Versiones transgénero: canciones travestidas

Versiones transgénero: canciones travestidas

La música, como el ser humano y la vida, también tiene la capacidad de travestirse, aunque no siempre sea con buena prensa. Quienes se adentran en el discutidísimo campo de las versiones –los hay que odian escuchar su canción favorita en boca de otro- tienen dos opciones. La primera y más conservadora: intentar no sacar los pies del tiesto, con una interpretación lo más parecida (“respetuosa”, lo llaman) posible a la original. La segunda: la de tratar de hacer suya la partitura, y, si es posible, de robársela a su “dueño”. Nuestra favorita. Hoy vamos a escuchar canciones que un día cambiaron de género (disponibles en Spotify).Y no solo nos referimos al del cantante.

“Hot’n’cold”: De Katy Perry al folklore ucraniano

A Los Colorados los invitaron un día a una televisión local de su país, Ucrania, para que tocaran algunos de sus temas, y decidieron incluir en el repertorio una versión del sencillo de la superestrella Katy Perry que entonces reventaba las listas de éxitos, “Hot’n’cold”. Al cantante, que no sabía ni pizca de inglés y cantaba la transcripción fonética de la letra, se le escapaba la risa. Pero un buen día la grabación llegó a manos del equipo de Ellen DeGeneres, y esta alegre versión del éxito pop a la eslava y por acordeón recibió millones de visitas en YouTube. Los Colorados ya tienen un disco y varios videoclips.

“I want you to want me”: Del power pop a la pasión norteña

Para la banda sonora de Rudo y cursi (Carlos Cuarón, 2008), el actor mexicano Gael García Bernal, protagonista del filme junto a Diego Luna, se limitó a recoger la reinterpretación que algunas bandas norteñas de su país ya hacían del éxito que popularizó la banda estadounidense Cheap Trick en los setenta. Así se pasó del dulce pero firme I want you to want me al macarra (aunque también un poco desesperado) quiero que me quieras.

“Iron man”: Del heavy metal a la cumbia colombiana

El ron se acabó, maaaaaaano. Así suena la revisión de uno de los riffs más conocidos de Black Sabbath, la legendaria banda de heavy metal que “perpetró” Ondatrópica, el proyecto de investigación musical del colombiano Mario Galeano y el británico Will Holland, alias Quantic, promovido por el British Council. Sin Ozzy Osbourne, con mucha percusión y viento, y unas cuantas revoluciones por delante del original.

“Timber”: de Pitbull al doo wop

Incluso el rey del featuring, Pitbull, es susceptible de ser revisado y versionado. Se supone que una buena canción tiene el don de la versatilidad, y así lo demuestra este cover tan elegante de “Timber”, uno de los últimos éxitos del rapero de Miami, a manos de Scott Bradley y su Postmodern Jukebox, que hace honor a la máxima de la banda: el twist es el nuevo twerking.

“Beat it”: de Van Halen al carillón

“Beat it”es, sin duda, uno de los pilares sobre los que se asienta el histórico éxito de Thriller, uno de los discos más vendidos de Michael Jackson y de la historia. Y, a su vez, el éxito de “Beat it” se asienta sobre el solo de guitarra de Eddie Van Halen que abre la canción, que los californianos Jack Conte y Nataly Dawn, Pomplamoose, no tuvieron reparo en sustituir por el sonido de un carillón. Este matrimonio-orquesta, cuya carrera se ha desarrollado enteramente online, se hizo famoso por sus vídeos de YouTube en los que versionaban grandes éxitos de otros artistas con una sola condición: el playback (también el instrumental) estaba prohibido.

“Hey ya”: Del southern rap a la guitarra acústica

En 2003 André 3000 y Big Boi, o, lo que es lo mismo, Outkast, monopolizaban la MTV y ponían de moda el verde con lo que, sin duda, fue uno de los bombazos del año, “Hey ya”, un himno canalla, festivo y guasón a la follamistad y las relaciones sin compromiso. En 2006, un vídeo de un cantautor llamado Obadiah Parker versionando el tema acompañado solo por su guitarra y una gran melancolía se convirtió en una sensación viral en YouTube.

“Get Lucky”: de Daft Punk a la música de cámara

Imprescindible de 2013, “Get Lucky” fue el tema que consagró a Daft Punk como un grupo para todos los públicos más allá de los clubes de electrónica. Compuesto por el Rey Midas Pharrell Williams, el sencillo tampoco ha escapado a las versiones, y cuartetos de cuerda de todo el mundo ya la han adaptado a su repertorio –dad, si no, un paseo por las calles de vuestra ciudad más frecuentadas por músicos-. Vitamin String Quartet, el proyecto del sello californiano Vitamin Records, ya se han atrevido con ella.

Foto cc: stuffstuffstuffstuff

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments