Versiones como un toro

Versiones como un toro

Cambiar, voluntaria o involuntariamente, la letra de las canciones cuando las cantamos es una tentación difícil de vencer. Sobre todo, si no está escrita en nuestra lengua materna. La (tradicionalmente) mala relación de los españoles con el hegemónico inglés ha agudizado nuestro ingenio a la hora de apropiarnos de muchos éxitos del pop-rock anglosajón. Cada familia tiene su propio repertorio de versiones chorra, con un vocalista líder (a mi prima le llamaban Guansi por su macarrónico dominio del idioma cuando niña: guansichuzrí), y, por otro lado, existen bandas nacionales muy duchas en eso de adaptar al español los greites jits de la radiofórmula. Nokton Magazine, con todo su cariño y su evidente falta de recursos, ha preparado para vosotros una selección.

I love Rock and Roll – Joan Jett / Amo el jamón –  Los Berzas

Yo amo el jamón
y el pan untadico con tomate
Yo amo el jamón,
es la hostia y el copón

Los Berzas nunca sonaron en la radio ni la televisión. Se formaron en Zaragoza en los noventa y no obtuvieron demasiado reconocimiento a nivel nacional, pero Internet, y, en concreto, Youtube, les dieron una segunda oportunidad. Su fundador, Roberto Montañés, pasaría después a formar parte de Los Gandules, de los que hablaremos más adelante, como Tobo Gandul. En esta adaptación de I love rock and roll podemos disfrutar de una una Joan Jett que, muerta de hambre, se declara forofa de uno de nuestros mayores bienes culturales y manifiesta su desprecio por el menú vegetariano.

Let it be – The Beatles / Letra B –  Los Berzas

Cuando voy andando por la calle,
solo pienso en ti;
eres tú mi letra, letra B

Popularizada por Pablo Carbonell, que la cantaba en muchos de sus conciertos, Letra B cumple a la perfección uno de los objetivos de la versión chorra: desautorizar el sentido de la original. Donde Paul McCartney citaba emocionado a su madre, Los Berzas homenajeaban a una de las letras que más disgustos ha dado a los profes de Lengua.

We are the champions – Queen / Cuídame el gato, Manuel –  Los Gandules

Cuídame el gato, Manuel,
cuídame el gato este mes;
cuídame el gato, cuídame el gato,
dale sardinas, no le des tabaco… por su bien

El siguiente capítulo lo protagonizan, claro está, Los Gandules, la otra formación de Roberto Montañez, especialistas en desmontar el sentimiento original de la canción; en este caso, la epicidad de We are the champions, que cae por su propio peso como un gato al que su dueño abandona en manos de un extraño por vacaciones.

Rasputin – Boney M / Urdangarin  –  Un pingüino en mi ascensor

¡Ur, ur! ¡Dangarin!
¿Qué hay en ese maletín?
Déjale algo a la Casa Real

No es que Boney M necesite mucha parodia, y menos después de que se supiera que su vocalista, Bobby Farell, meneaba mucho el esqueleto pero a veces cantaba menos que Milli Vanilli. Sucedió en un concierto de Un pingüino en mi ascensor; la sombra de la duda comenzaba a planear sobre el yerno del rey y el grupo, pese a declararse poco amigo del humor coyuntural, se vio en la obligación casi moral de dedicarle una canción al ex jugador de balonmano. Los madrileños también son los responsables de Foie gras.

Where is my mind – Pixies / ¿Me lo dices o me lo cuentas?  –  Azucarillo Kings

Si una versión consiste, como algunos defienden, en darle una voltereta hacia atrás a la canción original, los Azucarillo Kings lo consiguieron de veras con esta reinterpretación rumbera del clásico de los Pixies, que incluye notas al pie de la letra original como “me lo dices, me lo cuentas, que lo mismo a fin de cuentas vive Dios”. Merece la pena darles una oída en Spotify; grabaron un concierto con Radio 3 y su álbum homónimo incluye revisiones de clásicos como Rod Stewart (¿Por qué soy tan sexy?), David Bowie (Odisea Espacial), o Blondie (Corazón de vaso).

The final countdown – Europe / Te peto el cacas  –  Gigatron

Los Gigatron supieron captar a la perfección el espíritu del cock-rock, un estilo musical caracterizado por la agresividad sexual de sus letras y la afición a las lacas, los turbopaquetes, los falsetes y los uh, nena, nena de sus vocalistas (recomendamos encarecidamente la lectura de este artículo de Vicisitud y Sordidez sobre el tema).

He aquí su revisión de The final countdown (también conocida como Estofado en saalsaaaa), de los Europe, y, a continuación, otra de los últimos adalides del cock-rock, con el permiso de The Darkness: los Guns N’ Roses.

Paradise City – Guns N’ Roses / Prepárame el chichi –  Gigatron

Du hast – Rammstein  / Tu hamster – El reno Renardo

Es tu hámster una raaata
Tiene peste y garrapaaataaaas ¡Nein! ¡Nein!

Aquí , gracias a El reno Renardo, el versioneo chorra da un salto cualitativo y, por qué no decirlo, de futuro. Porque Alemania es un gran país –cuenta con una superficie de 357.104,072 km²- al que muchos españoles miran ahora. Antes de apuntarte a clases de alemán, prueba con Rammstein.

Enola Gay – Orchestral Manoeuvres in the Dark  / Manolo es Gay – Los Petersellers

Habituales del Mundo Idiota, a ellos sí los ha hecho célebres su irreverencia, aplicada aquí a una de las frases melódicas más alienantes y fantásticas de los ochenta. Si los creadores del avión que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima en 1945 hubiesen escuchado a Los Petersellers, con toda probabilidad, no lo habrían llamado Enola Gay. A lo mejor, ni siquiera habrían lanzado la bomba

Bonus tracks

Güen de mun isin de sevenjaus
an llupiter alains güiz Mars

Ya que hablábamos de adaptar canciones a otros idiomas, no podemos olvidar las incursiones en el campo de los cover de Raphael, a quien, en este caso, no se le puede acusar de cantar en español… pero tampoco en inglés. Su versión de Aquarius (The Fifth Dimension), subtitulada por doquier en multitud de vídeos de YouTube, lo sitúa en una cota solo alcanzada por El Príncipe Gitano.

Chudei itcanibidedei
dat dei jare zrou it bac tu llu
Bai nau, lloseresonjan rialai baregarechú

Y, de propina, otra maravilla cañí que dejaría sin palabras a los hermanos Gallagher. Los Sobraos, autores de éxitos como Quiero verte o Un beso muy happy se metieron en faena con Wonderwall, el himno de la juventud desengañada, dotándola de nuevos significados, como “arenfalif erenibare fil sou de güei achú abaechinao”. Abaechinao. ¿Hace falta decir algo más?

Foto: freebird_71

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments