The Rebels: “Si hiciéramos lo que nos dicen, no funcionaría”

The Rebels: “Si hiciéramos lo que nos dicen, no funcionaría”
"El día que muramos todo lo que hacemos no habrá tenido la más mínima importancia a nivel astronómico

Cuando Kurt Cobain murió, en 1994, muchos de los que hoy escuchan música ni siquiera habían nacido. Por eso, piensa Álex Gallardo, voz y guitarra de The Rebels, hay quien se empeña en comparar a este cuarteto con Foo Fighters, el grupo que fundó el batería de Nirvana tras el suicidio de Cobain, antes que con su adorado trío de Aberdeen. “¡No conocen a Nirvana porque son demasiado jóvenes!”, se ríe, al otro lado del teléfono. Ellos, en cambio, los prefieren a los Fighters, y siempre agradecen los símiles con la mítica banda grunge, a los que suelen acompañar otros como The Offspring y Green Day.

Su espectro de influencias y escuchas es mucho más amplio – desde Beethoven hasta Pink Floyd, pasando por Cassandra Wilson, a la que Gallardo señala como una de sus cantantes favoritas-, pero está claro que lo de The Rebels no va de seguir ni las modas ni los dictados de la industria. Y, aunque podrían haber ganado mucho más dinero si hubiesen accedido a cambiar algunas premisas, como, por ejemplo, su fidelidad al inglés, no les ha ido nada mal. Han ganado concursos como Puro Cuatro, de la cadena de televisión del mismo nombre, han actuado en el Festival Gigante y en el BBK Live, sus canciones han sonado en películas (Atrapa la bandera) y eventos deportivos (el Mundial de Moto GP). Y en 2010 fueron escogidos para telonear a los mismísimos Bon Jovi en su gira por España, con los que repitieron en 2013. Este sábado visitarán el escenario de La Casa con Ruedas, en Daimiel, Ciudad Real, dentro del ciclo LCR Live.

Volver a tocar en una sala pequeña “mola todo”, afirma con entusiasmo Gallardo a Nokton Magazine. Suena muy diferente, nos confiesa, a los conciertos en grandes estadios y festivales, un entorno en el que también les gusta actuar, pero que suena “mucho más grande”. “Un sitio suena muy grande, y el otro… muy real. La sala es muy real. Es el sonido de nosotros cuatro (The Rebels son Alex Gallardo, Charly Barrena, Jorge Cristoveanu y Gonzalo Ramos) ensayando”, explica.

Ése fue, precisamente, uno de los “problemas” que tuvieron con su primer disco, solventado en su último trabajo Always Now (2015). “Hay una diferencia con el anterior, sobre todo a nivel mental: en el primero estábamos tan obsesionados con hacer el mejor disco del universo, como nuestro primer hijo, que lo arreglamos todo lo rearreglable, y aunque fue muy guay,  cuando lo escuchábamos nos sonaba a más de lo que somos nosotros cuando nos juntamos”, explica, antes de reconocer que llegaron a tener problemas “a la hora de llevar cosas al directo”. ““En Always Now la vida nos puso en nuestro sitio, nos volvió humildes. Ese concepto de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band ya pasó, y ahora buscamos canciones sin pretensiones”, señala entre risas.

Y es que The Rebels están verdaderamente preocupados por ser hacer siempre lo que quieren o lo que sienten. “El único camino que concebimos en este arte de la música es hacer las cosas porque nos apetecen o porque las sentimos. Solo existen esas dos posibilidades. Si hiciéramos lo que nos dicen, estamos convencidos de que no funcionaría”, sentencia. De hecho, Gallardo tiene una teoría filosófica al respecto, que se basa en que “la cantidad de nada en el Universo es más grande que el todo”. “De alguna manera aceptamos que después de la muerte no hay nada, así que, el día que muramos, todo lo que hacemos no habrá tenido la más mínima importancia a nivel astronómico”, asegura.

Esa fidelidad a sí mismos también ha condicionado, claro, la manera en la que han decidido manejar su carrera, que desde el principio se ha basado en la autogestión, aunque ahora, como explica Gallardo, han empezado a delegar, eso sí, “en personas, nunca hay una empresa detrás”. “Estamos en ese punto en el que muchas empresas se van a tomar por culo, porque llega tanto trabajo que no tienes la capacidad de abarcarlo todo. Vamos haciéndolo todo básicamente sin vacaciones”, bromea.

Como sucede con la mayoría de los músicos, cada uno de los componentes de The Rebels tiene otro trabajo. “Incluso yéndote bien tienes que ser un buscavidas. A lo mejor “ya podríamos vivir de ello, pero preferimos invertir lo que ganamos en seguir creciendo”, comenta.

En cuanto al futuro, de momento solo saben, confiesa Gallardo, que el 27 de noviembre acaban la gira. “Llevo componiendo desde verano, pero a día de hoy no sabemos qué va a pasar en 2016. Tenemos que acabar la gira y sentarnos a pensar”, indica. Como refleja el título de su último disco, Always Now, The Rebels prefieren ceñirse al presente.

Foto: The Rebels

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments