Camarero, un café con setas por favor

Café con setas.
Café con setas.

El bullir de las barras a primera hora de la mañana es una constante de “el mío solo”, “el mío con leche templada”, “corto por favor”, “como ella” y expresiones similares. Pero puede que una nueva se cuele entre ellas: “camarero, un café con setas por favor”.

Y es que en Estados Unidos ya es tendencia este nuevo formato que añade al café tradicional champiñones u hongos. Los defensores de los superalimentos abogan por esta tendencia otorgándole grandes propiedades como un aumento de vitaminas a la hora del café, otros solo buscan el sabor.

Aunque parezca un producto tradicional las nuevas experiencias en el mundo cafetero son constantes. Hace unas décadas no se concebían espacios con más de dos variedades de café, y ya son legión. La del café con setas llega de Estados Unidos, donde parecen disfrutar bastantes con estas mezclas porque en otoño también es fácil encontrar café con calabaza (y no solo en Halloween), pero muchos otros países han puesto su granito de café en esto de mezclarlo con alimentos.

Una vertiente asiática, concretamente popular en Tailandia, Singapur y Malasia lo mezcla con mantequilla y con leche condensada. Puede que tu vena golosa ya te haya llevado a probarlo como experimento propio, pero no, no se te ha ocurrido a ti. Tiene larga tradición y se llama Kopi Gu Yu.

¿Y con huevo? La tradición escandinava añade huevo crudo al café molido, antes de añadirlo al agua hirviendo, para un sabor único. En otros países como Vietnam también disfrutan saboreando algo parecido, aunque solo incluyen la yema.

El debate siempre está abierto entre los puristas y los arriesgados. Los puristas del café… y los del gin-tonic. Porque el café-tonic también está intentando encontrar su sitio en la sobremesa, ¿para los que no se deciden entre café o gin-tonics quizás?

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments