Shakespeare en clave de farsa

Desmontando a Shakespeare

Las obras de Shakespeare son un manantial inagotable del que beben múltiples películas y obras teatrales, ya sea intentando plasmar  fielmente la esencia de sus textos o, bien, versionándolos de las formas más variopintas posibles. Según el polifacético Hernán Gené, – actor,  director, dramaturgo, productor y pedagogo argentino afincado en Madrid -, el escritor inglés  “es un genio imbatible” que resiste el paso del tiempo y cualquier tipo de planteamiento. Para demostrárnoslo dirige, por segunda vez,  Desmontando a Shakespeare, una parodia en las que cuatro actores deben ingeniárselas para representar de forma  abreviada sus particulares versiones de Otelo, Hamlet y Romeo y JulietaEn palabras de Gené, se trata de “un espectáculo muy divertido” al que considera dentro del teatro tosco, un teatro popular que se nutre de lo inmediato, en el que los intérpretes “echan mano de lo que pueden, de lo que tienen a mano, para hacer su tarea”. Citando a uno de los referentes teatrales de Gené, Peter Brook, se trata de un teatro en el que el “aporreo de un cubo puede servir de llamada para la batalla” o en el que embadurnar de harina el rostro de un intérprete puede valer “ para mostrar la palidez del miedo” (El espacio vacíoPeter Brook, 1968).

Desmontando a Shakespeare

Un momento de los ensayos de la reposición de `Desmontando a Shakespeare´. Madrid, 2014.

Todo esto nos lo cuenta Gené en su casa, donde entre pastas caseras y el reconfortante calor de un té, nos traslada a Argentina para rememorar sus inicios teatrales y descubrirnos los orígenes de esta farsa shakespiriana.  Fue allí, al otro lado del charco, donde Gené, proveniente de una familia de artistas – su abuelo era violinista, su madre actriz y su padre el reputado actor y dramaturgo Juan Carlos Gené-, se empapó desde muy joven del ambiente teatral. “Iba a los ensayos, estaba en los camerinos, veía funciones…” ; algo que influyó en su decisión de dedicarse al mundo de la escena. Una decisión sin duda acertada y que, bien encaminada, le llevó a una constante formación y búsqueda por América, Asia y Europa. Su participación en colectivos como El Clú del Claun –junto al granGabriel Chame– o La Cuadrilla; sus trabajos de investigación con la ISTA (International School of Theatre Anthropology) de Eugenio Barba; así como  su colaboración con compañías como la vasca Ur Teatro, son algunos de los hechos memorables de una completa trayectoria artística en la que se incluye un premio Max, en el año 2005, por Sobre Horacios y Curiacios, versión clownesca de un texto de Bertolt Brecht.

`Trilogy (A Shakespeare Experience)´. La Cuadrilla, Buenos Aires, 1993.

`Trilogy (A Shakespeare Experience)´. La Cuadrilla, Buenos Aires, 1993.

Fue con sus compañeros de La Cuadrilla con los que, a principios de los 90, dio forma a Desmontando a Shakespeare. Todo surgió a raíz de un frustrado sketch cómico inspirado en Hamlet que Hernán preparó para De la cabeza, un programa televisivo de humor surrealista y absurdo. Tras su paso por la televisión, la presión del medio llevó al grupo de actores a ansiar más libertad a la hora de trabajar, algo que encontraron en el teatro. Decidieron partir de la idea de Gené y el –ya desaparecido- centro multidisciplinar El Parakultural de Buenos Aires se convirtió en el lugar idóneo para dar rienda suelta a su creatividad. “Ensayábamos durante el día y de noche presentábamos los resultados; aquello que gustaba al público lo dejábamos, lo que no, lo quitábamos. El público no sabía lo que iba a ver, hacíamos lo que queríamos”, comenta Hernán.  El experimento funcionó muy bien y fue así como surgió la idea de ampliar el espectáculo con dos obras más, la del moro de Venecia y la de los jóvenes  amantes de Verona. Trilogy (A Shakespeare Experience) -título original de la pieza-  gustó mucho, estuvo  “dos años en cartel” y se representó también en colegios. El éxito se repetió en el 2006 en Madrid, con Gené ya como director, y, ahora, ocho años después, la reposición del espectáculo llega a la sala Kubik Fabrik con algunos cambios, “hemos limpiado mucho la puesta en escena … y el vestuario es nuevo, uniforme”, pero con el mismo afán de entretener al público, “como mínimo, hacerle pasar un rato agradable”.

En el transcurso de la conversación, mientras relata pasajes de su vida profesional y personal entre sorbos de té, descubrimos que le gusta hablar de su teatro como “un teatro raro” porque “no lo puedes definir, etiquetar”, al tiempo que nos va transmitiendo su enorme respeto hacia el arte teatral en general, un arte que entiende como un rito lleno de misterio en el  que “todo es tan frágil que puede perder sentido inmediatamente”.

Este mismo mes Gené, además de la reposición de Desmontando a Shakespeare,  presenta en Madrid, junto a la compañía El Flamenco Vive, la familiar y pedagógica Seis Cenicientas en busca de autor– a partir del domingo 26 en el Centro Cívico El Pozo –   y La excursión, una obra inspirada en films de terror que codirige junto a sus dos exalumnas, Vanesa Camarda y Encarna Gómez (compañía Teatro Cualquiera) – el viernes 31 y el sábado 1 en Kubik Fabrik-.

Podréis disfrutar de Desmontando a Shakespeare en la sala Kubik Fabrik (calle Primitiva Gañán, nº5), todos los jueves de mayo a las 22 h. Entradas desde 12 €.

 

 

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments