Hay vida más allá del gin-tonic

Gintonic

Si no te apasionan las cucharillas rizadas, las tónicas, pepinos y marcas como Tanqueray, Citadelle o Hendrick’s estás en el texto adecuado. Este artículo va dirigido a todos los enemigos de la gin-tonic-manía, moda que desde hace tiempo asalta medios, tiendas y bares para ver quién prepara el combinado con ginebra más trendy. O simplemente para aquellos que les apetezca cambiar de vez en cuando y descubrir que hay vida más allá del gin-tonic. Aquí va nuestra lista de cócteles, guiada por tres normas made in Nokton Magazine: que sean sencillos (porque no todos tenemos tres mil ingredientes en casa), fáciles de preparar y muy muy versátiles (que puedas cambiar refresco de limón por naranja, vaya).

Mojito de sobras. ¿Cuántas veces has tenido que tirar la fruta que no te ha dado tiempo a comer? ¿Por qué no mezclar algo tan sano con un perjudicial (y delicioso) ron? Porque la clásica receta del mojito da para muchas variaciones: tantas como frutas tengamos en la nevera. Basta con echarle algo de ingenio y pensar en lo bien que nos va a sentar ron blanco con fresas, kiwi, sandía, piña…sin olvidar el azúcar, hielo picado y el agua con gas (o similar).

Gintonic2

Tequila Sunrise. Otro clásicazo tan sencillo como exuberante. Sólo necesitas tequila, jugo de naranja y granadina. Y a disfrutar.

París de noche.  Un combinado que ya cuenta con su propia marca y que es perfecto para todos los amantes del brandy: lleva coñac, refresco de cola y agua mineral. Las cantidades, como en el resto, las dejamos a elección del bebedor.

Grumete. Esta  mezcla, igual que la anterior, es de gustos extremos. O la amas o la odias. Consiste en bourbon con cerveza rubia y, si tienes licor de albaricoque, puedes darle un más que recomendado toque final.

Tequila Sunrise garnishedGuiño de piña. Un cóctel de los peligrosos por su inocente sabor: vodka diluido en zumo de piña y zumo de piña colada, que hará que el alcohol pase por tu garganta escondido en un miscelánea tropical.

Destornillador. También de los más famosos y también de elaboración para dummies. Vodka mezclado con zumo de naranja. Así de fácil.

Tonic-quila. Si te has pasado con la comida, nada como un digestivo tonic-quila. Los dos ingredientes principales nos los chiva el propio nombre del combinado, pero si le quieres dar un golpe de sabor no le va nada mal algún licor de frutas o zumo.

Indiana. Para los que prefieren el whisky y les apetece tomarlo de un modo distinto, sólo tienen que añadirle zumo de pomelo y agua con gas (más o menos a partes iguales) y conseguirán un aventurero indiana.

Huracán. Un torbellino de ron rubio, ron blanco, jugo de maracuyá, naranja y piña. Tan mortífero como adictivo.

Tumba-dantas. Este combinado llega a Nokton Magazine a través de una leyenda urbana que cuenta la historia de un hombre capaz de aguantar cualquier mezcla…menos esta. Es el más fuerte y por eso lo dejamos para el final: se compone de absenta de 80 grados y Sprite (u otra bebida gaseosa con sabor a limón). Sólo apto para los más duros/as.

Fotos: Global Jet (cc)/ Dfbm(cc)/The Culinary Geek (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments