Tu voto no decide nada: Frank Underwood será tu presidente

Un poco antes de que el candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, anunciara, prácticamente a regañadientes que sí, que bueno, que vale, que aceptaba el encargo real de formar gobierno, el semblante inconfundible de Kevin Spacey -o sea, de Frank Underwood, protagonista de House of Cardsempezó a desafiarle en las inmediaciones del Congreso de los Diputados. Bueno, a él, y a todos nosotros.

La actualidad política española le ha venido como anillo al dedo al lanzamiento, el pasado 28 de julio (28J), de la cuarta temporada de la serie de Netflix, que ya está disponible en DVD y Blu-ray en nuestro país. Carteles con la efigie del político estadounidense más maquiavélico de la ficción televisiva (la realidad ya es otra cosa) han aparecido en las calles que rodean la Cámara Baja, imitando la estética que cada uno de los partidos políticos adoptó en la muy reciente campaña electoral del 26 de junio.

Frank Underwood frente al Congreso de los Diputados.

Frank Underwood maneja como nadie los tiempos. Bueno, como Rajoy.

Gracias a esta acción publicitaria de guerrilla, podemos ver a Underwood con la misma “ilusión” naranja con la que Ciudadanos acudió a las urnas, teñido #afavor del azul del Partido Popular, esbozando (con cierta rigidez de rictus, por cierto) “la sonrisa de un país” que tanto cachondeo produjo en torno a Unidos Podemos y pidiendo al pueblo que vote el “sí por el cambio” que demandaban los socialistas. Con chaqueta y corbata, solo con chaqueta, o en mangas de camisa blanca; mirando hacia la izquierda o hacia la derecha, Underwood nos demuestra, una vez más, que el ser humano también puede ser un camaleón si eso es lo que se propone.

Evidentemente, los españoles no somos los niños de los ojos de Underwood, o, al menos, no somos los únicos. El equipo de House of Cards ya lanzó una campaña online parecida en Estados Unidos, FU’16 -sí, sí, con Underwood el fuck you sobrevuela siempre nuestras cabezas-, que le daba la vuelta a la grandilocuencia habitual de los candidatos norteamericanos bajo el lema “América se merece a Frank Underwood”. Desempleo, deshonestidad, atascos… esas lindezas y todas las que los ciudadanos estuvieran dispuestos a compartir tienen cabida en la web, encabezada por una imagen del personaje que, cuando se deja el puntero sobre ella, devuelve la mirada al internauta, en un claro guiño a los mejores momentos de la serie.

Pero FU siempre tiene un recado para todo el mundo, y, si prestamos atención al encabezado de los carteles que estos días rodean las Cortes, unas letras pequeñas lo aclaran todo: “Tu voto no decide nada”. Pase lo que pase, Frank Underwood será tu presidente y, si así lo desea, también podrá poner la bandera rojigualda del revés.

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments