Alternativas en streaming o VOD para ver online

Películas y series online gratis o por poco dinero.

Hace menos de un año que asistimos al cierre de seriesyonkis, mientras el pánico invadía los corazones de las nuevas generaciones 2.0 y la desolación se instalaba en sus almas con una barra de carga que llegaba al 100%. Lejos quedaban ya los tiempos de descarga con la mula, o la banda sonora de un módem a 56kbps que escuchábamos en un horario limitado y nos impedía recibir llamadas.

Estas cosas, que algunos vivimos como parte de nuestra adolescencia y madurez cibernética, le sonarán a viejuno a los jóvenes que llegan. Pero no nos pongamos melancólicos. Frente al cierre de la web de descargas gratuitas por excelencia, otros muchos asumieron a esos yonkis perdidos que navegaban por la red en busca de su tan ansiada droga: ese polvo azul que nos llegaba en cada nuevo capítulo de Breaking Bad, nuevas drogas independientes en forma de película, las pastillas que consume compulsivamente Nurse Jackie

Ahora asistimos a un nuevo cierre, detenciones incluidas, en el que la policía española se ha incautado de nuevo la metadona que la sociedad necesitaba para sobrevivir al día a día. Adiós, seriespepito. Y parece que no será la única. Otros albergues de yonkis en busca de la soma actual se encuentran ya en la cuerda floja. Hasta en Suecia se han puesto manos a la obra con The Pirate Bay.

seriespepitoNo será aquí donde hagamos un debate sobre la legalidad o no de las descargas, sobre lo justo o lo injusto, sobre qué debería ser cultura libre y dónde están los límites. Muchos han intentado llegar a acuerdos razonables para todos: para la industria, para el usuario y para el Gobierno -padrenuestro que tiene siempre la última palabra-, y aún hoy seguimos en el mismo punto que hace años, si no un paso más atrás.

Aún hoy se nos ponen los pelos de punta escuchando el discurso de despedida de Álex de la Iglesia al abandonar la Academia tras años de intentar llegar a un compromiso que fuera satisfactorio para todos, luchando con y contra la dichosa Ley Sinde de la también dichosa ministra que le dio nombre.

Pero hoy, en un contexto desolador al que podríamos sobrevivir con las páginas alternativas que crecen como setas en el ciberespacio, queremos echar una mano a las plataformas VOD que existen: buenas, bonitas y baratas. Se acabaron las excusas de “es muy caro”, porque en pisos compartidos 6, 10, 15 euros al mes no significa realmente un gasto. Y fuera la pereza, os las recopilamos para que todo sea más fácil.

 

RTVE.es

Webs oficiales de nuestras televisiones:

¿Cuántas veces habéis visto un capítulo de una serie español o un programa en una página no legal? Echadle un vistazo a las páginas de RTVE.es, Atresplayer para el grupo Atresmedia (A3 y LaSexta) o Mitele para Cuatro y Telecinco. La pública sin publi, como es ley (aunque hecha la ley hecha la trampa y cuentan con sus ‘patrocinios’), las privadas, con anuncios. Pero no saldrá el molesto spam porno continuamente, ojo. Además, para los nostálgicos más frikis, podéis descubrir verdaderas joyas o rememorar algunas cuasi-olvidadas, como Segunda Enseñanza o Los Aurones y su famoso Poti Poti. Ah, y lo más importante: ¡es completamente gratis! Una buena opción para aquel que no tiene tele en casa o tiene que compartirla y se pierde sus espacios favoritos, porque también te ofrecen ver su programación en directo.

Pago y suscripciones bajo demanda:

Se abren distintas alternativas con tarifas para todos los gustos.

Por un lado tenemos Yomvi (el Canal+ de los pobres), que podemos ver en teles con internet, ordenadores, smartphones, tabletas… Además de estar disponible mediante una app ahora también podemos verlo online. Cuenta con ofertas de cine, suscripciones, series, fútbol… y alquiler de películas, lo que viene siendo un videoclub como los que hubo en tiempos debajo de tu casa.

Precio: 6 euros cine y series (Paquete Play) // 12,10 cine, series y 25 canales (Paquete Familiar)

Oferta Cinesa: si tienes el carnet (gratuito) de los Cinesa, los tres primeros meses te saldrán a un total de 6 euros, los siguientes a 6 euros al mes. No tiene compromiso de permanencia.

wuakiWuaki.tv ha crecido exponencialmente en el último año. Con un gran trabajo de márketing online y a pie de calle, se ha convertido en una de las opciones más cómodas, baratas y accesibles. Tiene un catálogo similar, series y películas en suscripción, y las últimas temporadas y cine más reciente por compra en taquilla (por 2, 3 o 4 euros).

Precio: 6,99 euros al mes, con el primer mes gratis y sin compromiso de permanencia.

Nubeox nace de las entrañas de Antena3 y su grupo Atresmedia. Funcionan como televisión online a canales de pago (Fox, AXN, TNT…) y como videoclub en el que pagas por lo que ves.

Precio: 10 euros al mes que incluyen 12 canales de televisión y una tarifa plana de series y películas. Tienen de oferta los dos primeros meses gratis, sin cuota de alta ni compromiso. También puedes alquilar sólo cine y ficción en televisión por unos 2-4 euros.

También hay páginas dedicadas sólo al mundo del cine. Os traemos algunas de las más atractivas.

filmin

Filmin: cuenta con el apoyo de las distribuidoras cinematográficas independientes más importantes de España, y a través de ellos podemos conocer títulos que de otra forma no encontraríamos.

Precio: 8 euros un mes, 35 euros tres meses, 70 euros un año.

Oferta: Ahora mismo se puede contratar el servicio premium por 90 euros y te llevas una litografía de Carlos Vermut de regalo.

Filmotech: Web de cine online, especializada en el cine patrio, nos trae el mayor catálogo de cine español de la red.

Precio: 6,95 euros al mes la tarifa plana, que te permitirá ver todas las películas que quieras. Permite la opción de pago mediante Paypal.

Cineclick: Aunque lleva varios años en nuestro país, es uno de los grandes desconocidos. Cuenta con un catálogo más pequeño que las anteriores, pero bien seleccionado.

Precio: 9,95 euros al mes.

Oferta: todas las semanas ofrecen una película gratis.

400films400 films es otra joya escondida en la red, donde podemos alquilar películas muy variadas. Entre sus objetivos se encuentra el llevar el cine de autor y en versión original a las zonas rurales o a las islas. Su nombre ya nos deja ver su pasión cinéfila en un homenaje a la Novulle Vague. Cuenta con secciones tan modernas como Hipster (donde podemos encontrar la visión de Madrid de Basilio Martín Patino) o Vintage (donde se encuentra El Séptimo Sello de Bergman).

Precio: Entre 2-4 euros por película.

En el extranjero:

Todos deseamos que Netflix llegue por fin a nuestro país. Finales de 2015 puede ser la fecha elegida para que este gigante, que cuenta con 30 millones de abonados en Estados Unidos, culmine su expansión europea con la conquista de España. Comenzó ofreciendo películas y series vía online. Hasta ahí nos suena. Pero se ha convertido en productora de sus propios productos. House of Cards, Orange is the New Black y Lilyhammer son suyas y se pueden ver exclusivamente en internet. Y además, cuelgan todos los capítulos de golpe. ¿No es una maravilla?

* Todos los precios llevan IVA incluído.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments