Temazos de gasolinera para viajes salvajes

playlist-canciones-gasolinera-portada-nokton-magazine

En una postal del verano no tiene por qué haber bikinis, o castillos de arena, o atardeceres románticos tontorrones. Algunos vivimos veranos mucho más intensos, señores, veranos salvajes con olor a neumático quemado y la sensación térmica del asfalto bajo la solana. Hay quienes, huyendo de un pie arenoso reposando en nuestro tupper de tortilla, pasamos el verano a muchas horas de cualquier playa abarrotada, estirando las piernas en los parajes más recónditos y esperando en los lavabos de las estaciones de servicio de madrugada, en busca de una experiencia que se aleja del tópico y se acerca a lo psicotrópico.

Pero durante nuestro viaje a ninguna parte, conduciendo de un pueblo a otro de la geografía española, nosotros, los outsiders del estío, no resultamos tan diferentes del turista medio nacional. Es por ello que necesitamos una banda sonora que se grabe a fuego en nuestras vacaciones y, habituales como somos de las gasolineras y el café a deshora, nos alimentamos de su discografía de expositor. Desde Pimpinela a Roxette y pasando por Juan Luis Guerra, estos son algunos de los casetes que suenan cuando viajamos hacia la cara B. Disponible en Spotify.

1. Pimpinela – Olvídame y pega la vuelta

Cualquier iniciado en baladas intensas sabe que para entonar este tema le hace falta, al menos, otra persona que dé la réplica o, en su defecto, un nivel alto de bipolaridad. Los hermanos Galán, forjados en el arte del dramón en su Argentina natal, lanzaban en 1984 este sencillo de su segundo trabajo, Pimpinela (1982), con el que fueron número 1 en España y, de paso, nos explicaron el significado de la palabra kilombo.

2. Hits del verano – Bambú, Bambú

Si hay un casete que no puede – noooo puede – faltar en el giratorio de una gasolinera es el de los temazos del verano. Pero no vayamos de sobrados porque todo no vale y la cinta en cuestión, para que compute, debe tener por lo menos media década. Es decir, el Caribe Mix si es del 99, mejor; Disco Estrella si es con Malena Gracia, superior; y así sucesivamente. En esta ocasión nos quedamos con Las Primas porque son cuatro: la pelirroja, la morena, la castaña y la rubia… y porque no se había visto una coreografía mejor elaborada desde los Gorilas.

3. Julio Iglesias – Hey

Pero, “hey”…, no todo es jauja cuando vas conduciendo hacia el ocaso. A veces uno, cuando el sol ha bajado un poco y la carretera se ha quedado desierta, se acuerda de aquella curva sentimental que se cerró demasiado. En esos momentos de soledad, de recuerdos amargos, es de primera necesidad tener a mano una voz amiga. Entonces, como en un guiño del destino, se abre la guantera y cae aquella portada de 1980, rostro bronceado, media sonrisa. Julio sí que te entiende.

4. Roxette – The Look

“Nanana-nana-naaa she’s got the look” es la parte que todos nos sabemos del estribillo. Con este tema de 1988 el dúo sueco Roxette alcanzó fama internacional con un rock rubio platino muy pegadizo, para luego ponerse un poco más moñas con “It Must Have Been Love”, de la B.S.O de Pretty Woman.

5. Juan Luis Guerra – Burbujas de amor

El bueno de Juan no tiene Grammys hasta en la repisa del baño por simple casualidad. Con una carrera entre la canción protesta y el merengue más tierno el dominicano es autor de himnos como “Ojalá que llueva café”, “La bilirrubina” o este sencillo que tan bien se escuchaba desde la parte de atrás del coche, mientras hacíamos siluetas de amor bajo la luna (ains).

6. Azúcar Moreno – Divina de la muerte

Corría el año 2002 y Encarna y Toñi no se cortaban a la hora de incitarnos a quemar la visa y hacernos con un buen acopio de marcas como Gucci, Prada o Dolce & Gabbana. Eran esos veranos en los que, viviendo por encima de nuestras posibilidades, la vida eran melenas al viento despreocupadas y cortes de falda arrebatadores.

7. Miguel Bosé – Olympic Games (Voy a ganar)

Portada de 'Miguel' (1980)

Y bueno, quien tenga este casete, por favor que haga una copia y nos lo mande a la redacción, porque estará compartiendo una especie de arca perdida del pop español de los 80. Si la trayectoria de Miguel Bosé, a quien el mismo Camilo Sesto compuso sus primeras canciones, está llena de alhajas de la postmodernidad, este tema, incluido en su cuarto álbum Miguel (1980), es un tesoro entre mil.

Foto portada (cc): Ryan Buterbaugh

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments