‘Trails’, de Dani Molino: un disco de 9.000 kilómetros

Dani Molino, en un momento de su 'road trip' por EE.UU.
Dani Molino, en un momento de su 'road trip' por EE.UU. Foto de Cristina Molino.

En 2014 Dani Molino se subió a un avión que iba a llevarlo muy lejos: en concreto, desde Londres, la ciudad en la que había pasado los últimos cinco años, hasta Nueva York, donde le esperaban, entre otras cosas un road trip de más de 9.000 kilómetros y Trails (2016), un disco que relata ese viaje exterior e interior, que el artista presentará el próximo 25 de febrero en la sala El Sótano de Madrid. Suena, como no podía ser de otra manera, a folk, a rock y a americana, y ha sido financiado a través de la plataforma de crowdfunding Pledgemusic.

“El disco surgió al final: cuando estaba a punto de coger el avión de vuelta a casa y me di cuenta de que había una historia detrás de esos tres meses que quería contar a través de la música. Por eso empieza con ‘América’ (la canción que abre el álbum), que habla del momento en el que estoy sentado en el vuelo que me va a llevar hasta allí”, relata por teléfono el músico a Nokton Magazine.

Todo road trip que se precie tiene su banda sonora. Y el de Molino por Estados Unidos, antes de que hubiera ningún disco en el horizonte, tuvo la de las emisoras que se iba encontrando a su paso por cada estado. Además, en Nashville, se topó con un festival de música americana, donde conoció a Israel Nash, que se convirtió en la música de su viaje y que llegó a influenciar algunas de las canciones de Trails. También sonaron Zack Brown, Brandy Carlile y The War on Drugs, que inevitablemente le recuerdan sus noches al volante por California.

‘Trails’, de Dani Molino: un disco de 9.000 kilómetros

Trails no es ni mucho menos el debut de Molino. Antes vinieron Against the wind (2012) y No longer in Kansas (2014). Pero sí es el reflejo de un momento decisivo. “Mi último año en Londres fue complicado. Me encontré en una de esas situaciones en las que todo deja de tener sentido, y lo único que cobraba fuerza eran las ganas de dejarlo todo e irme lejos”, explica. Sin demasiadas pretensiones: al igual que el disco surgió de forma imprevista, Molino confiesa con sinceridad que su objetivo tampoco era el de reflexionar profundamente. “Más bien quería dejar de pensar”, indica.

“Muchos de mis amigos se habían marchado de Londres, mi relación de pareja se acabó… me sentía solo en una gran ciudad y quería dejar de depender de otras personas, por eso me marché”. Las inmensas carreteras estadounidenses llevaron a Molino de Nueva York a Washington, y después por la Blue Ridge Parkway, que da nombre a otro de los temas del disco y une los estados de Virginia y Carolina del Norte. Pasó varios días en una cabaña perdida en los bosques de West Jefferson, en la que, como reconoce Molino, no todo resultó fácil. “Fue de las primeras veces en las que la magia de mi aventura se desvaneció un poco. Antes de irme, sentía ese momento artístico tan Bon Iver de imaginarte tú solo en medio del bosque a la luz de las velas. Pero luego me vi aislado en medio de la naturaleza sin electricidad, empezó a diluviar, entraron ratas… me encontraba muy incómodo. Me fui a encontrarme y de repente me encontré, pero totalmente solo”, cuenta entre risas.

Después vinieron Memphis, Nueva Orleans, Pensacola, la costa de California, Las Vegas y el Gran Cañón. Allí, al final de su viaje, Molino tuvo la fortuna de encontrarse el parque vacío de turistas. “Estaba completamente solo y vi que podía elegir varios senderos por los que adentrarme. De repente tuve la sensación de estar muy bien conmigo mismo. No sabía si emprendí el viaje buscando algo, pero a lo mejor era eso. Fue una sensación muy fuerte que plasmé en ‘Trails into the canyons’ (otro de los cortes del álbum), y el título del disco (una de las traducciones de trails es senderos) es la conclusión del viaje, que llegó ese día”, explica.

Al músico le encantaría que su próximo billete lo llevase de gira por España. “Me gustaría que este disco llegue a más gente, poder contar su historia en un tour. Y por supuesto me encantaría volver a lugares como Nashville”, cuenta. De momento, la próxima parada es en Madrid el 25 de febrero.

Dani Molino estará presentando Trails el próximo jueves 25 de febrero a las 21h. en la sala El Sótano de Madrid. Las entradas, que cuestan 8€, se pueden adquirir en Notikumi. Puedes escuchar el álbum completo en Spotify y en Apple Music.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments