Modernidad chilena: el mejor pop del Pacífico

Modernidad chilena: el mejor pop del Pacífico

Al igual que nos sucede con el Pirineo, a veces nos olvidamos de escuchar lo que suena más allá del Atlántico. Madre patria de la mayoría de los 414 millones de hispanohablantes que habitan el planeta, Latinoamérica es, además, un volcán de música en español en constante erupción. En los últimos años, un magma de pop vanguardista y fresco ha emergido a la superficie de Chile, un país que algunos economistas consideran en vías de desarrollo, pero que exporta desde hace años melodías y artistas punteros. Letras de calidad, compositoras de carácter, adolescencias que nunca acaban de terminar, electropop y sonidos solares son algunas de las propuestas, disponibles en Spotify, que os traemos desde esa orilla del Pacífico.

Javiera Mena

Tras dos primeros trabajos, Esquemas juveniles y Mena, muy interesantes pero algo más sobrios, o quizá tímidos, Javiera Mena (Santiago, 1983) se ha colocado a la vanguardia del electropop gracias a los avances del que será su próximo disco. “La joya” y “Espada”, cuyo videoclip ha sido dirigido por el ultramoderno Luis Cerveró, muestran a una mujer sin complejos, divertida, llena de garra y muy sexual, que no escatima en piruetas electrónicas ni en guiños lésbicos. Javi, como la conocen sus fans, tampoco tiene reparos en subir a su perfil de Instagram una foto de Camela para proclamar que le encantan. En sus últimos sencillos, Mena se ha acercado al sonido noventero de su niñez para depurarlo y añadirle lo mejor de nuestro presente.

Francisca Valenzuela

Otra chilena que pisa fuerte, aunque naciera en San Francisco. Francisca Valenzuela, hija de dos científicos chilenos, se inició en la música a los siete años, y se ha convertido en una consagrada instrumentista, compositora y cantante con largas piernas de bailarina de ballet. Tras su primer éxito, “Muérdete la lengua”, Valenzuela alcanzó el éxito en Chile, México y Estados Unidos gracias a “Buen soldado”, una mirada sarcástica a los tópicos sobre el macho que ha versionado recientemente junto a los españoles Miss Caffeina. Muy recomendable es también verla sentada al piano interpretando composiciones tan emotivas como “Salvador”, un homenaje a Allende, el que fuera presidente de Chile cuando el general Augusto Pinochet sumió al país en un golpe de estado de casi dos décadas. Su último lanzamiento, apenas hace un mes, es “Prenderemos fuego al cielo”.

Dënver

Lánguidos y hermosos, Milton Mahan y Mariana Montenegro son como la banda sonora de una película de Sofía Coppola que no se termina nunca. En 2010 Música, gramática, gimnasia, su segundo trabajo de estudio, llamó la atención fuera de Chile por su elegante tributo a la adolescencia, con escenas tan hermosas como “Lo que quieras”. Lo último que lanzaron, en 2013, fue Fuera de campo. Un día después de presentar el videoclip del segundo sencillo, “Las fuerzas”, Mahan y Montenegro, que eran pareja en los inicios de su carrera, anunciaron que se separaban. El dúo prometió seguir hasta que terminaron sus compromisos en común, ya que cada uno contaba con sus propios proyectos al margen de Dënver, pero, tras una gira por México, sus componentes se lo pensaron mejor y decidieron continuar juntos.

Astro

Son tan divertidos que han tenido que tocar en festivales como el Primavera Sound de Barcelona y el Vive Latino de México. Se conocieron en la Escuela Moderna de Música de Santiago, y decidieron embarcarse en una aventura psicodélica y electrónica de la que han nacido ya dos discos, Le disc de Astrou y Astro, y que a algunos les gusta llamar “pop solar” o dreampop. No obstante, fue la radio pública estadounidense, que escogió en 2012 su álbum homónimo como uno de los mejores del año, quien mejor los ha definido, al declarar que escuchar a Astro es “como estar de vacaciones”.

(Imagen extraída del videoclip de Javiera Mena, “Luz de piedra de luna”)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments