¿Qué fue de lo homogéneo?

Uno de los grandes calificativos para cualquier persona, lugar o producto es: único, porque lo único se busca instintivamente y es innato personalizar cosas o espacios. No importa el ámbito; deportivo, sofisticado, callejero… lo único es sinónimo de personal y de inigualable.

Aunque en muchas ocasiones el conseguir que algo sea único pasa irremediablemente por el trabajo manual de sus propietarios las marcas que lo homogéneo ya no se busca y dentro de sus colecciones buscan la gran diferenciación. Por ello perseguir lo característico es tendencia, sea con elegancia, con rebeldía o con un mix de ellas muchos momentos son insuperables. Viajar en coche por la ciudad, tomar un cóctel perfectamente equilibrado, alojarse en un hotel de diseño o ver la creación de un sastre son algunos de ellos.


Es el sastre Lander Urquijo uno de los encargados de mostrar lo único que es el nuevo Opel Adam. Único en base a tres conceptos; diseño, tecnología y personalización que mimetiza en la búsqueda de lo original y lo urbano proponiendo al comprador que customice lo cotdiano.

Foto: Ana_Rey (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments