Yes sir, I can skate

Patines

A él se le dan “fatal” los patines. Ella, en cambio, los ha tenido de bota, cuando tenía 17 años y unas piernas de película; de cuchilla, cuando vivía en Noruega junto a un lago helado; y de línea, aunque reconoce que estos apenas le duraron “un par de tortazos”. El destino ha querido que ambos coincidan este sábado en la tarima de una fiesta roller disco que tendrá lugar en el madrileño club Charada: son Sala, de los Strange Sounds, y Mayte Mateos, de Baccara.

Sala (Sala and the Strange Sounds) y Mayte (Baccara)

Sala (Sala and the Strange Sounds) y Mayte (Baccara)

En realidad, no solo ha sido el destino. El motivo de la cita sobre ruedas es la presentación del sencillo que han grabado juntos: Yes sir I can boogie 2013”, una revisión del éxito que en 1977 catapultó a las españolas Baccara a la fama internacional. Las entradas ya están a la venta en Ticketea: 10 euros la simple, 13 euros si incluye patines o consumición y 15 si incorpora ambas cosas.

Quien conozca ambos sonidos se estará preguntando cómo casa el rock cañero de Sala and the Strange Sounds con la elegancia disco casi ingenua de las Baccara. O, aún mejor, cómo encajarán ambas cosas en una de esas fiestas de patines, faldas cortas, y bolas de espejos que nos remiten a otras tradiciones anglosajonas que no terminaron nunca de cuajar en España, como los bailes de graduación. He aquí la respuesta.

“No es que estuviera preocupado por la mezcla, pero tampoco tenía muy claro cómo podría empastar”, recuerda Sala. “Desde el principio fuimos muy claros con Mayte y le dijimos que lo que queríamos hacer era coger la canción y darle una vuelta violenta. ¿Para qué rehacerla en plan soso?”, reflexiona. El resultado de la mezcla, coinciden sus dos ingredientes, Mayte y Sala, ha desembocado en un contraste que encaja muy bien.

Yes sir I can boogie ya había sido versionada antes por otros artistas, como Goldfrapp, pero Sala y los suyos eran conscientes de la fina línea que separa hacer tuyo un tema de “regrabarlo tal cual”, así como del peligro de llevar una canción “demasiado lejos de su hábitat natural”.

“Nos preguntábamos si Mayte tendría que hacer de ella o adaptarse un poco a nuestro sonido, en plan Blondie. Pero nos quedamos con la primera opción”, detalla. Mayte lo confirma: “He dejado mi parte muy muy parecida, sigo haciendo lo mismo de siempre. Quien rompe la canción, sin romper su identidad, es él”.

El inconfundible sonido del spanglish

Sala and the Strange Sounds

Los inconfundibles Sala and the Strange Sounds

Aunque los separen décadas, ambos coinciden en otro aspecto: son grupos anglófonos con público español (entre otras nacionalidades). Mayte recuerda la experiencia de Baccara: “La respuesta que nosotras encontramos pese a la barrera del idioma fue increíble, porque mi inglés no era inglés, sino spanglish. Según la casa de discos, uno de nuestros éxitos era nuestro acento. Llegaron a insistir en ciertas palabras en las letras de nuestras canciones porque decían que yo las pronunciaba de forma muy sensual”.

BaccaraMayte explica que, pese a que ha perfeccionado su dominio del idioma, es incapaz de liberarse de su acento, que se conserva, al igual que el resto de su interpretación en “Yes sir I can boogie 2013”, como el de 1977. “Un éxito está lleno de pequeños detalles”, reflexiona.

En lo que no coinciden es en qué canción bailarían si llevasen los patines puestos y la pista fuese entera para ellos solos. Sala se queda con un temazo funk como “Disco Inferno”, de los Trammps

mientras que Mayte prefiere algo más melódico y elige “Don’t play me a simphonie”, de Baccara.

La fiesta de presentación de “Yes sir I can boogie 2013” tendrá lugar el sábado 27 de abril en el Charada Club de Madrid a partir de las 20 horas. Entradas a partir de 10 euros ya a la venta en Ticketea.

Fotos: Will Merydith (cc)/ Juan Pérez Fajardo/ Revista Wego (cc)/ heloukee (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments