Seis videojuegos que deberían ser películas (y sus directores deberían hacerlas)

Hay videojuegos que deberían pasar a la historia, tienen que hacerlo por justicia cósmica, que no divina, pero por si acaso eso no existe aquí hemos hecho nuestra particular lista. Resident Evil o Silent Hill ya lo hicieron, una con mejor suerte que la otra; aquí nos alejamos de la sangre y el miedo para irnos por otros caminos más escrutables como son el de Super Mario Bros o el del famosísimo Tetris.

Duck Hunt

Director: Wes Anderson

Un padre de familia que se acerca a su madurez (pongamos, interpretado por Bill Murraybusca el reencuentro con sus hijos adultos (Owen Wilson y Jason Schwartzman, sin duda) en una expedición de caza de patos a través de Europa. Sería una comedia dramática- fraternal meticulosamente construida en la que el famoso cocker spaniel del videojuego tendría un papel especial a lo Mr.Fox. ¿Quién no querría verla? Este fue uno de los videojuegos más míticos para los niños que crecieron en los 80 y 90, revivirlo sería todo un regalo.

The Secret of Monkey Island

Director: Terry Gilliam

Si algo es cierto es que después de la trilogía de Piratas del Caribe, estamos hartos de pelis de calaveras, pero esta sería una comedia sarcástica y llena de gags  sobre cómo el protagonista, Guybrush Threepwood, llega a una isla deshabitada y tiene que superar un montón de obstáculos para enfrentarse al terrible pirata fantasma LeChuck. Aquí es donde también intervendría el personaje de Elaine Marley, quien tiene que ser rescatada por el de Guybrush. Con una BSO llena de música reggae y el estilo visual tan característico de Gilliam, podría salir algo casi perfecto, eso siempre y cuando el director pueda encontrar un estudio de cine que le dé a producción la pasta necesaria para llevarla a cabo, aunque, si lo hiciera Lucas Film (que es quien tiene los derechos), no saldría una suma tan desorbitada.

Super Mario Galaxy

Director: Richard Kelly

En 2007, cuando salió el juego para Wii los críticos y expertos dijeron que era el mejor videojuego de la década. El espacio exterior le estaba sentando de maravilla a Super Mario. Aunque ya sabemos que se hizo una estrepitosa película de los hermanos Super Mario, ya es hora de que se intente de nuevo, sería muy divertida, con muchas locuras de por medio y todo empezaría por el reparto:  Hulk Hogan, Dame Judi Dench y los cinco Backstreet Boys.

Second Life

Director: David Lynch

Esta película estaría protagonizada por el policía del típico pueblo aburrido y pequeño, si ponemos a Kyle MacLachlan (Twin Peaks), todo mejoraría, aunque, con el hype de True Detective, quizá también podríamos estudiar qué tal quedaría McConaughey. El poli pasa sus días en el idílico pueblecito, pero, por las noches, su vida se centra en un videojuego (pongamos que es L.A. Noire)  y llega un momento en el que ya no puede distinguir si está o no dentro del videojuego. A medida que la historia avanza, la narración se vuelve cada vez más incomprensible, lo que en parte refleja el estado emocional del protagonista.

The Oregon Trail

Director: Los hermanos Coen

La escasez de buenas peluquerías en el siglo XIX del oeste americano seguramente proporcionaría a los Coen un montón de cortes de pelo y bigotes postizos con los que caracterizar a sus actores en este film. Steve Buscemi y John Turturro serían los elegidos para hacer de un par de pioneros desventurados que, cuando están muriendo de la fiebre tifoidea y la difteria, sufren las inclemencias del tiempo y los ataques al azar por los nativos norteamericanos del salvaje oeste. Mejor pinta que Valor de ley desde luego que tiene.

Tetris

Director: Michel Gondry

En un mundo derrotista y sin imaginación en el que viven piezas cuadradas y en forma de L, Géraud (interpretado por Elijah Wood en un traje de cartón, boina y bigote francés) es una romántica forma de Z ,con el sueño de convertirse en pintor, aunque su postura incómoda hace que sea muy difícil establecer un caballete para cumplir su sueño. Un día conoce a una hermosa pieza en forma de L con nombre Virginie, pero su amor no puede ser nunca, porque ella está comprometida con otra pieza con la que encaja a la perfección. La BSO sólo sería la canción del mítico juego sonando durante 90 minutos, cada vez más rápido.

Foto: Emalord (cc)

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments