Seguridad para comenzar nuevas aventuras

Tres amigos, un coche y mucha seguridad. Pocas cosas más se necesitan para poder embarcarnos en una aventura. En España, por poner un país, se puso el primer límite de velocidad allá por 1973 y, para quitarse el mono, al españolito medio no le quedó más remedio que ver cómo otros corrían más que él. El automovilismo como deporte nació para poder desarrollar los utilitarios que iban a acabar en las carreteras convencionales y se acabó convirtiendo en un entretenimiento donde soltar adrenalina.

Otra forma de soltar adrenalina, es darle un beso a alguien sin que se lo espere, nada más abrir la puerta de su casa. Eso es lo que podemos ver en el nuevo spot del Wolkswagen Polo y que se ve reflejado también en su campaña, Como un tigre.Y es que viajar en coche puede suponer grandes ventajas y comodidad en nuestro día a día: el coche te da libertad. Libertad para moverte, el coche llega hasta muchos sitios que no llega el transporte público. Libertad para parar cuando quieras en medio del viaje, si estás cansado o necesitas estirar las piernas, o simplemente quieres parar para comer tranquilamente admirando un paisaje, o quieres admirarlo sin estar comiendo. Puedes parar a dormir en medio del viaje. Además, si no consigues alojamiento, siempre puedes acomodar los asientos y dormir en el coche, mucho mejor que dormir en un banco en la calle, o un aeropuerto. Dormir en el coche no es ningún cuento de hadas, si hace frío, pasas frío, y si hace calor te fríes, y por la mañana tampoco tendrás la espalda para muchos sobresaltos. Viajar en coche muchas veces es más rápido para llegar a tu destino, ya que evitas intercambios y llegas directamente a tu destino. Tú eliges dónde quieres ir y la única limitación que tendrás para llegar serán el asfalto y la gasolina.

 Foto (cc) Javi S&M

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments