Ahora la cúpula de Stephen King es la televisión

 

Vivimos épocas de adaptaciones, los guiones originales escasean y la ficción audiovisual se engarza en sagas interminables. El éxito de un libro puede determinar el éxito de su adaptación, y viceversa, pero también puede asegurarlo el nombre que lo firma. Uno de los reyes de las adaptaciones es, sin duda, Stephen King. Tras decenas de novelas adaptadas al cine  y algunas desarrolladas en la pequeña pantalla toca lanzarse completamente a la televisión porque los tiempos se imponen; es donde está el dinero, el público y, con ellos, la crítica.

Maestro del terror da igual el género al que se lance. Los guiones basados en sus novelas se han transformado en filmes imprescindibles, especialmente en su tiempos de mayor creación, los previos al accidente de tráfico que sufrió en 1999. Ya en 1976 se adaptó Carrie que poco después se vería superada por la que hoy es un título de referencia El resplandor.

Tras ellas, muchas fuera de su género más popular, vendrían La milla verde, Corazones en Atlántida o La niebla. Pero no se trata de hacer un repaso por su obra si no de corroborar que aún puede ir más allá, que sus novelas sirven para todo y, en este caso, son perfectas para televisión. King siempre se ha reconocido fan de Perdidos y Perdidos de él, ya que los productores reconocieron su  influencia desde la primera temporada, precisamente la influencia de su saga “épica” La torre oscura, el primero de sus proyectos que sonó como adaptación televisiva. Un proyecto que ya ha pasado por diversas manos, de la NBC a la HBO oyéndose en los últimos meses el nombre de Netflix, y que por el momento sólo sabemos seguro que la producirá Ron Howard (que si acertó con la adaptación de El código da Vinci puede hacer maravillas).

Cuando se lanzó It, directamente como película para televisión en dos capítulos, ya se sabía que una adaptación puede lograr el éxito sin pasar por los cines. Ahora,una de las últimas novelas de Stephen King La cúpula (2009) toma también forma de serie. ¿Tan redonda, arrolladora y lacrada como trae implícito su título?.

La emisión del primer capítulo en Estados Unidos se mostró rotunda con más de 13 millones de espectadores y aunque la cifra ha ido bajando CBS ya la ha renovado por una segunda temporada. El piloto se presentó como la propia cúpula, perfectamente cerrado, sí, redondo. Entramos en la vida encapsulada de un pequeño pueblo, Chester´s Mills, que de pronto se ve aislado al ser cubierto por una extraña cúpula, y nos adentramos en las vidas de vecinos y foráneos que, por el momento, parecen dar mucho de sí. Jóvenes “poseídos”, jóvenes psicópatas, mafiosos de barrio… Personalidades imprescindibles para abrir el juego de la intriga. Un juego acertado y enigmático que para algunos ha ido perdiendo fuelle con el paso de los capítulos y que para sus lectores se ha visto demasiado trastocado. El propio King reconoce que todos los cambios realizados en la adaptación han sido aprobados por él. La cúpula, de la que ya ha adquirido los derechos Antena 3, ha de verse como un producto individual y como tal es totalmente capaz de hacernos entrar en la angustia de un pueblo excluido del mundo que deberá investigar mientras lucha por sobrevivir.

Foto: CBS

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments