Todo lo que puede tener #MyLondon

Una pared de una calle cercana a Covent  Garden llena de botas de colores, pegadas por la suela al muro como una suerte de procesión fovista de mods invisibles. Eso podría formar parte de #MyLondon. Descubrir con asombro cómo no había una sola manera de poner los escaparates de las tiendas y cómo las calles podían oler a comida sin importar qué hora fuera también son pedazos de #MyLondon. Cada uno tiene una imagen fijada en su memoria de lo que es Londres porque la capital del Támesis no deja indiferente a nadie. Da igual que llueva, haga frío, nos pueda su enormidad o los precios prohibitivos, de los más altos del mundo, aparezcan vinculados a su nombre. Londres tiene un puesto destacado en la imaginación colectiva y siempre aparecerá como referente en arte, música, literatura… Y como fuente de inspiración en todo tipo de expresión artística y cultural en casi cualquier momento de la historia contemporánea.

Otro recuerdo que nunca se borra de nuestras memorias es aquel en el que por fin entramos en un pub inglés de verdad. Pedimos nuestra primera pinta y beberla con amigos, sentados en un banco corrido de madera que lleva allí décadas, hablando sobre lo que hemos descubierto de ese Londres particular. Porque la tradición y lo más rabiosamente actual conviven en la ciudad. Y todo esto se nota en la destilación cuidada y estudiada de Beefeater, la única ginebra que se sigue destilando en el centro de Londres y cuyo secreto de composición sólo conoce el maestro destilador.

La sorpresa en cada esquina. Los olores. Museos. Arte. Música. Tradición. Innovación. Creación. Locura. Diseño. Diversidad. Energía. Una ciudad compuesta de todo lo que puedas querer y necesitar, ¿qué tiene tu Londres?

Contenido patrocinado por Beefeater.

Foto de Vadim Timoshkin (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments