TeatroSOLO: cara a cara con el actor

teatrosolo1
Foto: TeatroSOLO.

He tenido una cita. Una cita pactada de antemano, disfrazada de encuentro casual, con un desconocido. Un hombre con el que me paseé por las calles del barrio de Lavapiés mientras escuchaba atentamente la interesante historia que tenía que contarme y en la que, sin saber cómo, me vi envuelta. Pero, no os engañéis, ¡no eché mano del Tinder ni de otra página de contactos! No fue un encuentro amoroso, aunque sí fue un encuentro de amor hacia el teatro, hacia un teatro que rompe con la cuarta pared y con el estatismo del público. Os hablo del proyecto TeatroSOLO, que llega por primera vez a Madrid con la colaboración del Centro Dramático Nacional y enmarcado dentro del Festival Una mirada al mundo.

Los argentinos Matías Umpierrez – director-, y Mariano Piñeiro –productor-, son los responsables de hacer este proyecto posible, ofreciéndonos la posibilidad de ser testigos de 5 intervenciones site specific en las que un único espectador es parte activa de una pieza de teatro protagonizada por uno, dos o tres actores.

Al igual que otras propuestas como Confesiones de María, en la que la pieza para un solo espectador tenía lugar dentro de un escaparate de un local de Malasaña, este proyecto hace lo propio en diferentes espacios de Madrid. El metroTestigo-, el barrio de Lavapiés –Lejos-, el teatro María Guerrero –Amnesia-, un apartamento en La Latina –Éxodo o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía –Retrato son los lugares elegidos para la puesta en escena de estas micro obras de 30 minutos que se acaban convirtiendo en gratas experiencias gracias para sus intérpretes – Sauce Ena, Olalla Hernández, Fabia Castro, Chema Tena e Isabel Gálvez-.

El actor vasco Chema Tena fue el encargado de trasladarme con su relato desde el centro de Madrid hasta el mismo Líbano. La calle Mesón de Paredes y la calle Amparo se ven de otra manera en su compañía. La sensación al principio es extraña. El actor te interpela, se te escapa una risa floja y no sabes si contestar o no, pero enseguida entras al trapo llegándote a olvidar de que estás en una representación -cualquiera que se hubiera fijado en nosotros pensaría que estábamos charlando tan tranquilamente-. Es ahí, en medio de la “función”, donde te das cuenta de que la apuesta de TeatroSOLO es arriesgada, por el concepto y por alguno de los espacios seleccionados como la calle o el metro. Lugares en los que los intérpretes, además de medir muy bien los tiempos, tienen que hacer frente a un aluvión de estímulos externos, entre ellos los distintos ruidos, los transeúntes, etc. Durante unos segundos, cuando Chema empezó a hablarme, se me vino a la cabeza una cuestión; “¿si me encuentro en este momento con alguien conocido cómo le explico que no puedo atenderle porque estoy en medio de una representación?”

No perdáis tiempo y pedid una cita para cualquiera de las piezas que conforman TeatroSOLO porque cada una de ellas se convierte en un acto íntimo que nos hace reflexionar sobre nosotros y sobre la manera que tenemos de relacionarnos con los demás, recordándonos que la vida también está ahí fuera, en los otros.

Nueva York, Buenos Aires, São Paulo y  San Sebastián son las ciudades que, hasta el momento, han acogido esta iniciativa que se podrá disfrutar en Madrid hasta el 24 de enero. Si os pica la curiosidad podéis informaros más ampliamente sobre TeatroSOLO en su web.

Foto: @uncristobal

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments