso de creación?

LC: Verónica viene de las artes escénicas, Carmen de la producción audiovisual, Pilar de la creación estética y Alejandra de la imagen y fotografía. Creemos que el secreto está en mantener un espacio y comunicación durante todo el proceso, trabajando mano a mano y con amor. Para ello hemos creado departamentos donde podemos experimentar y desarrollar nuestra tarea de manera libre e independiente para después terminar de modelar entre todas. El proceso de creación ha fluido de manera natural entre nosotras y nuestra relación se ha fortalecido durante este primer experimento. Confiamos las unas en las otras, todo es organizarse y ser constructivas. El rodaje con las interpretes estuvo inspirado en la metodología en el set de Albert Serra y el trabajo de escena.

NM: ¿Habíais estado en contacto con Bazofia para realizarlo?

LC: No solo hemos estado en contacto, Lorenzo de Bazofia nos ha apoyado en todo momento y ha formado parte del equipo. Durante la preparación del rodaje creó varias playlist para que todo el equipo se sumergiera en la atmósfera en la que íbamos a trabajar. Estuvo con nosotras durante el día de rodaje; y en la fase de post producción creó una nueva capa de sonido para acompañar ciertas acciones del vídeo. Además somos amigas, hace tiempo que nos apoyamos mutuamente en los proyectos que sacamos, nos admiramos, cuidamos y brindamos.

NM: Este universo que habéis comenzado a explorar tiene mucho por descubrir, ¿vais a seguir por este camino o tenéis diferentes metas y / o disciplinas en mente?

LC: Metas no faltan. Cuanto más lejos nos permita viajar este proyecto, mejor. En cuanto a lo de las disciplinas no es un objetivo o pretensión abarcar otras. Al trabajar juntas ya estamos creando mezcla.

Nuestro lenguaje común es el audiovisual, es el terreno en el que deseamos experimentar.

En cada proyecto buscaremos complementar las ideas que surjan con el universo personal de cada una. Haremos camino al andar.

NM: Tanto la puesta en escena, como el equipo de chicas y los decorados dan una sensación muy poderosa en el vídeo, ¿qué habéis querido plasmar más allá de las imágenes?

LC: La idea de este vídeo nace de Verónica. En sus creaciones busca que cada persona encuentre su propio relato, por lo que no hemos desarrollado una historia aristotélica sino más bien un trabajo de sensaciones.

Queríamos plasmar un encierro, una conexión entre la mujer y la naturaleza que se viese reflejada a través de tareas relativamente cotidianas.

Casualmente el resultado ha sido casi premonitorio con la situación actual y nos invita a reflexionar que las cosas podrían ser de otra manera, que no hay una sola forma de vivir, de relacionarse, de hablar y que el simple hecho de pensarlo ya es el primer paso para que esos cambios puedan sucederse. Hay un poco de esos conceptos en la historia.

NM: La puesta en escena también está cargado de poder femenino y sororidad, ¿le habéis dado especial importancia?

LC: Estamos en el comienzo de una nueva era donde las mujeres tenemos muchas cosas que contar porque nuestras ancestras tuvieron mucho que callar, de alguna manera la vida es como una balanza y necesita equilibrio.

El mundo necesita un poco de visión femenina porque llevamos demasiado tiempo viviendo una sociedad masculina. Esto va más allá de hombres y mujeres, va más allá del género, hablamos de energía.

Creemos que es hora de cuestionar algunos términos como por ejemplo el de fuerza. La fuerza está ligada a lo físico, al movimiento, a lo masculino y para nosotras la imagen de muchas mujeres juntas es la mayor expresión de fuerza conocida, casi equiparable a la mayor fuerza de todas, la de la naturaleza. Estremece, emociona y deseamos explorarla.

NM: Una de las cosas que más nos llaman la atención es la fotografía, ¿teníais pensado cómo iba a quedar antes de la realización?

LC: Hubo un estudio previo por parte de Carmen y nuestro amigo Juanma de la Cruz, encargado de la iluminación, valorando los medios técnicos de los que disponíamos; Verónica desarrolló las acciones que se llevarían a cabo y Pilar terminó de completar con la escenografía. Para nosotras es muy importante planificar las cosas, pero también dejarnos llevar. La idea era jugar con la improvisación y dejar que la creación tuviera algo de fortuita, con esas directrices fue desarrollándose el rodaje. Fue un juego de incertidumbre durante cinco horas que sumado a la belleza y embrujo del escenario y a la casa de los abuelos de Alejandra en Posadas, ha dado como resultado esta potente imagen que ella misma ha retratado.

NM: Lucha, baile y sudor… Da hasta pena imaginar que no podremos volver a la normalidad hasta no se sabe cuándo, ¿por qué os lanzáis en un momento como este?

LC: La primera vez que nos reunimos fue a final del año pasado. El rodaje lo hicimos en enero y los primeros cortes de montaje justo antes del confinamiento. Hemos sido rigurosas con las fechas, tampoco hemos querido alargar el deseo y las ganas en el tiempo. Como no sabíamos cuándo podríamos reunirnos de nuevo nos pusimos horarios, reuniones online y entregas para seguir con el plan. Vivir este proceso dentro de una pandemia nos ha servido de terapia. La idea era hacer un estreno del vídeo en la presentación del vinilo de BAZOFIA, pero las circunstancias han hecho que haya sido un poco más íntimo y en un ambiente mucho más parecido al que grabamos aquel día. Nuestra necesidad era expandirnos y eso estamos haciendo, aunque sea desde nuestro encierro, de hecho ya tenemos planteado nuestro segundo proyecto.

NM: Para terminar, ¿habéis descubierto algo que os guste hacer y que no sabíais en esta cuarentena?

LC: La salida no está en el exterior, está en cada una de nosotras, así que hemos experimentado el estar con nosotras mismas con más calidad que antes, escucharnos con detenimiento y descubrir un poco más nuestro universo interior. Ha habido días más enriquecedores y otros más tristes, pero eso no nos ha detenido, ha sido un absoluto descubrimiento sentir calma, no tener que acudir a mil eventos, no sentir la “autoimposición” de ser productivas a todas horas. El encierro junto a la terapia que ha supuesto el proceso de lanzamiento de LA CURA nos ha dado fuerza y confianza para seguir apostando en el proyecto. Tenemos ganas.

LA CURA ha estrenado nuevo trabajo con la música de Sebastián Orellana: Palomita blanca.

Este post se escribió el 11/05/20 y se actualizó el 8/10/20.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments