Un paseo en ‘Toro’ por la España kitsch

Un paisaje nevado, dos hermanos que no se ven desde hace ya algún tiempo y la robótica como punto de partida, así empezaba Eva (2011), la ópera prima del director Kike Maíllo en la que veíamos a unos Alberto Amman y Daniel Brühl enfrentados de por medio. Toro vuelve a ser una historia de hermanos, contada de manera diferente ,pero manteniendo la esencia llena de magia de las producciones de Maíllo. Mario Casas y Luis Tosar encarnan a dos hermanos que, tras cinco años sin verse, emprenden un viaje por la Andalucía de los ’70.

mario_casas_toro

Un viaje en el que aparecen las viejas heridas del pasado y en el que los hermanos se ven obligados a reconciliarse para salvar la vida. Un Luis Tosar con estética a lo Nick Cave y un Mario Casas sacado del Drive de Ryan Gosling, junto a actores de la talle del genio José Sacristán o la magnífica Ingrid García-Jonsson. 

ingridgarciajonsson_toro

En esta España de los ’70 que encarna Maíllo podemos ver muchos toros de Osborne por las carreteras (aún quedan unos cuantos) y una estética muy cuidada que encaja a la perfección con los personajes protagonistas del filme. En Toro el paisaje viene dado de un pasado no tan lejano, al contrario que en Eva, donde se recreaba una España futura. El filme es un homenaje a la época dorada de los thrillers y western en los que, al igual que en las películas de Winding Refn no son necesarias las palabras para saber lo que estamos viendo.

Toro se estrena este 22 de abril, y esa misma noche inaugurarará el 19º Festival de Málaga.

Contenido patrocinado por Toro.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments