‘Getting There’: un documental sobre las realidades de la mujer en Asia

“La mujer ocupa un lugar marginal en la prensa de Asia-Pacífico”, rezaba una reciente noticia. En la publicación se hacía referencia a un estudio, presentado por la Unesco y la Federación Internacional de Periodistas centrado en el sur y sureste asiático y el Pacífico. En él se informa de la discriminación sufrida por las trabajadoras del mundo de la comunicación simplemente por cuestión de género. Desgraciadamente, la triste realidad es que esta desigualdad laboral no es más que la punta del iceberg. Ser mujer en Asia, en muchos casos –sobre todo dentro de las clases más desfavorecidas- constituye un auténtico reto de supervivencia. Basta con hacer una simple búsqueda en Google para toparse con desalentadores titulares. “La mujer asiática agoniza” o “El hogar es un campo de batalla para las mujeres en Asia” son algunos ejemplos. La pobreza, el fuerte arraigo de algunas tradiciones, el dominante patriarcado y, sobre todo, la falta de educación y formación son las principales causas de tantas desigualdades que, en muchos casos, desembocan en violencia y explotación sexual. Afortunadamente hay personas y organizaciones que trabajan por mejorar la situación de estas mujeres, así como proyectos que pretenden ser el altavoz de estos contextos sociales. Dentro de estos últimos se encuadra Getting There, “un proyecto documental de lucha social”, tal y como se recoge en su carta de presentación. En Nokton Magazine hemos charlado vía Skype con su equipo que, ahora mismo, se encuentra en plena fase de rodaje en Nepal.

En Europa “cerramos un poco los ojos a ciertas realidades”, afirma Jun Trenco, directora del documental. De esa ceguera voluntaria surge su deseo de que la gente “sea consciente” de lo que está pasando. Por su manera de expresarse y su trayectoria parece que nos encontramos ante una autentica todoterreno. Estudió cine en la ESCAC -Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya-, la BBC y tiene un máster en la Edinburgh Napier University. Actualmente, con 26 años, dice ser una enamorada de Asia, continente que conoce bastante bien después de haber estado recorriéndolo desde 2011. “Aquí descubrí lo que me gustaba más a nivel profesional y vocacional, descubrí que me quería encaminar hacia el ámbito social”, -se especializó en relaciones internacionales y cooperación-. Con su ímpetu no tardó mucho en convencer a los otros dos miembros del equipo, Elisabet Navarro, trabajadora social que ejerce de ayudante de dirección, y Pau Xandri , jefe de sonido.

Supliendo las dificultades de conexión a internet, los tres componentes de Getting There nos explicaron que su idea es centrarse en las experiencias vitales de cuatro mujeres de cuatro países distintos –India, Nepal, Birmania y China- . Los testimonios principales de las 4 protagonistas irán acompañados de otros secundarios –aunque no por ello menos importantes-. Actualmente, ya han contactado con varias mujeres, víctimas de experiencias traumáticas, y realizado diversas entrevistas. Una de ellas con Sunita Danuwar, una mujer nepalí que, en su adolescencia, fue víctima del tráfico humano y de las redes de prostitución en la India (en Bombay se encuentra el distrito de Kamathipura, conocido como distrito de las luces rojas y una de las zonas de prostitución más grandes de Asia). Tras su rehabilitación, Sunita, decidió crear su propia organización en Nepal, Shakti Samuha, desde la que trabaja ayudando a niñas que corrieron su misma suerte. Con todo esto, Jun, Elisabet y Pau persiguen objetivos tales como acercar al público a los slums –barrios de chabolas- de la India, donde organizaciones como Sonrisas de Bombay luchan por otorgar oportunidades a adolescentes y mujeres adultas; o, incluso, poder asomarse a los campos de refugiados birmanos, situados en la frontera con Tailandia, con el objetivo de comprender, de primera mano y gracias al respaldo de Colabora Birmania, cuáles son las condiciones de las mujeres en los conflictos armados.

Una mujer nepalí y su hijo, sin casa tras el terremoto

Una mujer nepalí y su hijo sin casa tras el terremoto del pasado abril

Tras su paso por la India, donde ya han rodado algunas escenas, han llegado, hace pocas semanas, a Nepal. Aquí, el tráfico humano y la trata sexual es algo que los ha dejado impactados, sobre todo a la hora de hablar con algunas de las afectadas, debido, entre otras cosas, a su temprana edad.  “Yo me esperaba encontrar mujeres de 30 o 40 años y muchas son niñas de entre 8 y 14. Es muy chocante”, confiesa Pau. “En Nepal, después del terremoto del pasado abril, se ha incrementado la trata de personas. Toda niña o mujer que haya quedado sin casa o huérfana es bastante vulnerable ante las redes de prostitución. Hay intermediarios de la mafia que se infiltran como ayuda humanitaria y las convencen para que entren en la red. Ellas muchas veces no son conscientes de que están entrando en una red… algunas incluso son vendidas por familiares”, comenta Jun.

Es la primera vez que Jun, Elisabet y Pau se enfrentan a la temática de la desigualdad de género y a sus diferentes realidades, y, como ellos mismos reconocen, el trabajo de documentación está siendo arduo. “Consultamos las webs de las organizaciones de mujeres, leemos muchos informes sobre la situación de la mujer, intentamos contactar con diferentes ONG´s y asociaciones…”, relata Elisabet. A esta laboral de investigación, tal y como nos cuenta Jun, se suman las dificultades que “a nivel psicológico, moral, de convivencia…” conlleva un documental de estas características. Por suerte, hay organizaciones que se han volcado con el proyecto, algo que les da fuerzas para continuar. Es el caso de las anteriormente citadas Sonrisas de Bombay, Colabora Birmania, Shakti Samuha y de Chhahari Nepal.

Para la banda sonora del documental han contactado con el grupo de fusión Ata Harocho. Elisabet fue su descubridora. “Me parece que la música que hacen encaja mucho con los países por los que se rueda el documental… irán creando la música según las sensaciones que les aporten las imágenes grabadas.”

Gracias a muchos colectivos desinteresados implicados en la causa, la situación de la mujer en Asia está mejorando, pero muy poco a poco. Getting There es otro pequeño gran paso para poder conseguir aquello que anhelaba la escritora inglesa Mary Wollstonecraft, que las mujeres tengan poder “sobre ellas mismas”.

Si queréis colaborar con Getting There podéis hacerlo a través del Verkami que el equipo ha lanzado hace unas semanas. Más información pinchando aquí.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments