Qué hacer en Benidorm durante el fin de semana del Low Cost Festival

Sólo con oír el nombre de Benidorm, unas cuantas imágenes se nos vienen directamente a la cabeza. Imágenes que no dejan a la localidad costera en muy buen lugar, principalmente son cuatro:

1. Cientos de turistas (sobre todo ingleses y alemanes) bebiendo toda la cerveza que les quepa en su organismo hasta caer inconscientes. Sol y bebida barata. Benidorm es su paraíso.

2. La experiencia playera a modo de lata de sardinas, es decir, sombrilla con sombrilla y ombligo con ombligo.

3. El imserso español. Para qué negarlo, Benidorm es la localidad favorita de los más mayores para disfrutar de unos días de vacaciones. Karaokes, salones de baile, actuaciones en directo… Todo está enfocado al público de la tercera edad.

4. Los casposos pubs y discotecas. Como venimos diciendo, Benidorm está hecha para guiris y mayores, si te das una vuelta por la noche sólo encontrarás neones y a muchos ingleses incapaces de mantenerse en pie.

Benidorm

¿Y para qué hablar entonces de Benidorm? Porque a pesar de todo, la ciudad tienen su encanto. Este fin de semana, y gracias al Low Cost Festival, será rebautizada como Beniyork: capital del indie de viernes a lunes. Por si vas por allí, aquí te dejamos unos cuantos planes muy bizarros y muy low cost para que disfrutes del festival sin dejar de pasear por esta localidad costera tan vilipendiada.

beniyork playaPara disfrutar durante el día, recomendamos una sesión intensiva de Cable Ski o, en otras palabras: esquí naútico sin necesidad de ningún tipo de barco. Para los espíritus juerguistas, es imprescindible cenar chopitos y sangría en el restaurante de María Jesús y su acordeón al ritmo de ‘Pajaritos’. No te la querrás perder después de ver el delirante spot promocional que ha hecho el festival junto con la musa de Benidorm, donde versiona la canción de Fangoria Dramas y comedias y donde podemos ver apariciones estelares de los personajes más extravagantes del lugar como La Centollo, La Prohibida o un Flipper muy particular. Imprescindible también mezclarse con la fauna extranjera, las clases de ingés son muy caras así que no deberías desaprovechar esta oportunidad si viajas a la localidad alicantina.

El festival lleva dos años jugando muy bien sus bazas, el año pasado dieron mucho que hablar con No esperes a viejo para ir a Benidorm, reivindicando su gen fiestero y su encanto atípico.

Hagas lo que hagas, no te olvides de darle duro al postureo y a Instagram. Espera, ¿no son lo mismo?

Fotos: Sigma films / Dominique B (cc) / William Helsen (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments