‘Thelma y Louise’: dos pelirrojas y un hito

Cuando se rodó Thelma y Louise corría el año 1991 y Susan Sarandon y Geena Davis se embarcaron en una road movie capitaneada por la guionista Callie Khouri, a quien le cerraron muchas puertas por ser un filme con protagonistas femeninas, hasta que pudo encontrar financiación y sumar al director Ridley Scott al proyecto, quien pudo plasmar la esencia del guión de Khouri. Así, la guionista conseguiría  un Oscar al mejor guión original.

La historia de estas dos pelirrojas ha trascendido los límites del cine para convertirse en un hito del feminismo, varios factores intervienen aquí: el hecho de la denuncia que se hacía de que el orden social imperante era (y es) muy machista, heteropatriarcal y, también, por subvertirlo. Por aquel entonces dividió, además, a la opinión pública, ya que se criticaba la visibilización que se hacía en la pantalla de que Thelma y Louise utilizaran la violencia – esa misma que empleaban contra ellas – para defenderse de los hombres.

Casi por vez primera, veíamos a dos mujeres que tomaban las riendas de su vida, donde aparecían, además, dos hombres en papeles secundarios, desubicados ante el ejercicio de libertad y de empoderamiento que ejercían las mujeres y que rompían con lo que el cine y la sociedad nos había enseñado hasta la fecha del lugar en el que “debían” estar los personajes femeninos.

Lo cierto es que, hay que añadir que tanto Sarandon como Davis continúan de manera activa y comprometido con el feminismo en el cine y fuera de él. Ambas tuvieron la creencia de que el filme inauguraría una tendencia feminista en el ámbito cinematográfico pero, por desgracia, no ha sido así.

Thelma_Louise2

El filme continua, a día de hoy, y ojos de quien lo aprecie, siendo rompedor y refrescante. La situación está vigente en la sociedad y no parece que vaya a cambiar mucho en los próximos años: huir de un hogar donde te maltratan, huir porque un tío te quiere agredir y nadie te cree porque has bailado antes con él… Seguro que os suena.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments