Cultura menstrual contra el tabú de la regla

menstruacion

En los últimos años estamos viendo cómo los conceptos más anclados y arraigados sobre nuestros cuerpos están cambiando gracias, sobre todo, a replantearnos que el mundo que pisamos evoluciona de manera constante. El hecho de ser cada vez más consciente de esto nos empodera para saber aceptar los cambios que sufrimos a lo largo de nuestra vida. Unos cambios que en las mujeres pasan obligatoriamente por nuesto ciclo menstrual y más tarde por la menopausia, por ello la cultura sobre la menstruación (un concepto que a priori puede sonar raro) se está haciendo un hueco en nuestras agendas porque, queramos o no, tenemos la regla una vez al mes. De ahí el boom de la copa menstrual y de otras prácticas que llevan a cabo varios proyectos como los que contamos por aquí:

La caravana roja

Desde La caravana roja buscan que nuestro ciclo se centre en el autocuidado y el autoconocimiento y para ello tenemos que desterrar los conceptos asociados a tener la regla, es decir, tener dolor. Lola Hernández es psicóloga y es la persona detrás de esta iniciativa. “Actualmente, todavía existe mucho tabú al hablar sobre menstruación y apenas se tiene en cuenta que conocer nuestro ciclo menstrual es un increíble y desconocido camino para conocernos, respetarnos y amarnos así como somos: cíclicas, cambiantes y genuinas”, podemos leer en su web. Conocer cómo nos encontramos a lo largo del ciclo menstrual es esencial en nuestro día a día y desterrar el concepto de que tener la regla es “estar mala”. Una iniciativa que parte de la importancia de la difusión, por ello siempre que pueden organizan ciclos, talleres y acompañamientos personalizados.

Mi ciclo es mío

En Mi ciclo es mío buscan que conozcamos nuestro cuerpo a través del ciclo menstrual y para ello, nos relata la importancia de una buena alimentación basada en el ciclo. María Requejo, la persona que hay tras el proyecto, se centra en ayudarnos con los inconvenientes que nos encontramos a lo largo del proceso o con los problemas que hayamos tenido derivados de esto, como el Síndrome de ovario poliquístico o tras dejar la píldora. Este proyecto se basa en el acompañamiento personal online, por lo que muchas veces podremos encontrar respuestas que a veces son difíciles de plasmar de otra manera.

Soy 1, soy 14

El proyecto de Erika Irusta se basa en menstuar sin dolor ni vergüenza, de ahí nace Soy 1 soy 14, la primera red social de cuidados del mundo donde se puede leer; “enredadas habitamos nuestros cuerpos con orgullo, enredadas cambiamos el mundo, el real, el nuestro”. Es la primera comunidad educativa sobre ciclo menstrual. Erika relataba en una entrevista que este proyecto nace para: “conocer qué supone menstruar en esta sociedad y actuar en consecuencia de este saber para ser una persona más libre y capaz en la toma de decisiones en torno a su cuerpo y cuidados”. Tras un libro bajo el título de ‘Yo menstrúo: un manifiesto’, esta activista lleva años contándonos todo esto, de cómo nos han enseñando y a leer y a escribir nuestros cuerpos y la importancia de conocerlos para vivir mejor.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments