Picasso en la ‘pole position’

Modigliani_Picasso_and_Andre_Salmon_portada

Que el legado artístico de Pablo Picasso es un referente de nuestra cultura a nivel mundial no es algo que digamos los españolitos cuando salimos de Erasmus en un arranque de orgullo patrio (en este caso, y por decisión del maestro, compartido con nuestros vecinos franceses). No. La obra de nuestro malagueño más ilustre no ha necesitado de fanatismos identitarios para aferrarse a la historia del arte como un hito de la pintura, una revolución de las técnicas y un giro de la percepción. No. Pablo Picasso no es el padre del Cubismo por haber nacido frente al Mediterráneo, en la Plaza de la Merced y en la comodidad burguesa de un profesor de dibujo.

Mural_del_Gernika_Papamanila

Su fama y su importancia no son fruto de una cuestión relativa, de intereses creados o de unos pocos corazones engrandecidos y agradecidos. Artistas de los lugares más dispares y los contextos más variopintos dicen haber sido influidos por el trabajo de Picasso en sus obras, que actualmente se congregan en una exposición organizada y producida por el Museu Picasso de Barcelona, donde podrán visitarse hasta el próximo 29 de junio.

Post-Picasso: Reacciones contemporáneas, la muestra comisariada por el especialista internacional Michael Fitzgerald en la que se dan cita hasta 58 obras de 41 artistas procedentes de África, Asia, Europa, Oriente Próximo, Estados Unidos y Latinoamérica, se presenta como “la primera exposición consagrada a mostrar, a escala global, la importancia de Picasso en el arte contemporáneo”. En ella se examinan las reacciones de artistas contemporáneos a la obra y la vida de Picasso a lo largo de los cuarenta años transcurridos desde su muerte en 1973, cuatro décadas durante las cuales esta relevancia, para muchos incuestionable, ha sido puesta en tela de juicio por otros.

picasso-guernica-recuerdos-de-pandora

Pablo Picasso pintando el ‘Guernica’. (París, 1937).

En Post-Picasso subyace una pregunta desconcertante: ¿cómo dudar de que el autor del Guernica, genio de las vanguardias, intelectual militante, haya sido clave para los artistas contemporáneos? Bueno, dos preguntas desconcertantes porque ¿con quién habría competido el malagueño por esta pole position de las artes plásticas?

He was wrong

Es conocida la frase con la que sentenció Pablo Picasso la noticia del fallecimiento de Marcel Duchamp: “He was wrong” (“Él estaba equivocado”), musitó el malagueño refiriéndose a la concepción artística de su colega y coetáneo, con la que él discrepaba de principio a fin. Esta frase fue precisamente el título con el que en el año 2012 se bautizó la exposición del Moderna Museet de Estocolmo sobre estos dos rivales irreconciliables que, por otro lado, tenían también algunas cosas en común. Entre ellas, un fiel admirador y promotor, el surrealista André Breton, a quien nos encantaría poder preguntarle, como si de un niño de cuatro años se tratara, a cuál de los dos artistas habría elegido él como figura clave del (entonces) futuro de las artes plásticas.

he-was-wrong-picasso-duchampMás complicado incluso que elegir entre papá y mamá. Mientras que Picasso era un visionario incombustible entregado a la tarea de multiplicar las posibilidades artísticas, Duchamp, con sus ready made, su Fuente y sus constantes irreverencias pasó a los anales por desmitificar el arte y dejar a Andy Warhol y sus colegas un nuevo playground en el que recrearse.

El mejor artista

Además de compartir con Joan Miró y Salvador Dalí el protagonismo del conocido como Arte Nuevo propio de las primeras décadas del siglo XX y de la comentada rivalidad con el maestro del Dadaísmo, Picasso contó en su círculo de amistades con la de Henri Matisse. Y como entre amigos las rencillas están a veces rozando la superficie, entre los dos artistas hubo también una competición disfrazada de burla de la que cuentan episodios tragicómicos. Como aquel en el que los seguidores de Picasso jugaron a los dardos con el retrato que Matisse había realizado de su hija Marguerite.

Burradas aparte, los dos genios fueron cómplices de sus trabajos, y como decía el propio Matisse: “Nadie jamás ha mirado mi obra como Picasso, y nadie ha mirado la obra de Picasso como yo”. Cuál de los dos ha resultado más significativo para la historia del arte quizás no sea, después de todo, una pregunta tan necesaria. Según relatan en este artículo de El Mundo, años después de su lucha de egos, durante un viaje del pintor estadounidense Robert Motherwell a Madrid en los años 80, un periodista quiso saber a quién consideraba él el “gran pope”. “Picasso”, dijo Motherwell en un primer impulso, para luego rectificar: “Bueno, quizá no lo he dicho bien, el mejor pintor del siglo XX ha sido Matisse. El mejor artista, Picasso”.

Post-Picasso. Reacciones contemporáneas puede visitarse en el Museo Picasso de Barcelona hasta el próximo 29 de junio y la entrada tiene un precio de 6,50 €. Para más información sobre horarios y precios recomendamos visitar la web de la institución.

 

Fotos: Cabecera: Modigliani, Picasso y André Salmon frente al Café de la Rotonde, París. Imagen tomada por Jean Cocteau en Montparnasse, París, en 1916. / Papamanila (cc) /Recuerdos de Pandora (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments