Moda por los documentales de diseñador

Con septiembre se abre la veda a las pasarelas internacionales y, aprovechando la inercia del desfile y la agenda mediática, la de documentales sobre diseñadores. El año pasado se estrenaba Mademoiselle y Fashion as a religion, esta temporada será el biopic sobre Yves Saint Laurent el que se presente en salas.

Cualquier ente inmerso en el engranaje de la industria de la moda tiene la posibilidad, y la necesidad, de dejar su sello en un documental; periodistas y editoras, modelos, costureras… y por supuesto diseñadores. Diseñadores vistos como papas o emperadores, ingenieros de creaciones para disfrute de la audiencia que tornan en musas de actualidad ante una cámara ávida por recorrer los entresijos de un mundo que nunca dejará de generar expectativas.

Con esta excusa, hacemos un pequeño repaso por la moda a través de los documentales que han permitido desmitificar (o mitificar hasta límites insospechados) un universo que aún pervive en el halo místico de la fama y que solo abre las puertas de su maison a través de la pantalla.

The September Issue

Parece obvio, pero si hay algo que rompe la ficción es la realidad. Muy lejos de El diablo viste de Prada (que no deja de ser un entretenimiento válido), The September Issue -dirigido por R.J. Cutler y estrenado en 2009- es una auténtica delicia para lectores de Vogue y para amantes de la información, de la vida entre salas de redacción y de creatividad; un aprendizaje para amateurs y una referencia para profesionales. El documental, uno de los más reconocidos del sector, sigue a la directora de Vogue Anna Wintour durante la edición del número de septiembre de 2007, uno de los más extensos de la revista con 840 páginas. La cinta es una joya que alcanza todo su brillo demostrando lo indiscutible; detrás del éxito siempre hay un gran trabajo.

Fashion as a religion

Cuatro horas para seguir durante 16 meses el trabajo de Karl Lagerfeld y plantear la dualidad existente entre moda y religión a través de la colaboración del neurólogo Christian Elger que enfrenta la fe religiosa a la fashionista. Desde una visión teológica y humorística en la que el Papa es un hombre canoso, con sempiternas gafas de sol, y hermético alzacuellos, Martina Neunen dirige un documental en el que tuvo total acceso al trabajo del diseñador y a algunas de las modelos con las que ha colaborado, y que destaca más por su originalidad que por el descubrimiento que ofrece.

Signé Chanel

El káiser de la moda se ha ganado a pulso repetir en esta lista, son muchos los documentales centrados en su figura y su trabajo como Karl Lagerfeld se dibuja o Lagerfeld Confidential, pero es especialmente atractivo el conocimiento de su día a día, y a través de él de la rutina, que ofrece La firma Chanel –Loïc Prigent, 2005-. Un recorrido por los talleres, la sastrería, y los cambios de última hora que conllevan empezar de cero tras más de una semana de trabajo en una única prenda que ha salido con alguna imperfección. Un veloz paseo por la creación de una colección de alta costura.

Marc Jacobs & Louis Vuitton

También dirigido por Loïc Prigent y estrenado en 2007 esta propuesta se cuela en la alianza que mimetizaba a la firma Louis Vuitton con su diseñador hasta 2013 Marc Jacobs. Rodeado por un aura de fiestas y lujo esta pieza pasa también por los entresijos comerciales de una de las grandes firmas.

The last emperor

Valentino es el último emperador, y el director Matt Tyrnauer se lanzó a seguirle mientras compaginaba la creación de una de sus colecciones con la celebración de sus 45 años de carrera. Con un glamour único que se destila hasta en las escenas de sus talleres en los que las paredes blancas se mimetizan con los uniformes blancos de las costureras -recordando a aquella Mesa Servida de Matisse-, es una lanza más para convertir la figura en mito.

Bien por interés por la industria, por curiosidad por un mundo de fama, o por mero conocimiento de una de las grandes industrias, los documentales son ya una clásico ineludible en el mundo de la moda. Quizás porque, como dijo Anna Wintour, “la moda no es hermosa, ni es fea tampoco. ¿Por qué debería ser alguna de estas? La moda es moda”.

Foto: velvet&almonds (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments