Conciertos de grupos de tributos, ¿hasta dónde?

Concierto grupos de tributo.
Concierto grupos de tributo.

Año 2025. Agenda de conciertos de cualquier sala. Jueves, tributo a esa banda mítica que te acompañó en la infancia. Viernes, tributo al grupo que marcó tu adolescencia. Sábado, tributo a un grupo que está ahora de gira pero, por si no te pilla a mano. ¿Suena realista? En los últimos meses estamos viendo cómo los conciertos de grupos de tributos son constantes en la agenda cultural de cualquier ciudad, ¿hay un por qué?

El plan de ir a un concierto de versiones es cada vez más habitual, copan las salas, los festivales, y los escenarios de fiestas locales con dos posibilidades; aquellos que interpretan en el mismo concierto temas de diferentes grupos, más cercanos a una orquesta en el repertorio, aunque suelen centrarse en temas de rock y que algunos denominan como ‘bandas de versiones’, y aquellos que solo hacen covers de un grupo y que en muchas ocasiones buscan replicar su estética, sus gestos, e incluso actuaciones enteras.

Ante el incremento de estos conciertos el debate está servido: ¿estamos denostando a los grupos con repertorio propio? ¿o simplemente estamos apostando un formato musical más? Es normal en un grupo que en sus comienzos toque versiones, tanto para los primeros ensayos como cuando suben por primera vez al escenario para intercalarlas con las suyas, el debate surge cuando vive solamente de replicar a un grupo.

Puede que este auge tenga que ver con la inercia de los productos culturales actuales en la que todo se revisita y se “remakea”, basta echar un vistazo a una cartelera para ver pocos guiones originales y muchas ideas ya utilizadas. Con ello se abandona la creación pura, lo que no implica que interpretar música de otros no sea atractivo (y esperamos no dejar de oír algunos clásicos), pero las salas se están llenando de bandas que no componen. Es más fácil entrar en el circuito bajo el nombre de una banda ya reconocida que empezar de cero; componer, ensayar, hacer marca y conseguir un público fiel. Muchos de los músicos de esas bandas tributo también tienen o han tenido una con temas propios.

La nostalgia parece ser uno de los grandes motivos de esta tendencia pero no evita que nos planteemos si es el público el que no quiere ver bandas nuevas, o si no están abiertos a música desconocida, a arriesgarse a descubrir.

Cada vez con más asiduidad tributan bandas que siguen en activo. Es difícil determinar el por qué un amante de la música escoge ir al directo de la banda tributo que al concierto de la original. Podríamos pensar que el precio determina esta acción, pero en ocasiones no son tan distintos y, si puedes “dárselo” a quienes pusieron sus conocimientos y su creatividad en componer la canción, ¿por qué no hacerlo?

Por otro lado es comprensible, atendiendo al significado de ‘tributar’ -ofrecer o manifestar veneración como prueba de agradecimiento o admiración-, que un músico desee imitar a quien admira para darle una mayor visibilidad; y de hecho tiene todo el sentido en grupos desaparecidos. Aunque no implica calidad, por ejemplo son varias las bandas tributo a Queen nacionales e internacionales en activo actualmente y aunque extrañamente la gente coreé animada en sus conciertos muchas no brillan. Quizás porque gran parte de estas bandas centradas en versionar se centran en voces tan peculiares como la de Fredy Mercury, Amy Winehouse, o Robe Iniesta.

En realidad estos conciertos de grupos de tributos han surgido como un nuevo producto, dirigido a un público muy concreto que no busca ampliar su perspectiva musical sino que se conforma con lo de siempre. Conformando así un nuevo mercado en el que incluso, en Estados Unidos, una noche de festival el mismo vocalista puede poner voz al cantante de tres grupos diferentes. Los porqués de esta tendencia en la música en directo son variados y solo el tiempo dirá si van a influenciar en el descubrimiento de nuevas bandas.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments