Pupila: “Musical y emocionalmente, somos de extremos”

Pupila: “Musical y emocionalmente, somos de extremos”

Dicen los que los han escuchado entonces y ahora que los Pupila del principio poco tienen que ver con los actuales. El cuarteto madrileño, formado por Ana Huerta (voz y teclados), Darío Hurtado (guitarra), Juanma Padilla (batería) y Sergio Sánchez (bajo y electrónica) dio sus primeros pasos en inglés y con conceptos musicales alejados, explica su biografía oficial, de sus actuales inquietudes e influencias, que tienen más que ver con la psicodelia, el stoner, el post-rock y las letras en su lengua materna.

Pequeña victoria (2014), producido por Manuel Cabezalí y Dany Richter, es su último trabajo, una colección de atmósferas y paisajes musicales en la que después de la tempestad viene la calma, pero a ésta le sucede, de nuevo la tormenta; la delicadeza de la voz de Huerta y el piano conviven en este viaje por emociones con geniudas guitarras y bases rítmicas. Pupila actuará el 16 de enero en La ley seca, de Zaragoza, junto a Rufus T. Firefly, y el 13 de febrero en Moby Dick. Con su bajista, Sergio Sánchez, ha hablado Nokton Magazine sobre pequeñas y grandes victorias, rebeldía, emociones y sobre por qué menos es, casi siempre, más.

Nokton Magazine: Según habéis explicado, grabáis ‘En el camino’, la primera canción de este disco, justo después de haber terminado con el anterior. ¿Cuál es la historia de esta Pequeña Victoria?

Pupila: La historia comienza justo después de terminar nuestro anterior disco, teníamos tanta energía dentro porque habíamos intuido un camino en el que queríamos profundizar, que cuando volvimos al local de ensayo fue como una explosión en la que compusimos muy rápido un par de canciones que terminaron formando parte del Pequeña victoria. Después, con la promoción, gira, etc, el proceso compositivo se ralentizó hasta que volvimos de nuevo al local y nos pusimos a investigar el sonido y las canciones que ahora forman Pequeña Victoria.

NM: ¿Qué pequeñas victorias habéis conseguido vosotros hasta ahora?

P: Poder expresarnos y que la gente que nos escucha empatice con los sentimientos y emociones que plasmamos en nuestras canciones es una de las cosas que más nos gusta de esta aventura.

NM: “Puedes matar una flor, pero nunca podrás detener la primavera”, dice la letra de ‘Declinación solar positiva’, otro tema del álbum. Qué pesa más en esa frase, ¿el optimismo o la rebeldía?

P: Todos los actos de rebeldía tienen, en sus comienzos al menos, una connotación positiva respecto al hecho de querer cambiar cosas, así que las dos cosas son importantes. Esta frase habla de esa situación en la que, hagas lo que hagas, no puedes parar lo que ya es inevitable.

NM: Los títulos de este trabajo parecen darle una importancia especial a la geografía y el paisaje: ‘Archipiélagos secretos’, ‘El páramo’, ‘Cielo azul, sin nubes’. ¿Cómo de conectados os sentís a la naturaleza? ¿Qué papel tiene en vuestra música?

P: Nuestras canciones hablan en general de momentos y sentimientos muy concretos que suelen quedar muy bien, como lugares y paisajes en los títulos de las canciones de nuestros discos; piensa que, al final no deja de ser un viaje por distintos estados emocionales. Por ejemplo, ‘Archipiélagos secretos’ es el lugar donde escondemos los buenos recuerdos y que visitamos cuando nos queremos sentir bien. ‘El Páramo’ es ese lugar desolado donde sólo estas tú y ya no queda nada más. ‘Cielo azul, sin nubes’ intenta captar ese momento por la mañana un domingo en el que sales de la cama, miras por la ventana y dices “…”.

NM: Entre vuestras influencias citáis a gente tan dispar como Mogwai y Black Sabbath y, en ese sentido, ‘Pequeña victoria’ es capaz de pasar del guitarreo más áspero a la atmósfera más delicada. ¿Sois gente de extremos?

P: Emocionalmente y a nivel musical, que no deja de ser una extensión de nuestras emociones personales, sin dudarlo. Pero en cuestiones más del día a día no tanto, somos gente abierta y bastante tolerante.

NM: ¿Hay algo mejor que grabar con amigos en el estudio (en Pequeña victoria han participado, entre otros, Víctor Cabezuelo -Rufus T. Firefly, Mucho, Renomo-, Nieves Lázaro -Lázaro, Julio de la Rosa, ex J.F. Sebastian-)? ¿Cómo ha sido la experiencia de tener invitados tan especiales en este disco?

P: Grabar con personas que tienen tanto talento es un regalo para tu música porque la hace crecer. Hacerlo con amigos, además, lo hace todo más agradable y sencillo. Ver tus canciones interpretadas por otros es algo curioso porque te muestran rincones y matices que por ti mismo puede que no descubrieses nunca. Es enriquecedor.

NM: La apuesta por lo instrumental parecía, no hace mucho, una decisión arriesgada, pero cada vez hay más grupos que se adentran en ese terreno sin complejos. Pequeña victoria solo tiene un tema instrumental, pero sí es un disco, por así decirlo, parco en palabras. ¿Por qué? 

P: Menos es más, unos de los retos más grandes de este disco era decir mucho con muy poco, creemos haberlo conseguido y estamos muy contentos con el resultado. Las letras dicen muchas cosas con muy poco espacio para hacerlo.

NM: Decís que siempre os ha gustado “retratar sentimientos al desnudo”, ¿os resulta más fácil así (con poca letra y mucha música)?

P: Es la forma más honesta que conocemos. Si algo es desagradable, muéstralo tal y como es, si algo es bello, siente toda su belleza. Es una catarsis, sentir profundo para levantarse y continuar.

NM: Como muchos otros grupos españoles empezasteis a cantar en inglés para finalmente regresar a vuestra lengua materna. ¿Por qué pensáis que se produce este fenómeno? ¿Por qué sucedió en vuestro caso?

P: En realidad, como Pupila sólo hay 4 canciones grabadas en inglés. El inglés, al ser un idioma tan sonoro, es más sencillo a la hora de escribir y suele ser una opción inicial, además, mucha gente que hacemos música tenemos como referentes músicos y bandas angloparlantes. Después te das cuenta de que en tu idioma nativo te defiendes mucho mejor a la hora de expresarte, suele ser una evolución natural.

NM: Vuestra biografía oficial os encuadra, entre otros géneros, dentro del stoner, un subgénero del rock asociado con la psicodelia y el consumo de marihuana. ¿Cómo llegasteis a esta música?

P: Los pasajes ásperos y densos del stoner nos han llamado siempre la atención, así que llegar a bandas como Kyuss y Queens of the Stone Age no fue difícil, además a todos nos gustan bandas de los años 60 y 70 que caracterizan también ese género. En definitiva, el stoner sacia una parte de nuestros gustos personales.

P: ¿Qué otras cosas, además del stoner, os dilatan las pupilas?

Escuchamos muchísima música muy diferente, en general cualquier cosa que tenga pasión e intensidad nos va a dilatar las pupilas.

Foto: Pupila.

Escucha o adquiere lo nuevo de Pupila a través de Spotify, iTunes o su página web oficial. Sigue a la banda madrileña en Facebook, Twitter y BandCamp.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments